Archivo

Archivo para septiembre, 2014

En 2º plano: las especies menos conocidas de la Cuenca del Duero

Martes, 23 de septiembre de 2014 Comments off

LA COLMILLEJA

Siguiendo la serie “En 2º plano”, hoy os traemos otra de las numerosas especies poco conocidas de la cuenca del Duero y que podemos encontrar en La Casa del Río: la colmilleja.

Ésta es una especie de ciprínido con nombre científico Cobitis paludica. Es de pequeño tamaño, ya que rara vez alcanza los 15 cm de longitud total. Su cuerpo es alargado, con cuatro filas de manchas oscuras y redondeadas. La cabeza también presenta pequeñas manchas oscuras y debajo del ojo existe una pequeña espina que le sirve par defenderse de los depredadores. Por su parte, la boca contiene tres pares de barbillas.

Uno de los ejemplares de colmilleja de la Casa del Río

Uno de los ejemplares de colmilleja de la Casa del Río

La colmilleja carece de vejiga natatoria por lo que no puede suspenderse en el agua y sus escamas son ovales, muy pequeñas y apenas perceptibles a simple vista.

Existe un dimorfismo sexual muy acusado. Los machos son de menor tamaño y con la línea lateral bien marcada. En la base del segundo radio de las aletas pectorales de estos aparece una lámina circular de la que carecen las hembras y que se denomina escama de canestrini.

Su distribución es muy amplia encontrándose en numerosas cuencas de ríos de la península y en alguna laguna. En nuestro entorno se puede encontrar en los afluentes del margen izquierdo de la cuenca del Duero, como puede ser el Pisuerga y en afluentes de éste, como el río Esgueva. Es un endemismo de la península Ibérica.

Esta especie vive en las partes medias y bajas de los ríos, con poca corriente y fondos de arena, grava y vegetación acuática.

Los adultos se alimentan principalmente de larvas de insectos, otros invertebrados, algas o detritos.

La época de freza se extiende desde el mes de mayo hasta julio, apróximadamente. Las hembras pueden poner hasta 1.400 huevos en varios períodos, alcanzando su madurez sexual a los 2 ó 3 años.

Sufren una regresión muy fuerte, habiendo desaparecido de varios ríos de las cuencas del Ebro y Guadalquivir principalmente. En algunas poblaciones existe una gran desproporción entre sexos a favor de hembras, fenómeno que denota su estado de peligro.

La ausencia de vejiga natatoria -que las hace estar normalmente en el fondo-, la fuerte regresión que están sufriendo y su pequeño tamaño  hacen de la colmilleja una especie de la cual hay poco conocimiento en general y no fácil de ver.

Si queréis observar de cerca algunos ejemplares de colmilleja, no dejéis de visitar La Casa del Río (cruzando la pasarela peatonal). Un lugar formado por acuarios y terrarios donde podréis observar éstas y otras especies de la provincia de Valladolid.

Más información: http://www.magrama.gob.es/es/biodiversidad/temas/inventarios-nacionales/cobitis_paludica_buen_1929_tcm7-286370.pdf

Víctor Blanco Guerra

Estudiante en prácticas del Grado de Ciencias Ambientales

Qué ver en el cielo el mes de septiembre

Miércoles, 3 de septiembre de 2014 Comments off

Durante el mes de septiembre, la observación del cielo no presenta grandes cambios con respecto a finales de agosto. Marte y Saturno sólo son visibles durante un corto período de tiempo después del anochecer, dentro de la constelación de Libra, por lo que deberemos darnos prisa si queremos observarlos. Por su parte, Júpiter sigue siendo visible -un rato- antes del amanecer. Ya sobre las 5.30 h se puede observar en el cielo, localizado en la constelación de Cáncer.

A primera hora de la noche, la visión de la Vía Láctea nos abre el apetito observacional. Si recordamos cómo utilizar este elemento como referencia, podremos encontrar las constelaciones de verano más destacadas.

Es llamativa la observación de los planetas Marte y Saturno, ya que ambos están, aparentemente, cerca en el cielo. A finales del pasado mes se pudieron observar muy cercanos, dentro de la constelación de Libra. Con el paso de los días, Marte se alejará cada vez más de Saturno en dirección a la constelación de Escorpio. En ese movimiento, y poco después del anochecer, se podrá observar cómo Marte se acerca a la estrella principal de Escorpio, Antares, situándose muy cerca de ella las noches del 27 y 28, por lo que, si el cielo está despejado, será un muy bonito conjunto para observar. ¡Cámaras fotográficas preparadas!

Se da la curiosidad de que Antares recibe su nombre precisamente de Marte, ya que Antares proviene del griego “anti Ares”, el rival de Ares (Marte para los antiguos griegos), debido a su brillo y color. Antares es una estrella de tipo súpergigante y de color rojo, un color y brillo que a los antiguos griegos les pareció que quería rivalizar con Ares.

Este mes, hay que recordar, que cambiamos de estación: dejamos atrás este verano tan peculiar en muchos aspectos, en cuanto a lo climatológico, y comenzamos el otoño el día 23 a las 4.29 h, hora peninsular. Un otoño que durará 89 días y 20 horas.

Capricornio-Acuario

Capricornio-Acuario

También podemos empezar a localizar, no sin cierta dificultad debido a su escaso brillo, algunas de las constelaciones otoñales, como son por ejemplo, Capricornio o Acuario. Podemos ayudarnos para su localización, a partir del ya conocido Triángulo de Verano, y de la fácilmente identificable constelación de Pegaso. En el espacio entre estos dos conjuntos de constelaciones, y hacia el horizonte, se pueden localizar, siempre que estemos en zonas oscuras, alejados de zonas iluminadas.

Y recordad, si tenéis cualquier tipo de duda o pregunta sobre observación, objetos o telescopios, no dudéis en escribirnos al planetario@museocienciavalladolid.es, o bien os esperamos en las sesiones del Planetario.

Planetario

Este sitio web usa cookies. Si continúas navegando o pulsas Aceptar, entenderemos que estás de acuerdo con ella. Puedes visitar nuestra Política de Cookies aquí.