Inicio > General > Islotes de El Palero, termómetro de diversidad

Islotes de El Palero, termómetro de diversidad

Miércoles, 5 de Diciembre de 2012

Los islotes fluviales de “El Palero”, actualmente tres, se encuentran situados en las inmediaciones del Museo de la Ciencia. Aunque no son naturales, ya que su origen se debe a la construcción del canal de captación de una antigua fábrica de harinas, y a las obras realizadas en su entorno en épocas más recientes, constituyen un interesante espacio de diversidad para el río.

Actualmente, este pequeño archipiélago fluvial presenta un preocupante estado de degradación, ya que el mayor de los tres islotes se encuentra prácticamente desprovisto de vegetación arbórea y arbustiva. No obstante, el conjunto aún conserva atractivo para la fauna, principalmente para el grupo de las aves, y supone un excelente lugar donde medir, en cierto modo, la diversidad biológica de la ribera urbana del Pisuerga.

Jornadas de voluntariado en el Islote de El Palero

Jornadas de voluntariado en el Islote de El Palero

La cobertura vegetal de los islotes menores es aceptable, estando conformada por especies típicas de los sotos y riberas en estas latitudes: chopo del país, álamo negro, sauce, bardaguera, mimbrera púrpura, olmo y fresno, acompañados por especies del sotobosque húmedo como espino albar, zarzamora, rosal silvestre, saúco y plantas trepadoras, entre otras.

Esta circunstancia, junto a su carácter de islas, hace que el entorno sea utilizado por un número considerable de especies. En un estudio realizado por el Museo de la Ciencia se han detectado más de 70 especies de aves, que de una u otra forma utilizan los islotes en diferentes momentos del ciclo anual, bien de forma continuada, por temporadas más o menos largas, o de forma o esporádica. En este aspecto, además de las especies más comunes y de distribución más generalizada, podemos destacar la presencia invernal de martín pescador, cormorán grande, chocha perdiz, gavilán y garza real; o los pasos migratorios de abejaruco, buscarla pintoja y torcecuello. En el grupo de las sedentarias y estivales destaca la presencia de algunas especies nidificantes en la zona como pájaro moscón, autillo o carricero común.

Los islotes también son visitados por representantes de otros grupos zoológicos, destacando especialmente la nutria paleártica, mamífero mustélido de presencia invernal frecuente, que ocupa, además de en el entorno de los islotes, otros enclaves de la ribera. Este animal semiacuático es discreto y su observación directa se hace complicada, pero sus rastros y excrementos delatan su presencia en los lugares por los que transita. Asimismo, de vez en cuando se deja ver algún ejemplar de culebra de agua, reptil acuático que, lejos de representar un peligro, supone un indicador de las condiciones de calidad del hábitat. Podemos completar este somero repaso a la naturaleza de los islotes y, por extensión, de la ribera del Pisuerga en la capital, mencionando la presencia de un buen número de especies de insectos como las mariposas olmera, blanquita de la col o macaón, así como varias especies de murciélago como el enano, que es el más abundante y fácil de observar.

Un lugar, termómetro de diversidad, recuperado gracias a la labor de decenas de voluntarios que han ido participando en las Jornadas de Voluntariado organizadas por el Museo. A todos ellos, en su Día Internacional del Voluntariado y siempre ¡gracias!

Comentarios cerrados.
Este sitio web usa cookies. Si continúas navegando o pulsas Aceptar, entenderemos que estás de acuerdo con ella. Puedes visitar nuestra Política de Cookies aquí.