Inicio > Ciencia fresquita, fresquita > ¡Bienvenido de nuevo, Tito!

¡Bienvenido de nuevo, Tito!

Miércoles, 10 de Agosto de 2011
IMG_2341

Presentación de Tito.2

Entre los años 2003 y 2007 el Museo de la Ciencia de Valladolid contó entre sus trabajadores con Tito, un robot guía que se dedicaba a enseñar las instalaciones de la institución a los visitantes. Tito fue muy querido (sobre todo por los más pequeños) pero pese a este cariño, el robot se jubiló en 2007 debido a que sus explicaciones quedaron obsoletas.

Ahora Tito ha vuelto al Museo más renovado que nunca, tanto tecnológicamente como estéticamente, para volver a realizar sus funciones de guía. Ya lleva desde julio (2011) en nuestras instalaciones y es como si nunca se hubiera ido.

Tito.2 es un robot diseñado exclusivamente para el Museo de la Ciencia de Valladolid por el Centro Tecnológico Cartif, gracias a un proyecto financiado por Caja España y Caja Duero. Entre sus características cuenta con una base cilíndrica B21, un disco duro de 40 GB de estado sólido -que evita su deterioro como consecuencia de los movimientos del robot- y un software específico desarrollado para el proyecto.

Cualquier persona que se haya pasado por el museo en el último mes habrá advertido que Tito.2 está más guapo que nunca: ojos grandes y luminosos, pelirrojo, con una gorra hacia atrás y mochila a la espalda como un colegial. Y no sólo esto. Tito es ahora más ecológico y comprometido con las energías renovables, ya que se alimenta de un panel solar instalado en el tejado del edificio.

Tito.2 se desplaza de forma autónoma por el vestíbulo del Museo de la Ciencia, para ofrecer a los visitantes un recorrido guiado, con chistes incluidos, por los principales módulos de este espacio: Péndulo de Foucault, Molécula de ADN, la Casa del Mapa, Cienciómetro… Un tour de aproximadamente quince minutos de duración que se repetirá cada hora. Además, todas las alocuciones están subtituladas en el monitor que sostiene el robot entre sus manos con el objetivo de hacerlo accesible a todos los visitantes.

¿Aún no conoces al nuevo Tito.2? ¡Acércate cuando quieras! Ya sabes dónde encontrarle…

  1. admin
    Sábado, 10 de Septiembre de 2011 a las 01:21 | #1

    Estimada Marta:
    agradecemos mucho su crítica constructiva, que nos estimula a seguir trabajando para mejorar. Le doy la razón en que, en los últimos años, no ha sido posible abordar la renovación de bloques completos de contenidos (”salas”): es una tarea pendiente y necesaria, tanto como costosa en tiempo y recursos humanos y materiales, siempre escasos (y más en los tiempos que corren).
    Sin embargo, le invito a comprobar algunas renovaciones parciales como la señalización y orientación en el Museo, Auditorio y Casa del Río, la presentación del meteorito de Villalbeto, el video explicativo del péndulo de Foucault, el nuevo módulo interactivo “Cienciómetro”, la gran fotografía de los científicos asistentes al V Congreso Solvay, el prisma triangular con 3 juegos diferentes, el módulo “ventana” del Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, el espacio dedicado a “Lagos esteparios”, la iniciada renovación de la Sala del Gas Natural para convertirla en sala de la energía, dos nuevos acuarios y un terrario “toca toca” en la Casa del Río, el robot Tito.2…
    Este otoño será completamente renovada una zona expositiva de la planta -1, dedicándola a la Química en su Año Internacional, y se realizarán numerosas acciones en la Sala del Agua.
    En el Museo no contamos sólo con la exposición permanente, sino que renovamos con toda la frecuencia que nuestro presupuesto nos permite las dos exposiciones temporales, los programas de planetario, la oferta de talleres educativos… y organizamos eventos como el Día Mundial de las Aves, Jornadas de Voluntariado en el Islote del Palero, Aliados con la Ciencia… y numerosas charlas y ciclos.
    Estamos con usted en aceptar ese difícil reto de acercar la ciencia al público en general ofreciéndole contenidos asequibles y atractivos, no profundos ni especializados, pero siempre veraces. Denos tiempo, por favor, y no deje de compartir con nosotros las muchas actividades gratuitas (todos los contenidos del vestíbulo, la Noche y Día de los Museos, las charlas…), o el planetario, actividades educativas abiertas a familias y casi todas las exposiciones temporales, con un coste que no llega al de un paquete de tabaco y es, en todo caso, bastante inferior al del cine o un concierto o teatro.
    Intentamos sacar el máximo partido a nuestros recursos, y aprender de nuestros compañeros de otros museos, de los numerosos científicos que colaboran con nosotros, y de las críticas de nuestros visitantes.
    Cordialmente
    Inés Rodríguez Hidalgo

Comentarios cerrados.
Este sitio web usa cookies. Si continúas navegando o pulsas Aceptar, entenderemos que estás de acuerdo con ella. Puedes visitar nuestra Política de Cookies aquí.