Inicio > General > ¿Qué quieres saber de la Sabana?

¿Qué quieres saber de la Sabana?

Lunes, 16 de Diciembre de 2013

Puente aéreo Europa-Sabana africana

¿Cuántas veces hemos sucumbido al sueño mientras en la pantalla del televisor los ñues, cebras y antílopes recorren las planicies de la sabana, o intentan cruzar el río Mara sin caer en las fauces de un cocodrilo? Seguro que son más de las que imaginamos.

Bando de cigüeñas

Bando de cigüeñas

La migración de los grandes rebaños de herbívoros africanos a través de la sabana, se encuentra entre los más estudiados y mejor conocidos. Sin embargo, si tenemos que hablar de migraciones de larga distancia son las aves las que ocupan el primer puesto. La capacidad de volar permite a estos descendientes de los dinosaurios trasladarse estacionalmente de un lugar a otro, en busca de las condiciones más propicias para poder reproducirse y encontrar alimento. De este modo, como verdaderos nómadas, muchas aves nidifican en el hemisferio norte, durante los largos días de la primavera y verano, y regresan a sus cuarteles de invierno del hemisferio sur cuando comienza la primavera austral.

La posición actual de las tierras emergidas marca las principales rutas migratorias de larga distancia, destacando las que siguen muchas aves entre el continente europeo y el africano. Mientras que algunas especies llegan “solamente” hasta el sur de Europa o norte de África, otras muchas, denominadas migradoras transaharianas, cruzan el gran desierto africano y se instalan temporalmente en las áreas de sabana. El comienzo del otoño austral impulsa a estos seres alados a desplazarse de nuevo hasta sus cuarteles de cría del hemisferio norte.

En sus desplazamientos intercontinentales las aves, en la medida de lo posible, evitan volar sobre las aguas marinas, por lo que se dirigen hacia los estrechos, donde la distancia entre las zonas terrestres es más corta. El estrecho de Gibraltar se encuentra en la ruta migratoria de numerosas especies, por lo que en la época de migración constituye una suerte de cuello de botella donde se concentran millones de aves en espera de condiciones favorables para afrontar el “salto” entre continentes.

Carraca europea

Carraca europea

En la exposición “Señores de la sabana y otros animales salvajes” encontramos algunos ejemplos de grandes migradoras aéreas. La cigüeña blanca (Ciconia ciconia) nidifica en el continente eruropeo, ocupando la Península Ibérica, centro y norte de Europa, países bálticos y costa mediterránea. Sin embargo, entre agosto y septiembre, una vez finalizada la reproducción, se reúnen en bandos migratorios, en ocasiones compuestos por miles de aves, y comienzan un largo viaje de más de un mes hasta llegar a su destino en las sabanas del centro y sur de África. Curiosamente, los primeros indicios de la migración de las aves fueron proporcionados por algunas cigüeñas blancas encontradas en Alemania con heridas de flechas de tribus africanas.

Otra especie migradora que encontramos en la exposición es la carraca europea (Coracias garrulus). En este caso se trata de un ave de tamaño algo menor que una paloma y espectacular diseño cromático. En Europa ocupa la Península Ibérica, algunas zonas mediterráneas y el este del continente. Entre los meses de agosto y septiembre se produce la migración hacia el sur, denominada migración postnupcial, volviendo a sus zonas de cría entre abril y mayo. Podemos hacernos una idea de la dimensión real del viaje migratorio de las carracas europeas, observando en este enlace el trayecto de un ejemplar marcado con emisor satélite en la provincia de Ciudad Real (SEO/Birdlife).

Estos son solamente dos ejemplos que nos sirven para ilustrar el proceso migrador de las aves, sin embargo hay otras muchas especies, algunas de pequeños tamaño, que utilizan este puente aéreo Europa-sabana africana como modelo vital para optimizar al máximo sus ciclos biológicos. Porque no hay que olvidar que la migración debe reportar algún beneficio a la especie que la lleva a cabo, siendo en este caso la teoría más plausible la que defiende que es la disponibilidad de alimento, principalmente en el periodo reproductor, la que impulsa a estos grandes viajeros a desplazarse a grandes distancias, sorteando barreras geográficas y afrontando toda clase de peligros.

Comentarios cerrados.
Este sitio web usa cookies. Si continúas navegando o pulsas Aceptar, entenderemos que estás de acuerdo con ella. Puedes visitar nuestra Política de Cookies aquí.