Archivo

Archivo para Julio, 2013

“Descubriendo el cielo en el Hemisferio Sur” (II)

Viernes, 26 de Julio de 2013 Comments off

Orientación polo sur

Orientación polo sur

Existen dos formas de utilizar esta constelación para orientarse. Una consiste en prolongar la longitud del eje mayor de la cruz 4,5 veces y después imaginar una línea que desciende verticalmente hacia el horizonte, donde encontramos el polo sur.

La segunda manera consiste en imaginar una línea que une las estrellas α y β de centauri. Después se traza la mediatriz de esta línea y se alarga hasta cruzarse con la prolongación del eje mayor de la Cruz del sur. Desde el punto de unión de estas dos líneas se traza una vertical que nos indica la situación del polo sur.

Según la posición geográfica en que nos encontremos, se puede observar que cambia el trayecto del movimiento aparente de las estrellas. Este supuesto movimiento no es real, ya que se debe a la percepción que todos tenemos debido al movimiento de rotación terrestre y no a la presunta movilidad del sol y otras estrellas, que permanecen prácticamente fijas en el firmamento.


Las estrellas que ve un observador ubicado en uno de los polos terrestres (norte o sur) nunca desaparecen y siempre giran paralelamente al horizonte. Sin embargo, para un observador situado en el ecuador terrestre, las estrellas salen y desaparecen perpendicularmente al horizonte. Así como la trayectoria de las estrellas es diferente de una latitud a otra, también lo son las constelaciones que se pueden ver.


Imaginemos que nos encontramos en la latitud de Río de Janeiro, ¿qué podemos ver ahí en el mes de agosto? Esta increíble ciudad está situada cerca del trópico de capricornio, debajo del ecuador terrestre, a una latitud de 22° 54’ Sur aproximadamente. En esta posición la trayectoria de las estrellas no es ni completamente paralela ni completamente perpendicular al horizonte. Además, debido a su situación podemos observar tanto constelaciones del hemisferio sur, como algunas del norte.

Si dirigimos nuestra mirada al norte, muy cerca del horizonte vamos a ver las constelaciones del Boyero, Hércules, Lira y Cisne, situadas muy próximas entre ellas. Unas horas más tarde, ya de madrugada, aparecerá la constelación de Pegaso. Entre las constelaciones del sur se puede observar la Cruz del sur, la más pequeña con apenas 5 estrellas, pero la más importante y fácil de identificar.


La constelación de Centauro, cuya forma es un tanto complicada, se sitúa justo por encima de la Cruz del Sur, y representa una criatura con patas de caballo y cabeza de hombre. Justo al lado de Centauro se encuentra el Triángulo Austral, poco conocido pero fácil de identificar, pues está formado por 3 estrellas bastante brillantes. Cerca del Cenit (Zenith es el punto más alto del cielo) está Escorpio, una de las 12 constelaciones del zodíaco, también muy fácil de reconocer por su forma que se asemeja considerablemente a un escorpión con la cola preparada para el ataque. En el mes de agosto también podremos observar algún planeta como Venus, que aparece después de la puesta de sol ligeramente por encima del horizonte, y Saturno un poco más arriba y algo más tarde, cuando ha oscurecido completamente. Con un telescopio también podremos ver, muy cerca de la cola del escorpión, el cúmulo abierto M6, conocido por Cúmulo de la Mariposa por su semejanza con estos insectos. Asimismo, se puede observar el precioso cúmulo de estrellas llamado El joyero, en la constelación de la Cruz del Sur, con estrellas que presentan una gran variedad de colores como si fueran joyas. En esta misma constelación se encuentra el Saco de carbón, una nebulosa muy oscura que puede ser vista como una mancha negra en unos de los brazos de la Vía Láctea, incluso sin telescopio.


Allis Thuany Botelho de Freitas

Becaria del Cnpq- Brasil y estudiante de Física

“Descubriendo el cielo en el Hemisferio Sur” (I)

Viernes, 26 de Julio de 2013 Comments off

Las constelaciones son grupos de estrellas situadas en una zona del cielo nocturno y que en conjunto aparentan tener alguna forma. Es común, pero erróneo, que la mayoría de las personas piensen que las estrellas de una constelación tienen alguna relación entre ellas, lo que no es verdad, ya que en realidad están separadas por una gran distancia. Si pudiéramos ver estas mismas estrellas desde otra zona de la vía láctea, veríamos que la constelación adquiere otra forma. En total existen 88 constelaciones occidentales de la mitología griega, entre las cuales se incluyen las constelaciones zodiacales. En el hemisferio norte ya sabemos que podemos ver la Osa mayor, la Osa menor, Lira, Boyero, Orión, Toro, y muchas otras.

¿Y qué podemos ver desde el hemisferio Sur? También hay constelaciones muy conocidas y algunas de ellas muy importantes. Por ejemplo, Can Mayor, una de las más destacadas por la estrella Sirius, de magnitud -1,44 (en esta escala, cuanto mayor es la magnitud menor es el brillo de la estrella y viceversa) y también una de las más próximas a nosotros (8,6 años-luz), que supera el brillo de todas las demás. Según la mitología, Canis major era uno de los perros más grandes de Orión. En el cielo está situado a su lado, un poco por debajo, y la mitología cuenta que siempre le sigue.

El famosísimo Escorpión (Escorpio), que está situado en uno de los brazos de la Vía Láctea, es una constelación de fácil identificación, con una estrella súpergigante roja (Antares) que simboliza el corazón del escorpión. En la mitología hay muchas versiones de su historia, pero siempre están relacionadas con Orión. Estas historias nos cuentan que Orión fue un cazador muy cruel, por lo que escorpión acabó con él. Los dos fueron puestos por Zeus en el cielo, en lados opuestos para que nunca volviesen a enfrentarse. Cuando Orión desaparece en la bóveda celeste aparece escorpión, y viceversa, dando la sensación de estar inmersos en una persecución sin fin. En esta constelación existe un cúmulo de estrellas bastante conocido, que recibe el nombre de “Cúmulo de la mariposa” (cúmulo abierto M6) por tener la forma de este bonito insecto alado. Puede ser vista a través de un telescopio de mediano alcance (150-200mm de abertura de la lente), próxima a la cola del Escorpión.

Una de las constelaciones predominantes del cielo del Sur es Centauro, que según la mitología es una criatura con cabeza de hombre y patas de caballo. En esta constelación se encuentra la estrella más próxima a la Tierra después del sol, situada a 4,5 años-luz y llamada Alfa (α) de Centauri, una de las más brillantes de esta constelación. Al lado de Alfa está Beta (β) Centauri, y la línea imaginaria que une a ambas apunta hacia la Cruz del Sur.

Constelación "Cruz del sur"

Constelación "Cruz del sur"

La Cruz del Sur es la constelación más pequeña pero la más importante del hemisferio sur. Está compuesta solamente por 5 estrellas, una de las cuales, que es doble, recibe el nombre de “Estrella de Magallanes”, pues fue el marino Fernando de Magalhães en un de sus viajes quien denominó Cruz del Sur a esta constelación.

La cruz fue usada durante la navegación como una brújula más exacta que el sol. Este astro no es una referencia fiable pues ni siempre sale por el punto cardinal este, ni se pone por el oeste (hay una variación de 45°). En el hemisferio sur tampoco hay una estrella como Polaris, la estrella del norte, por eso la Cruz del Sur es un gran medio de orientación, pues es una constelación circumpolar, que siempre, cualquiera que sea su posición en el cielo, nos señala el polo sur celeste.

Allis Thuany Botelho de Freitas

Becaria del Cnpq – Brasil y estudiante de Física

Conferencias “Entre ríos anda el juego”

Miércoles, 24 de Julio de 2013 Comments off

Entre marzo y junio de 2013, el Museo de la Ciencia de Valladolid y la Confederación Hidrográfica del Duero organizaron el ciclo de Conferencias “Entre ríos anda el juego”. Charlas vinculadas a fechas destacadas desde el punto de vista ambiental e impartidas por diferentes expertos.

Ahora recuperamos para todos vosotros los podcasts de estas charlas. Inundaciones, especies invasores, sequía… ¡No tienen desperdicio!

“¿Se pueden evitar las inundaciones?”, Día Internacional de los Ríos

Francisco Javier Sánchez Martínez. Dirección General del Agua. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.



Huella hídrica: el agua virtual, el agua que no ves”, Día Mundial del Agua

Elena López – Gunn y Bárbara Willaarts, Observatorio Nacional del Agua (Fundación Botín).

“Sequía y cambio climático: una pareja peligrosa”, Día de la Tierra

Víctor Arqued Esquía, Subdirección de Planificación y Uso Sostenible del Agua. Dirección General del Agua. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

“Conviviendo por la biodiversidad en la cuenca del Duero”, Día Internacional de la Diversidad Biológica

Raúl de Tapia Martín. Red de Custodia del territorio de Castilla y León.

“Especies invasoras, ¿alienígenas en la cuenca del Duero?”, Día Mundial del Medio Ambiente

Noelia Sánchez Elena. Confederación Hidrográfica del Duero; y José Antonio García Alfonso, Museo de la Ciencia de Valladolid

¿Qué quieres saber de la sabana? (II)

Miércoles, 17 de Julio de 2013 1 comentario

Mitos de la sabana

Para continuar hablando de la sabana, en esta ocasión vamos a desmentir algunas de las ideas que de ella se tienen, y que se han extendido hasta el punto de convertirse en verdaderos mitos.

Gracias a Internet, disponemos de un medio al alcance de nuestra mano donde encontramos aquéllo que queremos saber. Sin embargo, no debemos hacer caso a todo lo que aparece en la red, dado que mucha de la información que se presenta es falsa y genera un conocimiento erróneo. Es por esto, que presentamos algunos de los “mitos” o creencias populares más extendidas por el mundo de Internet, relacionados con la sabana y algunos de los animales que la integran.

Imagen de la exposición "Señores de la sabana y otros animales salvajes" del Museo de la Ciencia

Imagen de la exposición "Señores de la sabana y otros animales salvajes" del Museo de la Ciencia

En primer lugar, si oímos hablar de sabana inmediatamente pensamos en aquel paisaje presente en África, escenario de numerosas películas y documentales. Pero, ¿sabías que no existe únicamente sabana en África? Este bioma no es exclusivo de una sola región en el mundo, puesto que encontramos paisajes sabanoides en Brasil, Venezuela, Colombia, la India y norte de Australia.

Adentrándonos en la sabana nos toparemos con animales como el elefante, característico por sus grandes “colmillos”. Es aquí, donde encontramos otro de los errores más extendidos, y es que los famosos colmillos de los elefantes reciben este acrónimo por su parecido con aquéllos, pero no son más que la prolongación de los segundos incisivos superiores y no de los caninos, como se viene creyendo tradicionalmente.

Y de un animal con colmillos pasamos a otro con cuernos: el rinoceronte. Si buscamos la composición de los cuernos del rinoceronte, encontraremos en muchas páginas que están formados por hueso. Esto es completamente falso. Los cuernos de los rinocerontes no son estructuras óseas, sino que están compuestos por numerosos pelos que se encuentran densamente comprimidos.

Si seguimos caminando por la sabana, nos encontraremos con un animal que nos hará levantar la vista. Se trata de la jirafa. En numerosas webs de curiosidades encontraremos una que nos llamará especialmente la atención: “la jirafa es el único mamífero que no tiene cuerdas vocales, por lo que es completamente muda”. Esta afirmación no es del todo cierta. Es verdad que nos encontramos ante el único mamífero que no posee cuerdas vocales, pero eso no le impide emitir sonidos. El que para nuestros oídos parezcan completamente mudas, se debe a que las jirafas emiten un sonido por medio de sus pulmones que no es audible para los seres humanos, lo que les permite comunicarse entre ellas por medio de infrasonidos.

Por último, para finalizar nuestro particular recorrido por la sabana, hablaremos de un mito acerca de los avestruces, y es que ¿quién no ha visto en alguna película a un avestruz enterrar la cabeza? Esta creencia generalizada es completamente falsa, pues los avestruces nunca llegan a enterrar la cabeza. Lo más que hacen es agacharla a ras del suelo con el fin de pasar desapercibidas o simular un arbusto.

En la exposición “Señores de la Sabana y otros animales salvajes”, que permanecerá en la sala temporal del Museo de la Ciencia hasta el mes de marzo de 2014, te mostramos algunos de los animales anteriormente citados. Además, podéis mandarnos todas vuestras dudas relacionadas con la sabana a través de nuestro facebook, tuenti y twitter. Más información en nuestra web.


Silvia Rivera Gonzalo

Licenciada en Biología

Qué ver en el cielo durante el mes de julio

Viernes, 12 de Julio de 2013 Comments off

En este comienzo del verano todavía podemos recordar algunas de las constelaciones de primavera que podrían servirnos de referencia para localizar algunas de verano. Es el caso de El Boyero (recordad cómo se encontraba). Su estrella principal, Arturo, sigue siendo de las más brillantes del cielo, por lo que situarla es fácil.

Imagen de las sesión de Planetario "Leo y el arte"

Imagen de las sesión de Planetario "Leo y el arte"

Más a su izquierda tenemos una especie de mariposa que, junto a algunas estrellas más, forma la constelación de Hércules, el “Hombre Arrodillado”, el gran héroe. De los doce trabajos que realizó, algunos, según la leyenda, están en el cielo como constelaciones para ser recordados. Ya vimos las constelaciones de Leo, Cáncer o el Dragón.

En la parte alta del cielo tenemos un viejo conocido, es el Triángulo de Verano, formado por las estrellas más brillantes de tres constelaciones: Vega (de la Lyra), Altair (del Águila) y Deneb (del Cisne). Cisne es al animal en que se convirtió Zeus para seducir a Leda, y Águila sería una de las aves estínfalas contra las que luchó Hércules, mientras que Lyra (Lira) representaría el instrumento de Orfeo, con el que componía una música que agradaba a los dioses. La Vía Láctea que atraviesa el triángulo es uno de los objetos más bellos e impresionantes del verano, especialmente cuando observamos de lejos zonas con luz y en noches sin Luna.

Siguiendo la Vía Láctea hacia el horizonte sur, nos encontramos en ella un abultamiento. Es el centro de nuestra galaxia. Muy cerca podemos observar con prismáticos, gran cantidad de conjuntos de estrellas, llamados cúmulos globulares, unos con más estrellas que otros. A la derecha del centro galáctico se sitúa la constelación del Escorpión (Scorpio), que representa un escorpión con la cola preparada para atacar. Su forma es una de las más sencillas. Destaca su estrella principal, Antares, una estrella de tipo súpergigante de color rojo, un color que se puede apreciar muy fácilmente a simple vista.

A la izquierda tenemos la constelación de Sagitario, que representa una figura un tanto complicada, un centauro con arco y flecha. Si tenemos en cuenta que, al menos desde aquí, queda bastante bajo con respecto al horizonte, con lo que se reduce el brillo de las estrellas, y que la mayor parte de las estrellas que componen la constelación son bastante poco brillantes, el reconocer la figura completa en el cielo es una tarea un tanto complicada. Por ello se ha creado una figura sencilla con las estrellas brillantes de la constelación: una tetera. Por ello hablamos de la “tetera de Sagitario”.

Dentro de los objetos fáciles para la observación, tenemos la cabeza del Cisne, la estrella Albireo. Se sitúa dentro de la franja de la Vía Láctea, hacia el centro del llamado “Triángulo de Verano”. Esta estrella es en realidad una estrella doble, aunque no sabemos con certeza si están gravitacionalmente unidas. Si es así, tardarían en dar una vuelta, una a la otra, en torno a 75.000 años. Con pequeños instrumentos es fácil separarlas y observar la diferencia de brillo entre las dos componentes, así como su color, amarillo-anaranjado para la más brillante, azulado para la compañera. Es realmente una pareja inolvidable.

Hacia la derecha del Triángulo de Verano, y antes de tropezarnos con el Boyero, tenemos la constelación de Hércules, el héroe. Ya os comentábamos que en cielo se puede ver la parte más brillante como una mariposa. Hacia la parte de arriba, en el borde de la derecha, se puede observar con prismáticos un objeto con forma esférica y brillante. Es un cúmulo globular llamado M13. Con pequeños telescopios podemos observar que está compuesto por una enorme cantidad de estrellas. Los cúmulos globulares son objetos muy viejos casi tan viejos como nuestra galaxia, y se encuentran situados en una región llamada halo, que rodea el centro de la galaxia. Así que si dirigimos el telescopio hacia esa zona y alrededores (recordad que el centro se sitúa entre las constelaciones de Escorpio y Sagitario), podremos encontrar unos cuantos.

Y recordad, si tenéis cualquier tipo de duda o pregunta sobre observación, objetos o telescopios, no dudéis en escribirnos al planetario@museocienciavalladollid.es, o bien os esperamos en las sesiones del Planetario.

Este sitio web usa cookies. Si continúas navegando o pulsas Aceptar, entenderemos que estás de acuerdo con ella. Puedes visitar nuestra Política de Cookies aquí.