Archivo

Archivo para abril, 2016

Charla ‘Usamos sólo el 10% de nuestro cerebro… y otros neuromitos’

Viernes, 22 de abril de 2016 Comments off
José Ramón Alonso en el Museo de la Ciencia

José Ramón Alonso en el Museo de la Ciencia

José Ramón Alonso, catedrático de Biología Celular de la Universidad de Salamanca y director del Laboratorio de Plasticidad Neuronal y Neurorreparación del Instituto de Neurociencias de Castilla y León, ha sido el encargado de impartir la 3ª charla del VI ciclo ‘Increíble… pero falso’: ‘Usamos sólo el 10% de nuestro cerebro… y otros neuromitos’.

Las funciones cerebrales son una parte fundamental de nuestra vida. De ellas depende nuestra personalidad, nuestra memoria, nuestra inteligencia, nuestros sentimientos. Querríamos ser más brillantes, hablar más idiomas, destacar entre los demás… pero nos gustaría lograrlo sin tener que esforzarnos. Desearíamos tener una memoria magnífica que nos permitiera brillar en los exámenes sin tener apenas que estudiar, aprender un idioma mientras dormimos sin necesidad de estudiar gramática o vocabulario, poseer poderes cuasimágicos para leer mentes ajenas…

¿Es cierto que sólo usamos el 10 % de nuestro cerebro? ¿Es verdad que los zurdos mueren antes? ¿Hay conspiraciones ocultas rigiendo el mundo? ¿Es cierto que los niños se vuelven más inteligentes con música de Mozart? ¿Son los deberes una buena idea?

El objetivo de esta charla ha sido contar lo que dice la ciencia al respecto y desenmascarar algunos mitos ampliamente difundidos sin una evidencia real.

Un interesante encuentro, desarrollado gracias a la colaboración del Centro Buendía de la Universidad de Valladolid, del que os dejamos el audio listo para escuchar.

 

Categories: General Tags:

Charla ‘El fraude en la Ciencia. Un toque de autocrítica’

Jueves, 14 de abril de 2016 Comments off

La charla ‘El fraude en la Ciencia. Un toque de autocrítica’ fue la segunda de las conferencias del VI ciclo ‘Increíble… pero falso’, iniciativa desarrollada gracias al Centro Buendía de la Universidad de Valladolid-.

Alfredo Marcos durante la charla 'El fraude en la Ciencia. Un toque de autocrítica'

Alfredo Marcos durante la charla ‘El fraude en la Ciencia. Un toque de autocrítica’

Durante el encuentro, el catedrático de Filosofía de la Ciencia de la Universidad de Valladolid, Alfredo Marcos, explicó que la ciencia, como cualquier actividad humana, puede verse afectada por el fraude; un hecho que ilustró con algunos ejemplos conocidos como El hombre de Piltdown, Pons & Fleischmann y la fusión fría, Hwang Woo Suk y las células madre, el caso Benveniste…

Pero lo cierto es que este tipo de fraudes, de un modo u otro, suelen acabar saliendo a la luz,  para ser, entonces, corregidos. Para ello, la comunidad científica posee sus propios mecanismos de autocrítica y corrección; procedimientos que están, a su vez, sometidos a crítica. Por ejemplo, actualmente se discute sobre el peer review (revisión por pares o arbitraje, método de validación de trabajos por expertos de rango igual o superior al del autor, utilizado en ciencia) y sobre el sistema de publicación open access (en acceso abierto, publicaciones académicas disponibles en línea para el lector).

Todo ello debería llevar a reflexionar sobre la naturaleza del método científico, que no es ningún procedimiento mágico, ni tampoco una especie de algoritmo garantizado, sino que se apoya en el sentido común humano y en la honradez intelectual de las personas. Por tanto, puede fallar, como otras tantas actividades humanas respetables con las que la ciencia ha de dialogar.

Los límites y falibilidad de la ciencia han de ser conocidos y aceptados. De lo contrario, según Alfredo Marcos “se corre el riesgo de convertir la propia ciencia en una suerte de superstición o de ideología cientificista, tan peligrosa para la auténtica ciencia como lo son las pseudociencias y las actitudes anticientíficas”.

Un interesante encuentro del que os dejamos el audio listo para escuchar.

 

 

 

Charla ‘¿Estamos cambiando el clima?’

Viernes, 8 de abril de 2016 Comments off

Por sexto año consecutivo, el Museo de la Ciencia de Valladolid ha organizado el ciclo de charlas ‘Increíble… pero falso’. Una iniciativa, desarrollada gracias a la colaboración del Centro Buendía de la Universidad de Valladolid, que intenta desmontar, siempre desde el punto de vista científico, falsas creencias carentes de argumentos.

Juan Pablo Álvarez durante la charla '¿Estamos cambiando el clima?'

Juan Pablo Álvarez durante la charla ‘¿Estamos cambiando el clima?’

Juan Pablo Álvarez Alonso, físico y delegado de la AEMET en Castilla y León, fue el encargado de impartir  la charla ‘¿Estamos cambiando el clima?’, primera de las ponencias del ciclo.

Tras explicar el significado exacto de tiempo atmosférico, clima y cambio climático; Juan Pablo Álvarez mostró el último informe de evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC) que afirma que el calentamiento del sistema climático es inequívoco y que la influencia humana en el clima ha sido la causa dominante, con una probabilidad superior al 95%, de más de la mitad del aumento observado en la temperatura superficial media global desde 1951.

Por ello, el ponente calificó de “sorprendente” que aún haya personas que nieguen este cambio. Pero lo que en verdad es cierto es que en la comunidad científica existe un amplio consenso respecto a que dicho cambio climático está teniendo lugar y a un ritmo más acelerado que nunca en la historia de nuestro planeta.

Una esclarecedora conferencia de la que os dejamos el audio listo para escuchar.

 

 

 

Categories: General Tags:

Qué ver en el cielo durante el mes de abril

Martes, 5 de abril de 2016 Comments off

 

Como siempre que comenzamos estación, durante el primer mes el cielo comparte constelaciones con la estación anterior, en este caso el invierno, por lo que, hacia el horizonte oeste, podemos ver parte de Orión, Tauro o Géminis, por citar algunos ejemplos.

Si comparamos las estrellas que podemos ver hacia el sur durante la primavera, con las que hemos visto durante los meses de invierno, veremos que hay diferencia en el brillo. Mientras que en invierno tenemos gran cantidad de estrellas, y una buena parte de ellas son bastante brillantes (tendremos constelaciones fáciles de identificar), durante la primavera también tenemos un buen puñado de estrellas, pero la proporción de estrellas brillantes es baja. Esto hace que identificar las constelaciones características de primavera nos puede resultar un poco más complicado (que no difícil).

Imagen del programa de Planetario 'Energía para la vida'

Imagen del programa de Planetario ‘Energía para la vida’

La mejor forma de localizar estas constelaciones primaverales, es tomar como referencia a nuestra vieja conocida, la Osa Mayor, o mejor dicho, la parte posterior de la osa, lo que sería la cola de la misma, o bien el mango de la sartén o el tiro del carro. Las tres estrellas de la cola forman una curva que podemos continuar hacia abajo a la izquierda, hasta llegar a una estrella brillante de color anaranjado. Es Arturo, la estrella más brillante de la constelación del Pastor de Bueyes, también llamada El Boyero. Es una constelación de origen romano en la que Arturo es el comienzo de las piernas, y hacia arriba, como una especie de cometa tradicional, el resto del cuerpo con los brazos. Dado que es un pastor de bueyes, no un pastor en general, seguramente los bueyes no anden muy lejos. Efectivamente, los romanos veían los bueyes en las siete estrellas del carro de la Osa Mayor (si ya os ha costado ver algunas figuras en grupos de estrellas, imaginar un buey en una….). El pastor cuidaba de los siete bueyes del cielo. Resulta que ‘siete bueyes’ en latín, se dice septem (siete), triones (bueyes), por lo que esta parte del mundo donde se ven los “siete bueyes”, los “septem triones”, se conoce como hemisferios septentrional. Y el nombre de Arturo proviene, según algunos estudios, del griego Arct Oroi, que significa ‘el que guarda las osas’, ya que en la tradición griega, es el encargado de que las osas sigan persiguiéndose indefinidamente, manteniendo el movimiento de la esfera celeste.

Continuando la curva desde Arturo, llegamos a otra estrella brillante, no tanto como la anterior, aunque la más brillante de la zona. Se llama Espiga (Spica, en latín), y es la estrella principal de la constelación del zodíaco Virgo. Esta constelación, según algunas tradiciones, representaba a la diosa griega de la agricultura, Demeter, la diosa de la primavera. Sus estrellas principales, como Espiga o Vindemiatrix, marcaban a los agricultores de la antigüedad algunas de las principales épocas de labor del campo. Es una de las constelaciones más extensas del cielo, como también lo es, si recordáis, la Osa Mayor.

Hacia la derecha de Virgo y algo hacia arriba, podemos ver, justo debajo de la Osa Mayor, una conjunto de estrellas relativamente brillantes, una parte de las cuales parece tener la forma de una interrogante. Ese conjunto forma la constelación de Leo, el león de los trabajos de Hércules: el león del bosque de Nemea, al que nadie podía matar debido a su durísima piel y que aterrorizaba a los habitantes de la ciudad de Nemea. Hércules se enfrentó a la fiera sólamente con la fuerza de sus brazos, y durante la lucha, consiguió agarrarle del cuello y matarle. Según la leyenda, Zeus colocó al león en el cielo como constelación para ser recordado por las generaciones siguientes. Entre sus estrellas destacan Régulo y Denébola. La primera significa ‘el pequeño rey’, y en las tradiciones medievales, su aparición en el cielo anunciaba el nacimiento de un rey. Por su parte Denébola significa ‘la cola del león’.

Además, abril es el mes de la lluvia de estrellas de Las Líridas (006 LYR). Un fenómeno que puede contemplarse durante la tercera semana del mes y cuyo día de mayor actividad será el 22 de abril. Sin embargo, este año, la Luna llena hará difícil que podamos apreciarla.

Abril es el mes de las Líridas. Esta lluvia de estrellas podrá contemplarse durante la tercera semana de abril, aunque el día de mayor actividad será el 22 de abril; sin embargo, la luna llena dificultará que podamos contemplar con claridad los restos de este cometa que entrarán en la atmósfera a 47 kilómetros por segundo y con una media de 45 meteoros/hora. Por otro lado, sí que podremos observar el día 6 de abril, Venus y la Luna cual pareja. Habrá que esperar un poco antes del amanecer para ver cómo aparecen casi juntos por el este.
Y recordad, si tenéis cualquier tipo de duda o pregunta sobre observación, objetos o telescopios, no dudéis en escribirnos al planetario@museocienciavalladolid.es, o bien os esperamos en las sesiones del Planetario.

 

Planetario

Este sitio web usa cookies. Si continúas navegando o pulsas Aceptar, entenderemos que estás de acuerdo con ella. Puedes visitar nuestra Política de Cookies aquí.