Archivo

Archivo para Mayo, 2012

Revisión de cajas nido para autillo

Martes, 29 de Mayo de 2012 Comments off

Las 7 de la tarde fue lP1050596a hora acordada. Las condiciones meteorológicas se tornaban ideales para entrar al islote de El Palero, viento en calma y temperatura agradable. La misión, revisar las cajas anidaderas construidas en el taller impartido por ACENVA el 1 de octubre de 2011 con motivo de la celebración del Día de las Aves. Allí nos reunimos 15 personas con la ilusión de encontrar una puesta de la diminuta rapaz nocturna en alguna de las cajas.

Escalera en mano y con ayuda de una pértiga, los miembros de la Asociación para la Conservación y Estudio de la Naturaleza de Valladolid, fueron bajando una a una las 6 cajas de diseño especial para el autillo. En casi todas encontramos material en su interior, pero ni rastro de huevos del pequeño búho. Seguramente la fibras, plumas, ramitas, pelusas y otros materiales que había depositados habían sido acarreadas por estorninos o gorriones molineros, que antes de concluir la puesta desecharon el alojamiento.

Pero no todo fue decepción, ya que también procedimos a bajar y revisar algunas cajas niP1050598do para paseriformes colocadas con anterioridad. En una de ellas, tras levantar con cuidado la puerta que da acceso al interior, pudimos observar, apretados contra la base de un nido voluminoso, 7 pollos de gorrión molinero.

Una de cal y otra de arena. Quizás para la próxima temporada haya que cambiar la ubicación o acondicionar ligeramente la caja, pero se volverá a intentar. La jornada terminó con una escucha de cantos de pequeñas aves de ribera que amenizaban la caída de la tarde, tanto en el islote como en la margen del río aledaña.

Y así entre arrullos de palomas torcaces, silbidos de currucas y oropéndolas, trinos de verderones y cantos de ruiseñor, finalizamos una agradable jornada de revisión en el islote de El Palero.

Categories: Uncategorized Tags:

La vida interna de la Tierra (II)

Miércoles, 23 de Mayo de 2012 Comments off

Continuación del post  ‘La vida interna de la Tierra (I)’, en el que Alejandro del Valle, químico y profesor de Cristalografía y Mineralogía de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Valladolid, relata las claves de la Teoría de la Deriva Continental.

LA TECTÓNICA DE PLACAS EN LA ACTUALIDAD

La corteza terrestre se encuentra sobre una zona plástica denominada astenosfera afectada por corrientes de convección procedentes del interior. Dichas corrientes de convección provocan la ruptura de la corteza terrestre en las denominadas placas (placas litosféricas) y, al mismo tiempo, son responsables de su movimiento. De este modo, la corteza terrestre se encuentra fraccionada en placas cuyo tamaño y forma van variando continuamente.

Las placas se mueven muy lentamente como consecuencia de la desigual distribución del calor en el interior de la Tierra. Así, el material caliente que se encuentra en las profundidades del manto, asciende despacio formando corrientes de convección. Al mismo tiempo, los fragmentos fríos de la litosfera van hacia abajo del manto, dando movimiento a la capa externa y rígida de la Corteza.

Como consecuencia de dichos movimientos se generan terremotos, se crean volcanes y se deforman grandes masas de rocas para formar montañas.

Cada una de las placas que forman la corteza terrestre se mueve como un bloque coherente e interacciona con las placas vecinas a lo largo de sus límites. Dichos límites o bordes de las placas pueden ser de 3 tipos:

1-    Constructivos o divergentes : donde las placas se separan y asciende magma desde el manto, para crear suelo oceánico.

2-   Destructivos o convergentes: donde las placas se aproximan y se produce la subducción del suelo oceánico, es decir, una placa se introduce por debajo de la otra yendo hacia el manto.

3-   Pasivos o de falla transformante: donde las placas se deslizan, una con respecto a la otra, sin producción, ni destrucción de litosfera. Dichos deslizamientos se producen lateralmente en la horizontal.

Estas dorsales oceánicas se extienden a lo largo de 70.000 kms, cruzando las principales cuencas oceánicas. Las zonas de divergencia, donde emergen las rocas fundidas, se encuentran elevadas y forman las dorsales oceánicas – durante la Segunda Guerra Mundial la Marina de los EEUU (U.S. Navy) cartografió los fondos oceánicos para facilitar la navegación de los submarinos y encontró dichas dorsales oceánicas y otras formaciones-.

Una vez formada la nueva litosfera en las dorsales oceánicas, empieza a alejarse lentamente y, en consecuencia, a enfriarse, aumentando su densidad y hundiéndose, por lo que las cuencas oceánicas se van haciendo más profundas.

La expansión de las placas (divergencia) se produce, fundamentalmente, en las dorsales oceánicas. A medida que las placas se separan, las fracturas se rellenan con roca fundida que sube desde la Astenosfera inferior. Este material se enfría lentamente formándose roca dura y apareciendo nuevas franjas en el fondo oceánico. Esto ocurre a lo largo de millones de años y da lugar a miles de kilómetros cuadrados de nuevo fondo oceánico.

De este modo se ha creado, durante los últimos 160 millones de años, el fondo del Océano Atlántico (“expansión del fondo oceánico”).

La velocidad de expansión del suelo oceánico es aproximadamente de 5 cm/año, aunque es distinta en unas zonas de expansión que en otras. Aunque esta velocidad de formación de la litosfera es lenta, es suficiente como para haber generado todas las cuencas oceánicas actuales en menos de 200 millones de años. De hecho, ninguna parte del suelo oceánico actual tiene más de 180 millones de años.

En los límites convergentes de las placas, éstas vuelven al manto. Cuando una placa choca contra otra una de ellas se dobla hacia abajo, deslizándose por debajo de la otra. Tal hecho se manifiesta superficialmente por la aparición de una fosa submarina.

Los materiales subducidos se someten a temperaturas y presiones elevadas, con lo que se funden y ascienden a la superficie atravesando la placa superior y dando lugar a erupciones volcánicas explosivas (Monte Santa Elena, 1980; Soufriere Hills, 1997).

Los límites de falla transformante se localizan donde las placas se deslizan una contra otra sin generar, ni consumir, litosfera. Estas fallas son paralelas a la dirección del movimiento de las placas y se encontraron por primera vez asociadas a las dorsales oceánicas.

Algunas de estas fallas atraviesan los continentes, como es el caso de la Falla de San Andrés. A lo largo de la misma, la placa del Pacífico se mueve hacia el NO (NW), más allá de la placa Norteamericana. A medida que se mueven estas placas se transmite la tensión a las rocas de ambos lados y se acaban rompiendo, con lo que se provocan terremotos (San Francisco, 1906).

Aunque normalmente las placas cambian poco de tamaño (tampoco lo hace la superficie de la Tierra), en ocasiones algunas placas aumentan o disminuyen de dimensiones. Por ejemplo, las placas Africana y Antártica están unidas por centros de expansión y están aumentando de tamaño. Por el contrario, la placa del Pacífico está siendo subducida a lo largo de sus bordes norte y occidental, por lo que está disminuyendo de tamaño.

También se pueden crear nuevos límites de placas como respuesta a cambios en las fuerzas que actúan sobre ellas. Esto ocurre en un límite divergente relativamente nuevo que se localiza en el Valle del Rift, en el este de África, lo que provocará la rotura de la placa africana dando lugar a la aparición de una nueva cuenca oceánica.

En ocasiones, placas que contienen corteza continental se mueven una hacia la otra y acaban chocando, como ocurre entre la Placa australiano-india y la euroasiática, lo que provoca el levantamiento del Himalaya.

El funcionamiento de los mecanismos descritos está regulado por la temperatura del interior de la Tierra que fuerza el movimiento de los materiales fundidos hacia el exterior. Mientras el interior del planeta siga emitiendo calor podrá existir este mecanismo, pero cuando se agoten los isótopos radiactivos del interior comenzará un enfriamiento y cesarán éstos movimientos provocando cambios drásticos en el planeta.

EL CICLO DE LAS ROCAS Y LA TECTONICA DE PLACAS

Cuando James Hutton (1726-1797, físico y terrateniente escocés) propuso por primera vez el ciclo de las rocas no se conocía la Teoría de la Tectónica de Placas y tan solo se conocían algunas pruebas de las transformaciones que experimentan las rocas.

Sin embargo, con el desarrollo de dicha teoría empiezan a ponerse en claro muchos aspectos del ciclo de las rocas.

El material meteorizado procedente de las zonas altas de los continentes se deposita formando capas de varios miles de metros que acaban litificando.

Cuando estas rocas sedimentarias acaban en el límite convergente de una placa, empiezan a introducirse hacia la astenosfera situándose bajo los continentes, lo que provoca procesos de cizallamiento y de metamorfismo de presión.

A medida que la placa oceánica sigue descendiendo, aumenta la temperatura y se producen fusiones parciales que originan un metamorfismo de temperatura (metamorfismo de contacto).

El magma formado ascenderá y dará lugar a la formación de rocas ígneas, unas plutónicas o intrusivas y otras volcánicas o extrusivas, según donde se produzca la solidificación del magma.

Cuando las rocas endógenas afloran a la superficie se meteorizan y forman sedimentos, con lo que el ciclo comienza de nuevo.

Algo más que un superhéroe

Miércoles, 16 de Mayo de 2012 Comments off

Al superhéroe Batman le toca “desfacerMurciélago enano” entuertos a base de carreras, saltos e intelecto, ya que, aunque a él le gustaría poder hacerlo, volar es algo que ningún mamífero puede realizar, a excepción de los murciélagos. Los quirópteros, orden al que pertenecen estos mamíferos aéreos, son capaces de volar activamente, cualidad que en el grupo de los vertebrados está reservada casi en exclusiva a las voladoras por excelencia, las aves.

Para ello, en las extremidades anteriores han desarrollado dedos muy largos, que están unidos entre sí por una fina membrana de piel, a la que también se unen las extremidades posteriores y la cola, formando todo el conjunto una eficaz superficie de sustentación. No en vano, el término chiroptera proviene de dos vocablos griegos: mano y ala.

Algo que siempre ha maravillado al hombre es la capacidad que estos animales tienen para volar durante la noche sin sufrir colisiones, realizando además rápidos quiebros en el aire. El secreto de los murciélagos, compartido con otras especies animales como los delfines o los cachalotes, se llama ecolocalización, un complejo sistema sensorial que consiste en la emisión de ondas de sonido, que son percibidas de nuevo por el animal tras rebotar en los objetos. Es algo similar al sonar utilizado en la navegación y que el héroe nocturno suple con alta tecnología.

Debido a sus hábitos, los murciélagos constituyen uno de los grupos de vertebrados más desconocidos para los ciudadanos, de modo que aunque en España habitan 29 especies, la percepción generalizada es que apenas vuelan dos o tres por nuestros cielos. De todos ellos, en Castilla y León podemos encontrar 24 especies distribuidas por todo tipo de hábitats, desde zonas montañosas a núcleos urbanos.

La diferencia de tamaño entre ellas es notable, de modo que el murciélago de mayor envergadura en Castilla y León es el nóctulo grande con 46 centímetros, mientras que el de menor tamaño es el murciélago enano, que apenas supera los 20 centímetros. Esto puede servirnos para determinar que estamos viendo varias especies, aunque no sepamos cuales son, cuando en un mismo lugar observamos vuelos de murciélagos de tamaños dispares.

Una última característica que es asociada indefectiblemente a los murciélagos es la forma en que éstos descansan “boca abajo”, lo que está motivado por la imposibilidad de usar las extremidades anteriores para asirse a los techos.

No cabe duda de que el cinematográfico héroe de cómic reporta muchos beneficios a la población. También los murciélagos son valiosos aliados del hombre, ya que alrededor de dos tercios de las especies consumen insectos, pudiendo ingerir grandes cantidades cada noche, lo que, por ejemplo, ayuda a combatir plagas o la proliferación de insectos portadores de microorganismos responsables de peligrosas enfermedades.

En 2012 Las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP), la Convención sobre la conservación de las especies migratorias de animales silvestres (CMS) y el Secretariado del Acuerdo para la conservación de las poblaciones de murciélagos europeas (EUROBATS), han decidido celebrar el año de los murciélagos. Desde aquí os invitamos a todos a observar a estos curiosos mamíferos alados, maravilla de la evolución, de cuyas maniobras aéreas podréis ser testigos con solo asomaros a la ventana cualquier noche primaveral o veraniega. Y quien sabe, quizás también aparezca Batman encaramado a un tejado…

Dibujo: murciélago enano (Pipistrellus pipistrellus)
Extraído del Atlas de los Mamíferos Terrestres de España
Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente
Gobierno de España

Categories: Ciencia fresquita, fresquita Tags:

Meteoritos: ¿nos visitan los extraterrestres?

Jueves, 10 de Mayo de 2012 Comments off

meteoritos¿Qué son los meteoritos? ¿Por qué penetran en nuestra atmósfera y a qué temperatura se funden cuando lo hacen? ¿En qué lugares aparecen una mayor cantidad de estos objetos y por qué? El cazador de meteoritos y especialista en la búsqueda de fósiles y en excavaciones de dinosaurios, José Vicente Casado Martínez, explica en esta asombrosa charla titulada ‘Meteoritos: ¿nos visitan los extraterrestres’, celebrada el pasado jueves 3 de mayo en el Museo de la Ciencia de Valladolid,  éstas y otras cuestiones que con frecuencia nos preguntamos sobre estos extraños objetos que visitan nuestro planeta a diario. Casado Martínez es además autor del libro ‘La introducción a los meteoritos’,  primer libro escrito en castellano sobre este tema. No te pierdas el siguiente podcast, imprescindible para conocer desde el punto de vista científico a estos peculiares objetos.

Día Internacional del Combatiente de Incendios Forestales

Viernes, 4 de Mayo de 2012 Comments off

El Día Internacional del Combatiente de Incendios Forestales surgió en diciembre de 1998 en Canadá, aunque en España se celebró por primera vez en 1999. Su origen se debe a un trágico accidente que ocurrió durante un incendio en Linton, en el que perdieron la vida cinco combatientes de la brigada forestal.

A raíz de este acontecimiento, y potenciado por los numerosos accidentes ocurridos durante la extinción de incendios en diversos países, se formó un movimiento de apoyo que se ha extendido a lo largo del mundo y que ha adoptado una cinta roja como símbolo de respeto hacia los combatientes fallecidos.

Los incendios forestales, sean provocados o naturales, afectan sin control a la vegetación. Los expertos distinguen entre incendios de suelo, que afectan a la materia orgánica en descomposición y a las raíces; fuegos de superficie, que afectan a los arbustos, la madera caída y a la hojarasca, e incendios de corona, que afectan a las copas de los árboles.

De acuerdo con un estudio del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, elaborado por el equipo técnico del Área de Defensa contra Incendios Forestales, durante el año 2011 se registraron un total de 10.655 conatos (etapa inicial de un incendio que no daña más de 1 hectárea) y 5.373 incendios, que afectaron a 84.490,08 hectáreas de monte, de las cuales 18.363,13 correspondieron a superficies arboladas.

Estas cifras, aunque aun elevadas, han supuesto sin embargo una reducción del 12,3% respecto a la media de incendios en la década anterior, así como la disminución de un 52% y un 26% en las superficies arboladas y de monte respectivamente afectadas. Aun así, el número de incendios y las superficies arrasadas suponen un auténtico desastre natural para el territorio y el daño que causan a la superficie de los bosques tarda años en recuperarse.

El noroeste peninsular es la zona, con diferencia, más afectada por estos siniestros: Galicia, Asturias, Cantabria, el País Vasco, Zamora y León acaparan el 60,84% de los incendios forestales ocurridos en 2011. Una evidencia que confirma estos datos son los cientos de incendios que se han producido en la comarca castellanoleonesa de Sanabria y en la comunidad gallega durante este invierno, la gran mayoría de ellos provocados. Muchos de estos siniestros se han destruido espacios naturales de gran interés y valor medioambiental como el ocurrido en el parque natural de Las fragas del Eume, en A Coruña.

Por todos estos motivos, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente lleva su labor más allá de la extinción de incendios forestales y elabora cada año un plan de prevención y concienciación en el que se incluyen diferentes actividades.

En este plan se desarrollan programas de formación en defensa contra incendios forestales, con cursos destinados a técnicos responsables de la defensa y lucha contra incendios. Además se ponen en marcha Brigadas de Labores Preventivas, en las que personal especializado realiza tareas de reducción y control de combustibles forestales para hacer menos vulnerables a los montes y facilitar acciones de extinción en caso de que se produzca un incendio.

Dentro de este plan también se desarrollan campañas de concienciación, especialmente entre el público escolar (con el objetivo de sensibilizar a los más pequeños del grave problema que suponen los incendios forestales) y el sector rural.

Todo ello pone de manifiesto la importante y arriesgada labor del combatiente de incendios forestales en la conservación del territorio natural, una labor que se ve homenajeada cada cuatro de mayo.

La importancia de esta labor también se vio reflejada en la exposición ‘Bosques del mañana: la gestión de hoy‘, que mostró en el Museo de la Ciencia del 5 de octubre (2011) al 11 de abril (2012). Esta exposición, celebrada para conmemorar el Año Internacional de los Bosques, pretendía concienciar a los visitantes de la importancia de las áreas forestales, tanto desde el punto de vista económico como sociocultural, y destacar la necesidad de una gestión que favorezca la conservación de los bosques.

Viaje a la corteza de la Tierra

Jueves, 3 de Mayo de 2012 Comments off

Alejandro del Valle González, Profesor Titular de Cristalografía y Mineralogía en la Universidad de Valladolid, estuvo el pasado martes, 24 de abril (2012) en el Museo de la Ciencia de Valladolid exponiendo la conferencia ‘Viaje a la corteza de la Tierra. Cien años de la teoría de la deriva continental’.

Podéis escuchar la ponencia, que se realizó en el contexto del ciclo ‘Y en medio… la Tierra’, en el siguiente podcast.

De bailes celestes y ciclogénesis explosivas…

Miércoles, 2 de Mayo de 2012 Comments off

No deja de ser curioso cómo los sucesos celestes se van desarrollando y creando en el hombre una sensación de descontrol cada vez mayor.

Por supuesto, no podemos controlar ninguno de los eventos que contemplamos en el cielo, ya sean de planetas, cometas asteroides o estrellas, como de lluvias, tormentas o cambios de temperatura. Aunque no será por que el hombre no lo intente…

Este comienzo de primavera ha sido realmente espectacular en cuanto a la cantidad de sucesos celestes. Ya desde el invierno se veía venir. Júpiter, el gigante de gas, realizaba un vertiginoso acercamiento al planeta de la belleza, Venus. Día a día podíamos ver cómo la posición del gigante cambiaba en el cielo, mientras nuestro vecino blancoazulado se levantaba desde el horizonte oeste, dirigiéndose a su encuentro.

Conjunción Venus - Júpiter

Es el baile de la seducción: Zeus despliega sus armas para atraer a Afrodita. Y en cierto modo (aunque sea poético) lo consigue. A mediados de marzo, justo antes del equinoccio de primavera, les pudimos contemplar muy cercanos en el cielo, creando una bellísima estampa. Las nubes, al menos por aquí, respetaron la observación y fotografía de los días previos y del encuentro, aunque algunas noches, fueron las verdaderas protagonistas. Y mientras Zeus y Afrodita se hacían arrumacos, el dios de la guerra Ares, en forma del planeta Marte, hacía resaltar su color rojizo en el cielo mostrando así su amor por Afrodita, subiendo desde el este. El 5 de marzo se situó en oposición, brillando intensamente en el cielo, y “abriendo paso” a la llegada de Cronos, Saturno.

También la Luna, la diosa Selene, quiso estar presente entre los astros, situándose, en fase de creciente temprana, cerca de Júpiter primero, y de Venus después, para terminar situándose junto al cúmulo de las Pléyades. Todo esto en tres noches consecutivas. Desde el Museo de la Ciencia de Valladolid planteamos una actividad a la ciudadanía para que realizaran fotos de estas tres noches, que tuvo una gran acogida y de la que hemos publicado algunas de las imágenes más destacadas.

Marte-Guido_AncoraLo cierto es que fueron unas noches muy apropiadas para la observación, no sólo a simple vista (aunque sólo fuera por el hecho de tener visibles cuatro planetas en el transcurso de

303299_3433515169047_1602312171_nde unas horas, a incluso algún día cinco, con Mercurio), sino también para el uso de telescopios. Con ellos pudimos observar cómo Venus se ve en fase (siempre), los satélites de Júpiter, e incluso con un telescopio potente, algún que otro eclipse sobre él. No se escaparon tampoco Marte, siempre llamativo y que nos permitió observar o vislumbrar algunas de las zonas más marcadas del planeta. O Saturno y sus anillos, majestuoso e imponente, que se situó en oposición a nosotros el 15 de abril, permitiéndonos su mejor momento para ser observado, como podéis apreciar en al imagen adjunta

ciclogenesis-1024x729Ahora el cielo “está en calma”. Júpiter está desaparecido del cielo y Venus está ascendiendo en el cielo. Llegará hasta la estrella Elnath, una estrella múltiple que se sitúa en la punta del cuerno de la constelación de Tauro, y que comparte con la constelación de Auriga. Eso sucederá el 11 de mayo. A partir de ahí comenzará a descender hacia el oeste para desaparecer.  El único evento que ha roto la “monotonía” celeste, es la lluvia de estrellas de las Líridas, que este año tenían buena previsión (en otras partes del mundo se han visto varios bólidos), pero que por aquí nos arruinó la presencia de nubes con lo que… nada de nada. Y para rematar tenemos esta borrasca llamada Petra (nombre técnico “ciclogénesis explosiva”), que, si bien produce fenómenos espectaculares como vientos, oleaje fuerte, movimiento rápido de masas de nubes, lluvias, etc, deja a los astrónomos con todas las ganas de poder mirar el cielo y disfrutar de las galaxias y objetos varios que la primavera nos ofrece. Por cierto, Marte se localiza fácilmente, además de por su

552518_3079170497414_1208337209_32348548_211295267_nbrillo y color, por estar en la constelación de Leo, justo debajo de la Osa Mayor. Bien, pues en Leo, una de las galaxias que contiene está de “funeral”, ya que se ha podido observar una supernova, que es el final, la muerte, de una estrella de masa muy elevada. Así que a ver si Petra se lleva el mal tiempo, remiten un poco las lluvias de abril, aunque muy necesarias para nuestros campos (ya se sabe que “en abril aguas mil y todas caben en un barril”), y al menos por unas noches, podemos perdernos en la profundidad del cielo estrellado.

Cielos limpios para todos.

Planetario

Este sitio web usa cookies. Si continúas navegando o pulsas Aceptar, entenderemos que estás de acuerdo con ella. Puedes visitar nuestra Política de Cookies aquí.