Inicio > ¿Qué estamos tramando?, General > Relatos finalistas categoría ‘Premio del público’

Relatos finalistas categoría ‘Premio del público’

Jueves, 12 de Mayo de 2016

# RELATO 1


 

SOCIEDAD CIENTÍFICA ESPACIAL PARA LA RECUPERACIÓN DEL PLANETA TIERRA.
PROYECTO: “RECREANDO EL PLANETA AZUL”
¡ENHORABUENA! Ha sido galardonado con el Primer Premio del CCLXVIII Concurso de Relato Breve “HEREDAMOS LA TIERRA”. Este premio le da la oportunidad de participar en la próxima estancia turística de tres meses en la Tierra, donde trabajan más de diez millones de científicos, los únicos humanos que pueblan la Tierra actualmente, con el objetivo de recrear el Planeta Azul que perdimos hace varios miles de años.

Esta aventura única le permitirá vivir experiencias que jamás olvidará, como por ejemplo:

  • Compartir tres meses de estancia en nuestro Planeta Azul con cien personas procedentes de doce galaxias diferentes. Algunas alejadas entre sí varios años luz.
  • Respirar al aire libre (sin necesidad de casco, escafandra o similar) y sentir en la piel desnuda el calor de una estrella del tipo espectral G2, llamada Sol.
  •  Visitar los bancos de genes de la flora y fauna del siglo XXI, creados por los científicos de esa época y que gracias a ellos estamos llevando a cabo este proyecto con éxito.
  • Beber agua directamente de un manantial: corriente de agua que mana del suelo o de entre las rocas de forma natural.
  • Comer verduras y frutas frescas procedentes de huertos naturales (crecidas en tierra)
  • NOVEDAD: ¡Ver hielo en el Polo Norte de la Tierra! Por fin nuestros científicos han logrado disminuir la temperatura de la Tierra 12ºC y regenerar la capa de ozono casi en su totalidad, lo que ha permitido crear y conservar hielo en el Polo.
  • RECUERDO: A la finalización de su estancia se le entregará una flor deshidratada.

DOCUMENTACIÓN ANEXA:

  • Anexo I: Plan de viaje desde el planeta Eniootat a la Tierra. Duración: 5 meses.
  • Anexo II: Exención de responsabilidades. Firmar con huella y enviar por correo-luz.
  • Anexo III: Pruebas y exámenes médicos y psicológicos a realizar.
  • Anexo IV: Documento para donaciones. Las estancias de turistas se realizan para poder costear los gastos del proyecto: “Recreando el Planeta Azul”. Cualquier cantidad será bien recibida y aprovechada por nuestros heroicos científicos. El dinero recibido irá destinado a los siguientes proyectos: Creación de oasis en desiertos y el retorno del rinoceronte de Java. Gracias por su colaboración.

 

RELATO #2


UN NUEVO COMIENZO

El día en que todo cambió amaneció como cualquier otro. La negra nube de contaminación se cernía sobre Valladolid. Nada nuevo. Preparaba una infusión de rocas africanas con la poca agua desalinizada que me restaba, cuando alguien llamó a la puerta.
– ¡Tienes que venir! ¡Rápido! – Arturo parecía bastante excitado.
– ¿Qué sucede? – quise saber.
– Coge tu soporte vital y vámonos. Te lo explicaré por el camino. Pero no lo hizo.
Conducía su locomóvil en silencio por la avenida de Salamanca, alimentando ocasionalmente a la insaciable caldera. Probablemente iba pensando en lo tarde que la humanidad comprendió que los combustibles fósiles eran una amenaza. Un anciano cruzó la calle arrastrando un carrito con el indispensable oxígeno. Hacía años que nadie podía salir al exterior sin bombona. Me entretuve mirando a aquel hombre de unos treinta años de edad. En otros tiempos habría sido joven, sin embargo, en este entorno hostil su vida tocaba a su fin. Arturo también debió reparar en él porque me preguntó:
– ¿Qué mundo quieres dejar a tus hijos cuando mueras?
– Sabes perfectamente que no tengo hijos. – repuse.
– Supón que los tuvieras, ¿Qué clase de mundo te gustaría dejarles?
– Desde luego, no este mundo.
Recordé las historias de mi abuelo acerca de un cielo siempre azul, de cientos de pájaros capaces de oscurecer algo llamado sol, de árboles frondosos y verdes. Quisiera dejar a mis hijos un mundo así, pero sabía que era imposible pues mi abuelo había vivido en otra época, antes de que la última planta se secara, y de que el ultimo animal se extinguiera.
– ¡Ya hemos llegado! – exclamó triunfal Arturo. Señaló las ruinas del antiguo museo de la ciencia, destruido durante la guerra del petróleo y añadió – Es ahí.
Agarré mi pesada bombona y lo seguí por la montaña de escombros. En la parte más alta Arturo esperaba agachado junto a un pequeño montón de tierra arrastrada por el viento de la cuenca por donde antaño fluyera el rio Pisuerga. Me acerqué para ver lo que miraba.
– ¿Es…? – inquirí incrédulo, pues jamás había visto una. Él asintió. – Pensé que ya no existían, que se habían extinguido hace décadas… ¡Es preciosa!, no ¡es fabulosa!
– Es todo eso y más. – con suma ternura acarició con las yemas de sus dedos los pétalos rosados de la flor. – Es un nuevo comienzo.

 

#RELATO 3


 

TE VOY A REGALAR EL VIENTO EN EL ALCORNOQUE

Constancio entró despacio en la habitación de su nieta. ¿Puede haber algo más hermoso que una niña de dos años dormida con el sol en la cara?

Comenzó a susurrar para no despertarla. “Alicia, esta mañana tu mamá se fue tan rápido al trabajo que no pude decírselo: es maligno, y tiene metástasis, y me quedará un año o año y medio. Y me da mucha rabia porque no me da tiempo a enseñarte lo importante. Verás: Vas a heredar todo lo que tengo. Y ¿sabes? Soy inmensamente rico: Tengo el pecho tan lleno de felicidad que me va a estallar por las costuras de las costillas; y tengo la luminosa liviandad de tu abuela a los 20 años y las arrugas de reír que tenía antes de morir; y tengo las manadas de trompas grises y blancos colmillos; y el ruido silencioso de los cocodrilos sumergiéndose en la tarde del rio; y las gotas de rocío atrapadas en la transparencia de la tela de araña; y el humo de leña interrumpido por el campanilleo de ovejas al atardecer de los pueblos del norte de Castilla; y el brío en las crines de los potros salvajes; y el cariño en los ojos avergonzados de los amigos que vendrán a verme cuando vaya a morir.”

“Para que puedas heredar el mundo tienes que aprender a aprehenderlo. Tienes, Alicia, que aprender a querer saber y así, sólo así, aprenderás a saber querer. Tienes que aprender lo que son el ribosoma, el jacobiano y el floema; el solutrense, los piroclastos y el gluón; la serotonina, los cuásares y el hipotálamo. Tienes que aprender por qué nace una flor, entender el olor de la lluvia, el ulular de un búho, y por qué es necesaria la muerte para que brille la vida, delicada y breve, pujante y pertinaz… incluso con metástasis…”

– Ummm ¡Hola, Buelito! ¿Vamos a ir al paaque?

– Buenos días, Ali. Claro, claro, pero antes vamos a desayunar y luego vamos a ver un alcornoque muy viejo ¿sabes? y vamos a escondernos entre las ramas y te voy a regalar el viento…

 

RELATO #4


 

BIENVENIDA A CASA
Desconozco el tiempo en que me encuentro. Ignoro la fecha terrestre en la que surco este universo. No me importa. Podría hacerlo y entonces solo tendría que preguntar a Control, la inteligencia artificial de mi nave y ella me lo calcularía sin dudar. Pero, ¿para qué? Estoy muerta. Ocurrió cuatro ciclos atrás.
Me desperté embobada con la imagen que Control reproducía a través de sus sensores ópticos. Y sonreí
como una chiquilla. El pecho empezó a sacudirse recordándome que tenía un corazón que latía. Después de tanto tiempo junto a Control es difícil olvidar que nos regimos por sistemas operativos diferentes. Mis ojos no podían apartarse de la sucesión de colores que mostraba: un sol brillante, que casi podía oír rugiendo en el vacío negro que surcábamos, palpitaba. Sí, palpitaba. Y yo sentí que me daba la bienvenida a una casa que nunca conocí, pero que aprendí a añorar en mis primeros años, allá, en mi colonia de origen. Me llevé las manos al pecho intentando sujetar su temblor y así, al compás de la respiración agitada y el estremecer de mis dedos, me sorprendí nombrando al hogar amado: Tierra.
Entre azules mansos se revelaban las zonas más oscuras de terreno donde creía ver bullir la vida que tanto ansiaba. La línea que delimitaba su curvatura me pareció soberbia. Dejé de respirar. Por un momento, solo contemplé y absorbí su densidad, su forma, su peso —5, 52 gramos por centímetro cúbico, 40055 Km, 5777 trillones de toneladas—, los números fríos que nos hacían memorizar allá en los cubículos de aprendizaje de las colonias, grabándolos a fuego en nuestras mentes infantiles porque algún día tendríamos la posibilidad de volver. Algún día. Mi día. Hoy. Imaginé poder contemplar el vaivén de los bloques de agua. ¡Agua! Los cambios de densidad provocando las corrientes. Casi podía visualizar a «sigma» oscilando; temperatura, presión, salinidad; un rayo de sol que penetra profundamente: el tercer decimal aumentando. Mis pulsaciones también. Control memorizó su número. No me importó. Por fin estaba allí. Y me levanté de un salto y giré hasta que las paredes de metal blanco se volvieron curvas, y un sonido extraño reverberó como si no estuviera yo sola en Control, sino todos los que había conocido y ya no existían. Me estaba riendo. ¡Sí, me reí! Porque lo había conseguido y ahora sentía que no todo había sido en vano. Me senté en el sillón esperando las noticias que me diera Control.
—Iniciando chequeo de superficie.
«¿Por qué? No es necesario», pensé, «Todo está bien, seguro» Pero… No podía pensar en esa posibilidad. Y entonces, el significado de las cifras me aplastó contra el respaldo y me mantuvo allí durante… ¿Cuánto tiempo? ¿Importa? No. Me aplastó como el desecho que era y me recordó que estaba sola. Sola y muerta, aunque mi corazón siguiera latiendo.
—Niveles de radiación superiores a 200 rems. Todo rastro de vida tal y como está registrada en mi base es inexistente.

 

RELATO #5


 

LA SEMILLA ORIGINAL

Paró el motor. Su fluido discurso hasta ese momento se detuvo. Los ojos se le perdieron en un horizonte que adivinaba ya no percibía con nitidez, ni con sus gafas recién graduadas. Mientras el apreciaba el vals en que danzaban las miles de bailarinas, ataviadas con faldas de pétalos de ciruelo, y se dejaba llevar por la música procedente del discurrir del río, los trinos lejanos, intuía que su abuelo estaba perdido en recuerdos.
Aseguraba que la ciudad le había devorado el alma. A su mujer en cambio la había dotado de un nuevo brillo en la mirada. Socialmente más activa se repartía el tiempo entre bolillos y partidas de cartas, con las que desde hacía diez años eran sus amigas.
Él se sentía huérfano. Un árbol arrancado de su sustrato original y metido dentro de una jardinera con vistas a aceras grises, donde se le apodaría bonsái y se le privaría de verdadera libertad. Su mirada se apagaba cada año en que sus manos se suavizaban de callosidades, por no trabajar la que había sido su modo de vida y compañera.
Le ayudó a bajar y caminaron por un acceso a las fincas desatendido de la mano del hombre y dejado al libre albedrío de las lluvias y las semillas voladoras. Con acierto le había solicitado que le llevara en una tarde que intuía propicia en lo climatológico y lo visual. Los frutales rebosaban de blanco y rosa, los troncos negros y brillantes debido a las recientes lluvias contrastaban con un manto de verde recién nacido.
Bruno se había decantado por una ingeniería técnica agrícola. Sorprendió a su padre, que renegaba de sus orígenes rurales. Satisfizo a su abuelo, pues sentía que una pequeña semilla, de las que había diseminado a modo de genoma, había germinado en un descendiente. Hastiado de buscar lo que verdaderamente le llenara, a nivel profesional y personal, solicitó a su abuelo que le arrendara las tierras que nadie labraba hacía años, ni deseaba adquirir. Le habló de agricultura ecológica, de volver a las semillas ancestrales, de alejarse de la maquinaria moderna y se acercarse a las raíces de la agricultura. A su abuelo le hizo gracia. Había dedicado años al estudio cuando hablar con la tierra parecía su deseo. Para esa labor no hacían falta libros, solo respeto mutuo y aprender a ver con algo más que los ojos. Sin más descendientes interesados decidió donarle en vida lo que a él tantísimo había regalado.
-La tierra no debe comprarse o venderse, pues no es nuestra. Fue el vientre fértil del que nacieron cientos de siembras. Vuelve a llenarla de frutos y hazla tu compañera.

Categories: ¿Qué estamos tramando?, General Tags:
Comentarios cerrados.
Este sitio web usa cookies. Si continúas navegando o pulsas Aceptar, entenderemos que estás de acuerdo con ella. Puedes visitar nuestra Política de Cookies aquí.