Archivo

Archivo para Viernes, 2 de Abril de 2010

Ha sido secuenciado el genoma de un ser humano… ¡de hace 4000 años!

Viernes, 2 de Abril de 2010 Comments off

10.02.10

Recreación del habitante prehistórico de Groenlandia

Recreación del habitante prehistórico de Groenlandia

Un equipo internacional de investigadores ha secuenciado por primera vez el genoma nuclear de un ser humano que vivió hace 4000 años.

El biólogo evolutivo danés Eske Willerslev, asociado al  Museo de Historia Natural de Dinamarca y al Centro de Geogenética y Departamento de Biología de la Universidad de Copenhague, junto con el doctorando Morten Rasmussen, dirigieron a un equipo de 52 científicos durante el análisis del ADN (ácido desoxirribonucleico) de un mechón de cabello humano prehistórico descubierto en el permafrost de Groenlandia.

Se trataba de un varón, bautizado como Inuk (que significa hombre o humano en la lengua de Groenlandia), que vivió al noroeste de este país y perteneció a la cultura Saqqaq, la primera que llegó a habitar en el Ártico, ya extinguida.

Para reconstruir el 80% del genoma de este individuo los científicos han utilizado uno de sus pelos, que se encontraron congelados y estaban almacenados en el propio Museo de Historia Natural desde hacía veinte años, aplicando las más avanzadas técnicas de secuenciación genómica, gracias a financiación privada.

El trabajo ha permitido saber que los habitantes de este pueblo primitivo tenían la tez oscura y ojos castaños, eran corpulentos, padecían tendencia a la calvicie y al cerumen en los oídos, sus dientes frontales tenían forma de paletas, su grupo sanguíneo era A positivo y tenían predisposición genética a ciertas enfermedades.

En el artículo, publicado en la prestigiosa revista Nature, los científicos concluyen que los ancestros de “Inuk” cruzaron al Nuevo Mundo desde el noreste de Siberia hace entre 4.400 y 6.400 años, en una ola migratoria diferente de las de los nativos americanos y los antepasados de los inuit, que llegaron más tarde.

(Noticia extraída del artículo de Rosa M. Tristán aparecido en El Escéptico Digital

y de CORDIS noticias

Este sitio web usa cookies. Si continúas navegando o pulsas Aceptar, entenderemos que estás de acuerdo con ella. Puedes visitar nuestra Política de Cookies aquí.