Archivo

Archivo para Noviembre, 2012

Días de niebla

Jueves, 29 de Noviembre de 2012 Comments off

A estas alturas del año ya hemos amanecido varios días envueltos en niebla, lo que, por otra parte, es inherente a los inviernos vallisoletanos. No son raros los diciembres y eneros en los que la capital ‘desaparece’ durante varios días consecutivos, bajo un velo denso que se aferra a lo más hondo del valle del Pisuerga. La niebla puede dar un toque de misterio y un encanto especial ‘si no se abusa de ella’, pero su continuidad en el tiempo hace más difíciles de sobrellevar los ya incómodos inviernos castellanos. Pero, ¿qué son las nieblas?, y ¿por qué son tan frecuentes en Valladolid?

Vistas desde el Museo de la Ciencia un día de niebla

Vistas desde el Museo de la Ciencia un día de niebla

Las brumas o nieblas se producen cuando el vapor de agua que hay en el aire se condensa a nivel del suelo. Es el mismo proceso por el que se forman las nubes, pero ocurre a menor altura. En función de la causa que provoca esa condensación podemos hablar de distintos tipos de nieblas. La ciudad de Valladolid está ubicada en el valle fluvial del río Pisuerga, donde se producen frecuentes episodios de inversión térmica, quedando capas de aire frío atrapadas a nivel del suelo por debajo de una capa de aire caliente. Lo normal es que el aire caliente se sitúe por debajo del aire frío, pero en situaciones de escasa circulación atmosférica y ambiente frío, el descenso rápido de la temperatura del suelo provoca el enfriamiento y captura del aire en cotas bajas.

Si el aire contiene mucha humedad, algo que ocurre con mayor frecuencia en los valles de grandes ríos, el vapor de agua se condensa por la bajada de temperatura formándose las nieblas, que en ausencia de movimiento de aire (anticiclones) se hacen muy persistentes. Si no tuviéramos bastante con la ausencia de visibilidad y el ambiente generalizado en tonos grises de los días de niebla, además hay que contar con la posibilidad de que aparezcan cencelladas y escarchas, producidas por la formación de cristales de hielo sobre las superficies sólidas. El tener que rascar el parabrisas del vehículo por las mañanas es una consecuencia de este fenómeno.

Lo normal es que la niebla desaparezca a las pocas horas de salir el sol, cuando éste calienta la superficie del suelo, pero si concurren determinadas condiciones atmosféricas puede permanecer durante varios días, para desdicha de aquéllos que gustan de la luz y los paisajes policromáticos.

Sin embargo, no todo son ‘peros’ para las nieblas, ya que en ocasiones reportan algunas ventajas. Tal es el caso de las nieblas que se producen en zonas con escasa precipitación, ya que en este caso la vegetación aprovecha la condensación a baja altura para captar el agua que necesitan, en un proceso denominado criptoprecipitación o lluvia oculta.

Observación astronómica y contaminación lumínica

Viernes, 23 de Noviembre de 2012 Comments off

Cuando queremos observar el cielo de una forma adecuada, debemos de alejarnos de ciudades y zonas de luz tanto como podamos, ya que sólo así podremos apreciar mejor toda la belleza del cielo nocturno. Pero no siempre podremos ir a los mejores lugares para la observación, así que deberemos adaptarnos a lo que se pueda ver.

Para que os hagáis una idea de lo que se puede, y cómo se puede ver, os mostramos a continuación algunas fotografías que nuestro compañero Carlos Coello, Planetarista del Museo, ha tomado en las cercanías de Valladolid, más exactamente, desde La Cistérniga, el pasado día 7 de Noviembre. Para poder realizar éstas imágenes, ha utilizado una cámara fotográfica tipo réflex, en este caso réflex digital, aunque también con las de carrete se pueden realizar buenas tomas. Sin embargo, las cámaras compactas digitales no nos sirven porque la luz de los objetos celestes, salvo la Luna, es muy débil, y necesita de una sensibilidad mayor, así como de un  tiempo de exposición (tiempo en el que el obturador está abierto y permite la entrada al sensor digital de la cámara) mayor que el que éstas permiten.

Cerca de zonas de luz, no sólo se nos permite captar mejor algunos elementos del cielo, sino también la luz que emiten hacia el firmamento las luminarias urbanas. Por ello, en las fotografías, el cielo no es oscuro, sino anaranjado.

Acompañamos los comentarios de las diferentes imágenes con imágenes capturadas de un simulador celeste, “Stellarium” (que se puede descargar de manera gratuita). De ésta forma seguro que se pueden comprender mejor las imágenes.

En esta imagen se pueden apreciar parte de la constelación de la Osa Mayor, en parte oculta por el horizonte dada la estación en la que nos encontramos. Seis de las siete estrellas del Carro son fácilmente identificables. Con las dos más superiores podemos encontrar la estrella Polar (o Polaris) situada justo en el borde superior

En la fotografía tomamos como referencia la torre de alta tensión. Justo por encima y a la derecha de la torre están las cuatro estrellas principales del Carro. A la izquierda y por debajo de los cables se puede ver la doble aparente de la Osa Mayor, Mizar y su compañera Alcor. Justo en el borde superior y un poco a la izquierda del centro está la Estrella Polar, y la Osa Menor hacia abajo. Entre las osas está el Dragón. En la imagen explicativa podéis ver las referencias de estrellas y constelaciones. La imagen fue tomada con una apertura de 7.1, con 14 segundos de exposición, con sensibilidad ISO 1600 y una focal de 18 milímetros.

Casi en el centro del borde inferior de esta imagen se ve la constelación de Orión casi entera (falta una estrella). El penacho brillante es contaminación lumínica de una farola. En el centro de la imagen y un poco hacia arriba está la constelación de Tauro, que contiene un punto especialmente brillante que es Júpiter. Justo por encima está el conjunto de las Pléyades. La imagen simulada es bastante clara. Los datos de realización son los mismos, pero con exposición de 17 segundos.

Esta imagen es un zoom de la anterior. Se ve Tauro, Auriga, las Pléyades, parte inferior de Perseo, y Júpiter. Hay dos imágenes explicativas. La última es un zoom sobre Júpiter donde se ve la situación de sus principales satélites la noche que se realizó.

Ahora os toca a vosotros intentar estas capturas. Si tenéis alguna duda, no olvidéis que podéis escribir a planetario@museocienciavalladolid.es

Qué ver en el cielo el mes de noviembre

Martes, 6 de Noviembre de 2012 Comments off

Y después del ‘famoso’ Halloween….. llegan los Santos (la nieve en los cantos) y entramos en Noviembre, un mes que nos comienza a dar algunos anticipos de lo que este invierno, al menos en lo climatológico, nos va a deparar: frío.

Más ropa, comida caliente, bebidas calientes (es decir, cocido y chocolate, y no forzosamente todo junto….). Pero tiene también sus ventajas, y es que, por ejemplo, el frío nocturno nos permite disfrutar de un cielo más definido y de una ligeramente mayor cantidad de estrellas.

Como ya comentábamos el mes pasado, durante el otoño, el conjunto de constelaciones que sin duda acaparan nuestra atención por su facilidad de observación, son las que constituyen el mito de Casiopea (ver efemérides de Octubre). si queréis una versión un tanto libre, podéis ver la película ‘Furia de Titanes’, en su versión nueva.

Ya el mes pasado hablábamos de algunos objetos fácilmente localizables y observables en el cielo. Este mes añadiremos alguno más.

Luna- Venus

Luna- Venus

Noviembre empezaba con una bonita imagen en el cielo: la Luna, las Pléyades, Júpiter y Aldebarán (estrella principal de Tauro) juntos en el cielo… Aunque las nubes no nos permitieron disfrutar de ello durante mucho tiempo… Pero tranquilos, que una situación parecida se repetirá en breve. El día 11 la Luna, con un 10% iluminado, estará cerca de Venus, creando una bonita estampa celeste. Saturno es ligeramente visible a poca altura sobre el horizonte, por debajo de Venus -que puede ser una buena referencia en el cielo-.

 Luna- Venus- Saturno- Espiga

Luna- Venus- Saturno- Espig

Al día siguiente, la Luna se situará prácticamente a mitad de camino entre los dos planetas, todavía más delgada. También se encontrará cercana a la Luna la estrella Espiga, la principal de la constelación de Virgo que, aunque es una constelación de primavera, ya comienza a despuntar en el cielo matutino.

Tauro

Tauro

Esa noche del 12 de noviembre, también podremos disfrutar del máximo de la lluvia de estrellas de las Táuridas, asociada (es decir, que está provocada) al cometa 2P/Encke. Algunos consideran que esta lluvia de estrellas sirve para comprobar la afición a la Astronomía, ya que es una lluvia dispersa en el tiempo (desde el 12 de Octubre al 2 de Diciembre), con una THZ (cantidad de fugaces) estimada en unas 7 fugaces/hora. Pero por suerte, coincide con la Luna casi nueva, por lo que será fácilmente observable. Así que ¡atentos! se pueden conseguir fotos interesantes.

Luna- Marte

Luna- Marte

El día 16, al atardecer, se podrá ver a la Luna cerca de un débil Marte. Si sabemos hacia dónde mirar, dónde situarnos y si el tiempo acompaña, lo localizaremos sin demasiados problemas. Pasada la medianoche, podremos observar también el máximo de la lluvia de estrellas de las Leónidas (no confundir con el famoso rey de Esparta). Con poca Luna, podremos observar bien este fenómeno, aunque el THZ previsto no supere las 15 fugaces/hora. Aún así, ¡merece la pena!

Al terminar el mes, el 29, la Luna se situará muy cerca de Júpiter. Estaremos ante una Luna llena, pero aún así el planeta será perfectamente visible. Os dejamos dos imágenes, una a simple vista y otra con instrumento. Si conseguís una foto, seguro que será preciosa.

En cuanto a otros objetos sencillos, podemos destacar las Pléyades, justo a los pies de Perseo. Es un conjunto realmente bonito a simple vista. Podéis realizar una prueba de visión: localizad las Pléyades y contad las estrellas que veis. Así podéis saber cómo andáis de vista. El mes que viene os contaremos cómo comprobarlo. También podéis hacer este experimento con la doble de la cola de la Osa Mayor, Mizar, que tiene una débil compañera llamada Alcor sólamente visible para aquéllos con buena vista, o también usando prismáticos.

Y recordad, si tenéis cualquier tipo de duda o pregunta sobre observación, objetos o telescopios, no dudéis en escribirnos al planetario@museocienciavalladolid.es, o bien os esperamos en las sesiones de nuestro Planetario.

Luna - Júpiter

Luna - Júpiter

Luna- Júpiter de cerca

Luna- Júpiter de cerca

Categories: Uncategorized Tags:
Este sitio web usa cookies. Si continúas navegando o pulsas Aceptar, entenderemos que estás de acuerdo con ella. Puedes visitar nuestra Política de Cookies aquí.