Archivo

Archivo para Junio, 2013

Cuando calienta el sol…

Miércoles, 26 de Junio de 2013 Comments off

Esa gran bola de fuego que está en nuestro cielo, siempre nos ha traído de cabeza;  primero que si día y noche, luego que si giraba alrededor de quién, y otros asuntos que los astrofísicos y demás sabios se esfuerzan por seguir resolviendo.

Imagen de una playa

Imagen de una playa

Las modas relacionadas con el astro rey han ido cambiando a lo largo del tiempo. A finales del siglo XIX y principios del XX, tener la piel blanca era señal de riqueza y buena vida. Sólo los trabajadores que estaban expuestos al sol, por pura necesidad, tenían la piel morena. Pero al ritmo que los hábitos de vida y la moda femenina fueron cambiando, diseñadores como Balenciaga y Coco Chanel, punteros a principios del siglo XX, empezaron a ampliar escotes y recortar faldas. Ahora lo ‘chic’ era estar un poco morenita.

En los años cincuenta la moda del bronceado empezó a ganar adeptos. Las playas se llenaron de sombrillas y los potenciadores del moreno eran imprescindibles, hasta el aceite de oliva valía. Al llegar los años 70, con la revolución del bikini, un rayo de sol le trajo el amor a Los Diablos, entonces no se conocían los efectos nocivos de este astro en la piel. Pero 40 años después, dermatológicamente hablando, broncearse ya no está de moda.

Una peligrosa adicción

Para comentar los efectos del sol en la piel, es necesario distinguir los tres tipos de radiaciones solares: A, B y C. Los primeros son los más frecuentes, afectan al envejecimiento de la piel y provocan cambios de pigmentación y arrugas. Los UVB no llegan con tanta intensidad a la Tierra, pero son los más nocivos y los responsables del cáncer de piel. Por último, los de tipo C, los más energéticos, no llegan a la Tierra porque, afortunadamente, son absorbidos por la atmosfera y retenidos por ella.

Cuando tomamos el sol, el cuerpo genera endorfinas, las llamadas hormonas del bienestar. Ellas son las culpables, junto a la moda, de nuestra adicción a estar morenos.

Sin embargo, lo que se desconoce es que cuando la piel adquiere ese tono cobrizo que tanto gusta, es por una respuesta celular. Al recibir la radiación ultravioleta, como forma de defensa, las células generan melanina, un pigmento que se transfiere a la  epidermis y es el responsable del color que adquiere el cuerpo. Ésta es una sustancia protectora natural, que absorbe los rayos ultravioletas y evita que se dañen las células vivas; es decir,  las células afectadas por la radiación se ‘suicidan’ para que sus genes defectuosos no traspasen a las células hijas. Pero cuando se produce una irradiación excesiva la piel se quema, indicando que se han producido muchas mutaciones y el ‘suicidio’ de muchas células, lo que supone que muchas de las lesionadas por los rayos ultravioleta son incapaces de desaparecer y a largo plazo pueden dar lugar a un cáncer de piel.

Para los dermatólogos lo ideal sería que la gente no tomase el sol, pero eso es muy difícil, por lo que es importante seguir unas pautas para hacerlo de la mejor forma posible.

1-     Es importante conocer el fototipo de piel de cada persona. Cada piel tiene características diferentes y la tolerancia al sol de cada una es distinta.

2-    Se recomienda no tomar el sol entre las 12:00 y las 16:00 horas, puesto que cae de lleno.

3-    Utilizar un buen filtro solar. La Unión Europea determina cuatro categorías de protección: muy alta, alta, media y baja. Además, todos deben proteger tanto de los UVA como de los UVB. El número del factor indica el grado de protección, o cuánto se prolongará en condiciones ideales la exposición sin quemaduras. Por ejemplo, si una persona se quema después de una exposición de 20 minutos, con un factor 20  tardaría 20 veces más, es decir, 400 minutos. De todas formas, el filtro no sustituye al sentido común de cada persona. La tendencia general es que si la persona no se quema, está más horas al sol, por lo tanto recibe más rayos UVB y sufre las consecuencias. Ningún filtro impide el acceso total de los rayos solares.

4-     No es recomendable que los niños menores de 3 años se expongan directamente al sol, debido a que su piel es extremadamente vulnerable.  Se recomienda gafas anti-UV, un sombrero de ala ancha, una camiseta y protección solar alta en la piel expuesta.

Cabinas de rayos UVA

La gran importancia que se da a la estética en nuestros días ha contribuido al auge de las cabinas de rayos UVA. Broncearse en estos aparatos tiene una ventaja indiscutible: poder mantener un tono de piel dorado durante todo el año con un método limpio, rápido y efectivo. Sin embargo, hay que usarlas con cabeza y en su justa medida. Por ello algunos dermatólogos los desaconsejan ya que, en exceso, agotan los sistemas de autodefensa de la piel y producen fotoenvejecimiento cutáneo. Lo importante es tomar siempre precauciones. Acudir a centros de probada calidad, ponerse siempre protección solar o no excederse en los tiempos de exposición recomendados son algunos de los consejos.

Relatos ganadores del certamen literario “La Ciencia y tú: 10 años de Ciencia”

Lunes, 24 de Junio de 2013 Comments off
Celebración 10º aniversario del Museo de la Ciencia

Celebración 10º aniversario del Museo de la Ciencia

Por tercer año consecutivo, el Museo de la Ciencia de Valladolid y El Norte de Castilla convocaron el mes de abril de 2013 el certamen literario “La Ciencia y tú”.  Una edición  que tuvo como tema “10 años de Ciencia” y en el que se han diferenciado tres categorías: general, mayores de 16 años; infantil y juvenil, menores de 16; y premio especial, para el mejor relato relacionado con el Museo.

De entre todos los textos recibidos, sólo 3 consiguieron alzarse con los premios: Rosana  Largo, Julia Calañas y Víctor Manuel del Pozo. La entrega de trofeos tuvo lugar el 30 de abril, coincidiendo con la celebración del 10º aniversario del Museo de la Ciencia. Un evento al que asistieron familiares e invitados, y  en el que se dieron cita  importantes personalidades: el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva; el director general de El Norte de Castilla, Ignacio Pérez; el juez y escritor, Ignacio Martín Verona; y la escritora, Marisol Ortiz de Zárate.

¿Queréis leer los relatos premiados? ¡Ya están disponibles en nuestro blog!

Premio de la categoría de adultos: “Currículum Vitae”, de Rosana Largo Rodríguez años.

Premio de la categoría infantil: El Museo de la Ciencia y yo”, de Julia Calañas Prieto (13 años).

Premio especial para el relato de tema vinculado al Museo: “10 años sin fantasmas”, de Víctor Manuel del Pozo Gómez

Premio categoría especial del concurso “La Ciencia y tu”: “10 años sin fantasmas”, de Víctor Manuel del Pozo Gómez

Lunes, 24 de Junio de 2013 Comments off

Premio de la categoría especial del concurso literario “la Ciencia y tú: 10 años de Ciencia”: “10 años sin fantasmas”, de VÍctor M. del Pozo. Entrega el premio el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva; y el director general de El Norte de Castilla, Ignacio Pérez.

RELATO:

Víctor Manuel del Pozo recoge el premio.

Víctor Manuel del Pozo recoge el premio.

Han pasado ya diez años desde que los fantasmas se fueron. En realidad nadie notó nunca su presencia en caso contrario, nadie hubiese apostado nunca por mí.

Resulta fácil imaginarme allí abandonado, olvidado, en la más absoluta indigencia y con la única compañía de las ratas, y claro está, los fantasmas.

Eran dos, Herminio, el antiguo portero de la fábrica cuyo espíritu se negó a abandonar el edificio después de aparecer muerto a la mañana siguiente de una noche de guardia, y Matilde, víctima de aquel desagradable accidente… mejor no hablar de eso.

Mi relación con ellos era cordial. Nunca tuvieron intenciones hostiles, sino más bien buscaban compañía, al igual que yo. Teníamos demasiado en común. Habíamos sido olvidados por el mundo, y éramos presa fácil de la soledad.

Los días pasaban en procesión, todos igual de grises, hasta el día en que llegaron aquellos hombres. Personajes trajeados, con cascos amarillos, aparecieron una mañana y comenzaron a recorrer todas y cada una de las habitaciones.

Pronto vino la época de las excavadoras, los albañiles, pintores y demás obreros. Para entonces, Herminio y Matilde ya se habían ido. No se despidieron, simplemente un día sin más empecé a extrañar su presencia que antaño tanto me incomodaba.

Poco a poco el proyecto fue tomando forma. ¡Estaban ocurriendo demasiadas cosas para poder estar pendiente de todas ellas! Por doquier iban instalándose luces, placas informativas o maquinas a las que ellos llamaban “Experimentos”. Un sistema solar de plástico, un embalse en miniatura, un planetario electrónico… ¡Aquello era increíble!

El día de la gran inauguración todo el mundo rebosaba alegría. El optimismo se respiraba en el ambiente. Un centenar de personas esperaba ansiosa a la apertura para poder contemplar el resultado de aquello de lo que tanto se hablaba en la ciudad.

Como decía, han pasado diez años de todo aquello. La soledad y el abandono que antaño me rodeaban han sido remplazados por la contagiosa risa de los escolares.

Debo confesar que antaño muchas veces vi segura mi muerte, mi desaparición. Un derrumbe, una demolición. Sin embargo, ahora me siento nuevamente querido, valorado. Soy una parte importante de esta ciudad. Soy el Museo de la Ciencia.

Premio categoría infantil del concurso “La Ciencia y tu”: “10 años de Ciencia”, de Julia Calañas Prieto

Lunes, 24 de Junio de 2013 Comments off

Premio de la categoría infantil/juvenil del concurso literario “la Ciencia y tú: 10 años de Ciencia”: “10 años de Ciencia”, Julia Calañas Prieto. Entrega el premio la escritora, Marisol Ortiz de Zárate.

RELATO:

Julia Calañas Prieto recoge su premio

Julia Calañas Prieto recoge su premio

La ciencia. Yo creo que es una de las cosas que más rápido evoluciona. Hay veces que las cosas cambian tan lentamente que ni siquiera nos damos cuenta, pero la ciencia en estos últimos diez años ha cambiado tanto y tan rápido nuestras vidas que ha pasado lo contrario a lo que he escrito antes: ha sido tan rápido que no nos damos cuenta de la cantidad de cosas nuevas que podemos hacer con ella cada día.

Por esta razón creo que es una buena idea recordarlo con el décimo aniversario del Museo de la Ciencia de Valladolid. La verdad es que para la ciencia diez años son un tiempo en el que se hacen un montón de avances que cambian la vida de las personas haciéndola mucho más cómoda y fácil. Desde el correo electrónico con Gmail o Yahoo! al Tuenti, Facebook o Twitter, cosas con las que la mayoría de adolescentes aseguran que no pueden vivir. El WhatsApp, Line… cada vez resulta más fácil comunicarse con la gente.

Pero no nos damos cuenta por lo rápido que pasamos de tener una cosa a otra. Los que más lo notan son las personas mayores, que si “no manejo las modernidades de ahora” o “ayúdame con esto”, “eso en mis tiempos no lo teníamos”… ¿Quién no lo ha escuchado alguna vez? Mi vida ha cambiado un montón gracias a las nuevas tecnologías y los avances… De tener correo electrónico y comunicarme con mis amigas casi de mes en mes, he pasado con el WhatsApp a estar en contacto con ellas todo el día. De no poder practicar cosas que me hacían falta de algunas asignaturas he pasado a poder buscarlas en Internet, en páginas web… Incluso las clases las damos con proyector, cañón y ordenador, ahora captan más la atención de los alumnos (lo digo por experiencia, me lo estoy pasando mucho mejor en clase y aprendo más).

Pero aparte de eso, la ciencia avanza en más campos: la medicina, por ejemplo. Las vacunas nuevas son más rápidas y hay mucha menos gente que muere por enfermedades. Gracias a tan sólo diez años de ciencia. ¿Cuánto más se podrá inventar en otros veinte años o treinta? No se sabe, nadie lo sabe, pero, curiosamente, todos creemos, esperamos y, de alguna forma, sabemos que todo va a cambiar más en un mundo ya sumergido de lleno en la tecnología.

Premio categoría de adultos del concurso “La Ciencia y tu”: “Currículum vitae”, de Rosana Largo Rodríguez

Lunes, 24 de Junio de 2013 Comments off

Premio de la categoría de adultos del concurso literario “la Ciencia y tú: 10 años de Ciencia”: “Curriculum Vitae”, de Rosana Largo Rodríguez años. Entrega el premio el juez y escritor,  Ignacio Martín Verona.

RELATO:

Nombre y apellidos: Scientia Empírica DNI: 3,1415926 letra PI,

Localidad de nacimiento: Universal, provincia (mente humana)

Estado civil: Actualmente soltera, divorciada de la pseudociencia.

Domicilio sinyugal: C/ Deducción nº A = B B= C C= A ( este es mi portal, hay muchos juntos).

Formación académica: Licenciada en medicina, astronomía, biología, física y química, antropología y geología, aunque he estudiado también otras materias que podrán descubrir si tienen el gusto de conocerme.

Nivel superior de informática, con una amplia formación tecnológica-matemática y de gestión, programación, hardware, software, lenguajes computacionales…

Hábil manejo con el Whatsapp, especialista en lo último de lo último en mensajería móvil, la criptografía juvenil, ya saben (tq, un x), hay que llegar a todos los públicos.

En cuanto al salario que he ido ganando a lo largo de mi generosa trayectoria laboral se deduce en un capital intelectual, que espero que ustedes no disminuyan a tenor de esta devastadora crisis.

No me consideren materialista por favor, en lo que a materia se refiere, tengo que dar la razón al viejo Peter Higgs, que en la década de los sesenta propuso el llamado mecanismo de Higgs, para explicar el origen de la masa de las partículas elementales, me alegro de que el año pasado tuviera un merecido reconocimiento.

Me caracterizo por ser muy sociable, ya saben muy amigo de mis amigos y todo eso que esta tan de actualidad, entre mis amistades se encuentran Facebook, que siempre ha dado la cara por mí y Twitter que es más jovencito, ambos se conocieron no hace tanto.

La premiada Rosana Largo recoge su trofeo.

La premiada Rosana Largo recoge su trofeo.

Hace unos años he estado muy enferma pero no por eso he dejado de trabajar insaciablemente durante más de dos décadas, en busca de una vacuna eficaz para mi enfermedad, y por fin EUREKA!!!! Que diría mi viejo amigo Arquímedes, en Tailandia, donde se desarrolló el primer plan nacional de desarrollo contra el SIDA, inspire a unos colegas de profesión para dar aliento a los muchos enfermos que padecen esta dura enfermedad. Se trata de la vacuna RV144, es curioso ¿verdad? empieza como mi número de teléfono.

Estos últimos 10 años de mi vida han sido muy intensos, me gustaría no acudir al paro intelectual, sería un paso hacia mi extinción. Espero que con mi amplia dedicación al estudio y con todos los títulos y reconocimientos obtenidos a lo largo de mi carrera intelectual, no tenga que hacer las maletas y emigrar a otro país.

Pónganse en contacto conmigo en horario laboral y no laboral, mi telf.: 983144300

UN SALUDO CORDIAL

¿Qué quieres saber de la sabana? (I)

Viernes, 14 de Junio de 2013 Comments off

¿Los leones son exclusivos de África?

Es una pregunta que podríamos hacernos cuando intentando no caer en los brazos de Morfeo, vemos en duermevela alguno de los numerosos documentales sobre leones africanos que se emiten a la hora más soporífera del día, la de la siesta. Los leones también son animales de siesta, de hecho se pasan la mayor parte del día durmiendo, pero, ¿sólo hay leones en África? La respuesta es no, ya que existe una subespecie (Panthera leo persica) que vive en Asia, concretamente en la región del bosque de Gir, en el estado indio de Gujarat. Separada geográficamente del león africano hace 100.000 años, lo que en términos de evolución es muy poco tiempo, esta subespecie de félido comparte muchos caracteres morfológicos con su homólogo de la sabana. Sin embargo, existen sutiles diferencias entre ambos leones que nos permitirán diferenciar cuál es cual.

El león asiático es de un tamaño ligeramente menor que el africano, además los machos poseen una melena más rojiza y corta, lo que permite que los pabellones auriculares sobresalgan entre el pelaje, mostrándose siempre visibles. En los codos presenta un mechón de pelos, al igual que su pariente africano, siendo más largos y prominentes en el caso del león asiático. Un rasgo definitorio es el pliegue longitudinal que presentan los felinos del Gir en la piel del vientre, característica que rara vez se observa en los leones africanos.

A nivel esquelético también existen algunas diferencias, como la presencia de un foramen infraorbitario bifurcado (dos orificios por donde pasan los nervios y vasos sanguíneos hacia los ojos) en el 50% de los leones asiáticos, mientras que en el 100% de los africanos este foramen es simple. Además, la cresta sagital está más desarrollada en el león asiático y el área post-orbital es más corta que en su pariente africano.

Ejemplar de león asiático expuesto en el Museo de la Ciencia

Ejemplar de león asiático expuesto en el Museo de la Ciencia

Desde el punto de vista ecológico y del comportamiento también existen algunas diferencias, como el menor tamaño de las manadas formadas por leones asiáticos, lo que está relacionado con el hábitat boscoso que ocupan y un menor tamaño de las presas, o el carácter solitario de los machos del Gir, en contraposición con la integración de los machos africanos en los grupos mixtos de hembras, inmaduros y cachorros.

Mientras que en 1936 la población de león asiático se situaba en 287 individuos, en 2010 se censaron 411 ejemplares en libertad, un notable aumento de efectivos fruto de la puesta en marcha en 1965 del Programa de Conservación de la Fauna para el León Asiático, aunque, no obstante, sigue siendo considerado uno de los carnívoros más amenazados del mundo, estando catalogado como en Peligro de Extinción en la lista roja de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza). No en vano, esta subespecie se enfrenta a múltiples problemas, como la competencia con la creciente población humana asentada en el Gir, la pérdida de hábitat natural, la aparición de nuevas enfermedades víricas, o la caza furtiva.

En la exposición “Señores de la Sabana y otros animales salvajes”, que permanecerá en la sala temporal del Museo de la Ciencia hasta el mes de marzo de 2014, tienes la oportunidad de observar muy de cerca ejemplares naturalizados de ambas subespecies. ¿Te vienes a buscar las diferencias?

Qué ver en el cielo el mes de junio

Martes, 11 de Junio de 2013 Comments off

Poco a poco va pasando el tiempo, y parece que fue ayer cuando brindábamos por el nuevo año… y ya estamos casi a la mitad de él. Pero al fin, parece que llegarán las temperaturas más cálidas, noches más cortas, y el tan deseado, al fin, comienzo del verano.

Suponemos que habréis disfrutado, lo posible, del famoso “baile de planetas” que tuvimos a finales del mes pasado, y del que os dimos cuenta en nuestra anterior entrada. Todo un espectáculo celeste. Desde aquí también queremos agradecer públicamente a todos aquellos que nos habéis enviado imágenes de esta conjunción para nuestra “Caza Fotográfica”.

Bien, hemos repasado constelaciones, mitología y algunos de los objetos celestes más destacados y sencillos del cielo. Ahora, vamos con algunas aclaraciones para terminar la primavera. Os decíamos el mes anterior, que al hablar de galaxias en primavera, entrábamos ya en temas de ordenación y estructura del Universo. Puede resultar algo complejo de comprender así de primeras, pero no lo es.

El Universo se ordena siempre de lo sencillo a lo complejo: desde la estructura más sencilla de las partículas subatómicas, pasando por las células de nuestro organismo, las rocas de una montaña, las nebulosas estelares, hasta los conjuntos de galaxias. Aplicando esto a nuestro entorno estelar, podríamos resumir que las estrellas que se ven en el cielo desde cualquier parte del mundo, están dentro de nuestra galaxia, la Vía Láctea. A su vez nuestra galaxia, junto con la galaxia de Andrómeda (la más cercana a nosotros), y otras treinta galaxias más, forma lo que se denomina el Grupo Local, algo así como nuestro “vecindario galáctico”. Nuestro Grupo Local, junto con otros, forma el Supercúmulo de Galaxias de Virgo (llamado así por encontrarse, aparentemente, en la dirección de esta constelación). La mayor parte de las galaxias que componen nuestro Grupo Local son satélites de otras más grandes. Debido a las fuerzas de gravedad existentes en el conjunto, la galaxia de Andrómeda y nuestra galaxia se atraen, lo que provocará una colisión entre ellas dentro de unos 3.000 a 5.000 millones de años.

A su vez, el Supercúmulo de Galaxias de Virgo tiene la forma de un disco plano con un diámetro aproximado de 200 millones de años-luz. Lo componen alrededor de cien cúmulos y grupos de galaxias. A su vez los supercúmulos se agrupan en hipercúmulos, filamentos galácticos o lo denominado “Grandes Muros”…. Pero esto es otra historia.

Regresando a lo nuestro, lo que es la observación sencilla, podemos apreciar cómo en este mes, las constelaciones primaverales ya van declinando claramente hacia el oeste para dar paso por el este a las constelaciones estivales. Todavía de primavera, es muy recomendable echarle un ojo a una de las estrellas de la constelación del Dragón (ya sabéis, situada entre las constelaciones de Osa Mayor y Osa Menor). Se llama Kuma (ν Draconis, letra griega que se dice “ni”), y es una preciosa estrella doble, visible con prismáticos, cuyas componentes son dos estrellas blancas.

O también podéis buscar μ Cephei (Mu Cephei), en la constelación de Cefeo, llamada la “estrella granate”, por su intensísimo color rojizo.

Estrella Kuma

Estrella Kuma

Estrella Mu Cephei

Estrella Mu Cephei

Y, ¡¡recordad!! Todavía se puede ver al atardecer el planeta Mercurio cerca del Oeste, y algo más abajo, mucho más brillante, y cada día más alto, el planeta Venus.

Además, si tenéis cualquier tipo de duda o pregunta sobre observación, objetos o telescopios, no dudéis en escribirnos al planetario@museocienciavalladolid.es, o bien esperarnos en las sesiones del Planetario.

Este sitio web usa cookies. Si continúas navegando o pulsas Aceptar, entenderemos que estás de acuerdo con ella. Puedes visitar nuestra Política de Cookies aquí.