Inicio > General > Mengotti, el primer olímpico vallisoletano

Mengotti, el primer olímpico vallisoletano

Martes, 3 de Julio de 2012

Próximamente el periodista deportiva José Miguel Ortega participará en el coloquio ‘Deportistas por dentro’. Una actividad en la que se repasará la historia del deporte en Valladolid de la mano de sus protagonistas. Para abrir boca, el periodista nos habla ahora de Mengotti, el primer olímpico vallisoletano.

“Cuando todos los deportistas del mundo aceleran su puesta a punto para acudir a los Juegos Olímpicos de Londres y que el Museo de la Ciencia dedica una atractiva exposición a este tema,  sería conveniente recordar que el primer olímpico vallisoletano fue Adolfo Mengotti Arnáiz, que alcanzó la medalla de plata en la competición de fútbol, en París 1924.

Hijo de padre suizo y madre burgalesa, Adolfo nació el 12 de noviembre de 1901 en la emblemática Casa de Mantilla de la capital vallisoletana. El cabeza de familia era cónsul plenipotenciario de Suiza en España y a la vez representante en nuestro país de la prestigiosa firma helvética, Nestlé.

Mengotti, con la camiseta del R. Madrid en el viejo campo de O'Donell

Mengotti, con la camiseta del R. Madrid en el viejo campo de O'Donell

Durante el curso, los vástagos eran enviados a Ginebra para estudiar, regresando en el verano a Valladolid para pasar las vacaciones…y jugar al fútbol en un equipo estival  llamado Hispano-Suizo, en el que junto a otros futbolistas locales militaban los tres hermanos Mengotti: Adolfo, centrocampista de gran calidad técnica; Arturo, portero que llegó a militar en la plantilla del Real Madrid, y Francisco, un delantero muy rápido pero sin demasiada afición.

El mejor de todos era Adolfo, que en Suiza jugó con el Servette, y en España con el Real Madrid de los Monjardín, Quesada y Bernabéu en el que fue titular indiscutible durante cuatro temporadas.

Su mayor éxito deportivo lo alcanzó en los Juegos Olímpicos de París 1924, al conquistar la medalla de plata con la selección suiza que perdió la final ante Uruguay. Precisamente al retornar de los Juegos, el Real Madrid le ofreció su primera ficha profesional, pero el joven Adolfo entendía el deporte como una afición y no como una profesión, de modo que con solo 23 años abandonó el fútbol para dedicarse a los negocios familiares.

Pese a haber logrado la medalla de plata formando parte de la selección  helvética, Adolfo Mengotti nunca renunció a sus raíces vallisoletanas y siempre que podía regresaba a la ciudad que le vio nacer y donde durante muchos años continuó residiendo su hermana menor, Leonor, que fue una destacada articulista en la prensa local”.

Comentarios cerrados.
Este sitio web usa cookies. Si continúas navegando o pulsas Aceptar, entenderemos que estás de acuerdo con ella. Puedes visitar nuestra Política de Cookies aquí.