Inicio > Uncategorized > El meteorito de Villalbeto protagonista de una importante investigación

El meteorito de Villalbeto protagonista de una importante investigación

Miércoles, 24 de Octubre de 2012

El meteorito que cayó en Villalbeto de la Peña (Palencia) en 2004, y del que el Museo de la Ciencia de Valladolid dispone de varios fragmentos, ha revelado la presencia de agua líquida en lugares del Sistema Solar más lejanos de lo que se creía anteriormente.

Meteorito de Villalbeto en el Museo de la Ciencia

Meteorito de Villalbeto en el Museo de la Ciencia

Según declaraciones recogidas por la Cadena SER, el estudio de la interacción entre rocas y agua podría tener consecuencias en el conocimiento sobre la formación de los cuerpos planetarios, el desplazamiento del agua hacia el centro del Sistema Solar y la formación de moléculas prebióticas, anteriores al origen de la vida en la Tierra.

La investigadora Kathryn Dyl, de la Universidad de Curtin, ha manifestado que el meteorito se originó “en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter, una región del Sistema Solar considerada demasiada fría para que hubiera agua en estado líquido”. Así, “el descubrimiento extiende nuestro conocimiento sobre qué hacía el agua cuando nuestro sistema solar se estaba formando”, indicó Dyl.

La investigación fue realizada a partir de 50 fragmentos del meteorito recogidos en Villalbeto de la Peña en un área de un radio de 100 kilómetros y se basó en el análisis de partículas de 100 por 600 micras con un nuevo láser ultravioleta de la Universidad de California.

El estudio se centró en una materia rocosa llamada feldespato, que se había

Vitrina con fragmentos del Meteorito de Villalbeto expuesta en el Museo de la Ciencia

Vitrina con fragmentos del Meteorito de Villalbeto expuesta en el Museo de la Ciencia

derretido y fundido en la superficie del meteorito, lo que habría generado las condiciones ‘hidrotermales’ en las que el agua, líquida o en vapor, ‘cuece’ el mineral en la roca. Esta fusión del mineral en el meteorito se habría dado en un período de uno a diez años y a temperaturas de entre 750 y 850 grados centígrados.

Y todo este estudio gracias al meteorito de Villalbeto, algunos de cuyos fragmentos, donados por  José Vicente Casado, se pueden observar en el vestíbulo del Museo de la Ciencia de Valladolid.

Categories: Uncategorized Tags:
Comentarios cerrados.
Este sitio web usa cookies. Si continúas navegando o pulsas Aceptar, entenderemos que estás de acuerdo con ella. Puedes visitar nuestra Política de Cookies aquí.