Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Ciencia’

¿Qué observar en el cielo durante el mes de agosto?

Miércoles, 1 de Agosto de 2018 Sin comentarios

Durante el mes de agosto, el triángulo de verano se localiza sin ningún problema en la parte más alta del cielo donde, recordamos, se puede observar la preciosa estrella doble Albireo (constelación del Cisne). Además, si nos encontramos en un lugar oscuro, o al menos todo lo oscuro que podamos, podemos observar la siempre majestuosa Vía Láctea, pasando por la mitad de este triángulo.

Lluvia de estrellas de Perseidas / Wikipedia: Brocken Inaglory

Lluvia de estrellas de Perseidas / Wikipedia: Brocken Inaglory

En cuanto a planetas, Venus es visible al atardecer hacia el Oeste e irá poco a poco declinando hacia el horizonte. Júpiter se sitúa en Libra, por lo que es fácilmente localizable. Saturno se encuentra por encima de las tres estrellas que forman la tapa de la tetera, en la constelación de Sagitario. Su brillo hace fácil su localización y nos muestra sus anillos fácilmente observables. Mientras, a la izquierda de éste, encontramos el brillo anaranjado de Marte, cada noche perdiendo brillo poco a poco, y quee se está alejando de la Tierra después de su máximo acercamiento el día 31 del mes pasado. Hasta el año 2035 no se repetirá un acercamiento similar. Podremos localizarlo en la constelación de Capricornio, cerca de Sagitario, realizando una parada aparente en el cielo.

Y cómo no, hacia el este ya podemos comenzar a observar algunas de las principales constelaciones del otoño: Capricornio, Acuario, el gran cuadrado de Pegaso escoltado por Piscis, la constelación de Andrómeda, que contiene una de las joyas del cielo, la galaxia de Andrómeda, la galaxia más cercana a nosotros y la única visible a simple vista en esta parte norte del mundo.

También tenemos el máximo de la lluvia de estrellas, seguramente más conocida: las Perseidas, también llamadas “Lágrimas de San Lorenzo”, por coincidir con la festividad del santo. El momento del máximo será entre los días 12 al 13 de agosto, aunque la noche anterior y posterior también serán buenas. Se estima, que, en el momento del máximo, la THZ, estará en torno a las 100 fugaces/hora, aunque este número siempre varía en función de una serie de condiciones: lugar de observación, condiciones atmosféricas, humedad, etc. Este año tendremos Luna nueva, por lo que las condiciones son ideales.

Esta lluvia de estrellas, como todas, está provocada por un cometa, en este caso el 109P/Swift-Tuttle. Al acercarse al Sol van dejando un rastro de desperdicios (fragmentos) que cuando la Tierra lo atraviesa, son atraídos por ésta y penetran en la atmósfera a gran velocidad, se desintegran y forman las estrellas fugaces. Si conseguís realizar alguna fotografía de perseidas, enviádnosla y ¡la publicaremos en nuestro  blog y redes sociales! 

Y recordad, si tenéis cualquier tipo de duda o pregunta sobre observación, objetos o telescopios, no dudéis en escribirnos al planetario@museocienciavalladollid.es, o bien os esperamos en las sesiones del Planetario.

Planetario.

Cazadores aéreos, similares, pero no iguales

Miércoles, 1 de Agosto de 2018 Sin comentarios

Los largos y calurosos días de verano no suelen ser buenos para la observación ornitológica. Al igual que las personas, las aves suelen limitar sus periodos de mayor actividad a las primeras y últimas horas de la jornada, cuando las temperaturas dan un respiro. Las golondrinas, aviones y vencejos son aves que solemos asociar al verano, ya que su vinculación a los núcleos de población y sus vuelos cercanos y constantes las hacen fácilmente reconocibles. Sin embargo, en muchas ocasiones el observador no avezado confunde estas especies, asignando el mismo nombre a las tres.

Para despejar dudas daremos unas sencillas pautas de observación.

La golondrina común y el avión común pertenecen a la misma familia, por lo que su morfología es similar. Sin embargo, las dos plumas externas de la cola (rectrices) son más largas en la golondrina dando el la impresión de poseer una profunda horquilla. En el avión común, la diferencia de tamaño entre las plumas externas y las centrales no es tan acusada, presentando la cola solamente una ligera escotadura. Esta característica hace que en algunas zonas reciba el nombre de colapez. La coloración también es diferente y mientras que la golondrina presenta todo el dorso de tonos azulados y garganta rojiza, el avión exhibe una mancha blanca muy visible en la base de la cola.

El vencejo común, por su parte, pertenece a un grupo bastante alejado genéticamente de las golondrinas. Sin embargo, al compartir hábitos alimenticios similares (todas se alimentan de insectos aéreos que capturan en vuelo), también comparten algunas similitudes morfológicas. Una observación detenida, aunque sea en vuelo, nos permitirá apreciar al vencejo común como un ave homogéneamente oscura, de largas alas en forma de hoz y cola muy corta. El vuelo es mucho más rápido y directo que el de las otras dos especies y, curiosidad, nunca se posa en cables, ramas, vigas, ni en el propio suelo, como si hacen la golondrina común y el avión común.

La nidificación también sirve para diferenciar estas especies de grandes voladoras, ya que el vencejo común no hace nidos de barro como las otras dos especies, utilizando generalmente huecos en fachadas y bajo tejas. La golondrina común construye nidos de barro en interiores (garajes, cuadras, porches, viejas habitaciones, etc.) y no los adhiere al techo, mientras que el avión común los ubica bajo aleros o extraplomos, los une al techo y solo deja una pequeña abertura para acceder.

 

Golondrina común, vencejo común y avión común/ Ilustración de José Manuel Onrubia Baticón

Golondrina común, vencejo común y avión común/ Ilustración de José Manuel Onrubia Baticón

Charla ‘CSI Luxor: ¿era la reina Nefertiti la madre de Tutankamon?’

Viernes, 20 de Julio de 2018 Sin comentarios
Juan Antonio Belmonte durante su charla en el Auditorio del Museo

Juan Antonio Belmonte durante su charla en el Auditorio del Museo

De forma paralela a la exposición ‘Los Tesoros de Tutankamon’, el Museo de la Ciencia organizó la charla ‘CSI Luxor: ¿era la reina Nefertiti la madre de Tutankamon?’. Una conferencia a cargo de Juan Antonio Belmonte, astrofísico del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

¿Quién sucedió a Akhenaton? ¿Quién era Semenkhkare? ¿Era la misma persona que Neferneferuaton? ¿Era este gobernante una mujer o un varón? ¿Quién era Dakhamunzu, la reina egipcia que escribió al rey hitita  Suppiluliuma pidiéndole un hijo varón para hacerlo rey de Egipto a su lado? ¿Quién era el varón enterrado en la tumba KV55  del Valle de los Reyes? ¿De quién era hijo Tutankamon? ¿Era Akhenaton su padre? Y, lo más sugerente, ¿qué papel desempeñó Nefertiti en todo este enredo?

El final del periodo de Amarna es una de las épocas más controvertidas y, a la vez, más  fascinantes de la historia de Egipto. En la última década se han publicado varios trabajos sobre el tema, en los que se plantean hipótesis alternativas y, en general, excluyentes.

Además, recientemente el tema ha cobrado especial relevancia  por el supuesto hallazgo de cámaras  secretas en la tumba de Tutankamon que, según se afirma, podrían ser el lugar de último reposo de la legendaria reina Nefertiti.

En esta charla, Juan Antonio Belmonte mostró cómo haciendo uso de la astronomía, la arqueología (en particular la epigrafía) y la genética se puede encontrar una respuesta razonable a la mayoría de los enigmas planteados.

Un encuentro del que os dejamos el audio al completo.

 

Charla ‘Tengo unas Matemáticas… ¡Y no dudaré en usarlas!’

Miércoles, 23 de Mayo de 2018 Comments off
Clara Grima, matemática y divulgadora científica

Clara Grima, matemática y divulgadora científica

El Auditorio del Museo acogió el viernes 18 de mayo la charla participativa ‘Tengo unas Matemáticas… ¡Y no dudaré en usarlas!’. Un evento, organizado por el Aula de Cultura de El Norte de Castilla, a cargo de Clara Grima, profesora titular de Matemática Aplicada en la Universidad de Sevilla y divulgadora científica.

Aunque desde siempre fue así, es evidente que en pleno siglo XXI las matemáticas son la mano que mecen la cuna del progreso, aunque algunas veces no seamos capaces de intuirlas en las cosas que hacemos.

En esta línea, Clara Grima repasará algunos de los “superpoderes que nos otorgan las Matemáticas”.

Un interesante y animado encuentro del que os dejamos el audio para escuchar.

 

 

 

Relatos finalistas ‘Premio del público’ del concurso ‘la Ciencia y tú’

Viernes, 11 de Mayo de 2018 Comments off

#RELATO 1: ¿DE LETRAS O DE CIENCIAS?’


Seguramente la más compleja de las elecciones a las que me vi sometida en mi adolescencia fue esa dicotomía sempiterna que nos inculcaban desde la escuela; ser de letras o de ciencias. Esa bifurcación constituía un soliloquio shakesperiano, un ser o no ser, un he ahí la cuestión.

Sin duda en esa pubescencia me resultó mucho más sencillo elegir entre el guaperas con chupa de cuero y mirada felina o el interesante empollón de gafas redondas y cara de no haber roto un plato. Ninguno de los dos aceptó mi propiedad conmutativa y ninguno de esos sumandos alteró el producto de mi soledad. El resultado fue muy sencillo, un conjunto vacío hasta los 23 años.

Justamente con esa edad, siendo ya una mujer de letras puras y a punto de finalizar mi carrera de Filosofía apareciste tú y dejé de ser yo y mis circunstancias, para convertirme en las tuyas. Lo nuestro constituía una ecuación de segundo grado en donde yo fui siempre una constante y tú una variable rodeada de incógnitas.

Decidimos formar un polinomio, que a mí que seguía siendo muy poética, me gustaba porque rimaba con matrimonio. Tras pasar unos meses midiéndonos los perímetros de aquel círculo vicioso, decidiste salirte por la tangente y te alejaste de mí.

Ahora que ya han pasado unos años, no quiero oír hablar de matemáticas bajo ningún concepto. De hecho he rechazado a Pietro, un pretendiente Italiano con el que estaba intimando cuando me ha dicho que mejor le llamara Pi.

 

#RELATO 2: SIN SENTIDOS Y ECUACIONES


Sucedió que, en la juventud de un investigador, una nueva emoción asomó por su ventana en forma de persona.

—¡Buenos días Albert! ¡Nos vemos en clase! —dijo una chica con voz enérgica.
—¡Por supuesto! —contestó el joven con una sonrisa —¡Buenos días Mileva!

La chica desapareció dejando en Albert una sensación de calor que recorría todo su cuerpo desde el estómago. El muchacho trató de dar nombre a esa sacudida. Lo cierto es que acostumbraba a transformar todo lo que percibía en números. Para él era más sencillo que usar palabras y, al ver que no encontraba un nombre adecuado, corrió a su pizarra llena de constantes y variables y se puso a hacer operaciones sobre ella.

Escribía y borraba. Jugaba con unos números y otros pero nada tenía lógica. Fue entonces cuando dejó caer su tiza en señal de rendición ante su resultado: una nueva fórmula errónea y sin coherencia lógica. Se marchó de la habitación resoplando. Tras un portazo se hizo el silencio… Hasta que los números empezaron a hablar.

—¿Qué te pasa? ¿Estás enferma? Tienes errores por toda la cara —dijo, desde la esquina de la pizarra, la vieja fórmula del día anterior a la nueva.
—¿Enferma? ¡Pero si me siento muy sana! —rebatió esta última.
—¿Por qué demonios no te ha tachado? Tus cálculos son erróneos. No tienes sentido.
—Supongo que todas tenemos algún sentido.
—No, el sentido implica lógica, por eso yo soy perfecta. Estoy llena de coherencia y armonía —indicó la vieja fórmula llena de orgullo —, el chico dijo, al crearme, que yo era el descubrimiento del siglo.
—No lo dudo, seguro que sirves a un buen propósito… ese hombre calcula desde el corazón, lo sentí mientras me escribía —señaló la nueva con serenidad.
—¡Tonterías! ¿Qué importa el corazón o el propósito cuando tienes lógica?
—Para que tú brillaras con esa armonía existieron otras fórmulas que fueron tachadas. Ellas, como yo, tampoco tenían lógica pero eran necesarias.
—¿Qué importan? Todas imperfectas, incompletas… ¡yo soy la única que funciona! —sentenció la vieja fórmula muy enfadada.

De repente Albert irrumpió en la habitación y fue directo hacia la pizarra. Revisó los cálculos y, tras una mueca, cogió el borrador dispuesto a eliminar la vieja fórmula —la perfecta —.

—¿Por qué vas a borrarme? Soy el hallazgo del siglo —suplicó esta a su creador.
—Aún quedan muchas fórmulas que calcular para eso pero tú has sido útil —reconoció el joven —. La última fórmula siempre termina siendo la penúltima.
—¿Y la nueva? ¿No vas a borrarla? ¡No sirve para nada! —gritó desesperada.
—Ella no necesita lógica, guarda la variable que te falta. Aunque no la comprenda, puedo sentir como dirige y llena de sentido mi vida. Estoy trabajando en la fórmula del amor —sentenció Einstein.

 

#RELATO 3: MAGIA


Nada importaba en ese instante. En un abismo infinito de estrellas y monótonas sonrisas convexas, rozando el límite entre vigilia y sueño, estando casi tan muerto como vivo, amaneciste tú.

Nacieron los versos endecasílabos con rima asonante en los pares y aparecieron el crepúsculo, la madrugada y la diversidad de cuatro tercios pi por el radio al cubo con sus playas, sus selvas, sus mares.
Sin saberlo creaste la perfección de Fibonacci en una caracola y un relativo calendario de trescientos sesenta y cinco días, cinco horas y cuarenta y ocho minutos con seis segundos.

Algunos deciden medir el mundo en céntimos, pero yo prefiero contar compases, corcheas, los lunares de tu espalda; prefiero admirar cómo el diamante negro de mis obras de arte descompone la luz blanca en banderas de paz y leer mensajes de amor encriptados en un perfecto código binario tras el anonimato que brinda un arroba.

Continuo preguntándome con frecuencia si en algún momento lograste descubrir la belleza de tus enigmas; me pregunto si Hilbert logró encontrar su habitación sin número o si el envés perdido de Möbius apareció finalmente en el lugar menos esperado.

Ojalá pudieses comprender la emoción de tus inseguridades, de cada incógnita que despiertas; eres prosa, eres todo, eres magia.

Charla ‘Ciencia y cosmética: sombra aquí, sombra allá…’

Jueves, 26 de Abril de 2018 Comments off
Deborah García Bello durante la charla 'Ciencia y cosmética'

Deborah García Bello durante la charla ‘Ciencia y cosmética’

‘Ciencia y cosmética: sombra aquí, sombra allá…’ fue la última conferencia del VIII ciclo ‘Increíble… pero falso’, iniciativa desarrollada gracias a la colaboración del Centro Buendía de la Universidad de Valladolid.

¿La cosmética funciona? ¿Cuánto hay de ciencia y cuánto hay de marketing? ¿Es segura? Deborah García Bello, química, divulgadora científica y autora del blog ‘dimetilsulfuro’, tiene las respuestas.

Todos los años hay alguna crema de marca blanca que supuestamente supera las valoraciones de la más cara del mercado. Hay cremas que dicen reparar nuestro ADN y champús creadores de materia. ¿Ciencia o tomadura de pelo?

Algunos cosméticos se publicitan como ‘libres de tóxicos’, ‘sin parabenos’, ‘sin aluminio’, ‘ecológicos’, ‘sin filtros químicos’. ¿Hay cosméticos con sustancias nocivas en su composición?

Otros se publicitan como ‘no testados en animales’ o ‘cruelty free’. ¿Cómo se prueban los cosméticos?

Cada cierto tiempo los medios de comunicación nos alertan sobre la seguridad de algunos productos, desde la famosa crema hidratante supuestamente cancerígena, a la crema solar para niños retirada del mercado el pasado verano. Pero ¿qué sucedió realmente?

En este encuentro, Deborah García Bello enseña cómo la cultura científica y el pensamiento crítico sirven para detectar la publicidad engañosa, los prejuicios, las noticias falsas y otras tretas perpetradas alrededor de la industria cosmética.

Un interesante encuentro del que os dejamos el audio para escuchar.

 

Charla ‘Mentiras, malditas mentiras y estadísticas’

Jueves, 12 de Abril de 2018 Comments off
Alfonso Gordaliza Ramos durante su charla

Alfonso Gordaliza Ramos durante su charla

‘Mentiras, malditas mentiras y estadísticas. Estadística: el mejor antídoto contra la desinformación’ ha sido la 2ª charla del VIII ciclo ‘Increíble… pero falso’, iniciativa desarrollada gracias a la colaboración del Centro Buendía de la Universidad de Valladolid.

En este encuentro, Alfonso Gordaliza Ramos, catedrático de Estadística e Investigación Operativa en la Universidad de Valladolid, explicó que la sociedad del conocimiento en la que vivimos se caracteriza por “la facilidad con la que se recogen, almacenan, procesan y transmiten volúmenes ingentes de datos de todos los ámbitos de la actividad humana y del entorno que nos rodea. Asistimos a la monitorización casi absoluta de cualquier proceso científico-tecnológico, así como de las relaciones sociales, culturales y económicas cotidianas”.

En este contexto, el ponente indicó que “proporcionar a los ciudadanos competencias para el análisis cuantitativo y la modelización estadística/matemática de la realidad que nos rodea debería ser una de las prioridades de nuestro sistema educativo”, una cuestión que no se aborda de forma satisfactoria. Como consecuencia, muchos ciudadanos se encuentran desvalidos ante el continuo bombardeo de datos, cifras, gráficos… que les llegan de distintos estudios e informes a través de los medios de comunicación de masas. Asimismo, muchos profesionales presentan graves carencias en esta materia, que les conducen a la toma de decisiones erróneas.

Alfonso Gordaliza Ramos señaló que la Estadística, lejos de ser un arma de manipulación como a veces se la caricaturiza, es “en realidad el mejor antídoto contra ella, al proporcionarnos herramientas de análisis para abordar la realidad cada vez más compleja que nos rodea y convertirnos en ciudadanos mejor informados, con mayor espíritu crítico, menos vulnerables a la manipulación y, en definitiva, ciudadanos más libres”.

Una interesante conferencia de la que os dejamos el audio completo.

 

 

Charla ‘¿Construyeron los extraterrestres las pirámides de Egipto o el Yucatán?

Viernes, 6 de Abril de 2018 Comments off
César Esteban López durante su charla en el ciclo 'Increíble... pero falso'

César Esteban López durante su charla en el ciclo ‘Increíble… pero falso’

El Museo de la Ciencia de Valladolid organiza, por octavo  año consecutivo, el ciclo de charlas ‘Increíble… pero falso’. Una iniciativa, desarrollada gracias a la colaboración del Centro Buendía de la Universidad de Valladolid, que intenta desmontar, siempre desde el punto de vista científico, falsas creencias que circulan entre la sociedad.

César Esteban López, doctor en Astrofísica e investigador adscrito al Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), fue el encargado de pronunciar la primera charla ‘¿Construyeron los extraterrestres las pirámides de Egipto o el Yucatán? Desmontando mitos sobre el pasado’.   

Hay muchos monumentos, como las pirámides de Egipto, los grandes círculos de piedra de Stonehenge o los moai de la Isla de Pascua, que hacen que nos preguntemos “sobre quién, de qué manera o cuándo fueron construidos”. Hay gente que incluso ha llegado a plantear su origen extraterrestre a través de la denominada hipótesis de los ‘Astronautas de la Antigüedad’. Una teoría que propone que una o varias civilizaciones alienígenas estuvieron en contacto con la humanidad en el pasado, influyendo en su cultura, tecnología y religión.

César Esteban López realizó un recorrido sobre el origen y motivos de esta hipótesis y analizó  las ‘pruebas’  que de dichas visitas extraterrestres presentan algunos autores, como Erich Von Däniken.

El ponente se centró sobre todo en la discusión de distintos monumentos o artefactos de presunto origen alienígena del antiguo Egipto y de las culturas prehispánicas del continente americano.

 

 

 

El Museo de la Ciencia presenta el proyecto de la sala ‘Malditas Matemáticas… ¿o no?’

Martes, 27 de Marzo de 2018 Comments off

El Museo de la Ciencia de Valladolid ha presentado el proyecto de la sala ‘Malditas Matemáticas… ¿o no?’, espacio que se ubicará en la 4ª planta de la exposición permanente del Museo de la Ciencia de Valladolid.

La directora del Museo, Inés Rodríguez Hidalgo; y la concejala de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Valladolid, Ana Redondo, han sido las encargadas de presentar los contenidos de este nuevo espacio, que  ha sido posible gracias a una subvención de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECY

Imagen de la presentación del proyecto de la sala 'malditas Matemáticas.... ¿o no?'

Imagen de la presentación del proyecto de la sala ‘malditas Matemáticas…. ¿o no?’

T) – Ministerio de Economía y Competitividad- y una aportación en especie en forma de IFS del Ayuntamiento de Valladolid, cuyo proceso público de licitación y adjudicación ha sido gestionado íntegramente por el consistorio.

Se trata de un ambicioso y pionero proyecto que convertirá al Museo de la Ciencia de Valladolid en uno de los únicos museos de  España con una sala permanente dedicada, por completo, a las Matemáticas. Un espacio, con un carácter eminentemente lúdico, que se pretenda que constituya un recurso educativo para escolares de todos los niveles y acerque las Matemáticas al público general mostrando la cara más amable de las mismas.

Ciencia en pictogramas: ¿Qué has hecho este año?

Viernes, 22 de Diciembre de 2017 Comments off

Si te preguntan qué has hecho este año puedes contestar que has ido al cole o a trabajar, que has aprendido muchas cosas interesantes, dónde estuviste de vacaciones, que tuviste alguna celebración, o que hiciste nuevos amigos…

Yo quiero contarte otras cosas que también has hecho durante 2017 pero sin darte cuenta.

Por ejemplo: ¿sabías que desde enero pasado tu corazón ha latido casi 40 millones de veces, a tus pulmones han entrado unos 30 millones de litros de aire, y has aportado a la atmósfera 400 kg de CO2, tras respirar más de 10 millones y medio de veces?

También es normal que hayas parpadeado 3.650.000 veces y perdido 29.000 cabellos.

Y más divertido todavía: has hecho entre 365 y 730 litros de pipí y 54 kg de caca, y te has tirado unos 2.900 pedetes. ¿Qué te parece?

¿Listo para el próximo año?

 

 

Este sitio web usa cookies. Si continúas navegando o pulsas Aceptar, entenderemos que estás de acuerdo con ella. Puedes visitar nuestra Política de Cookies aquí.