Archivo

Archivo para la categoría ‘General’

Charla ‘Los enigmas de la máquina Enigma’

Viernes, 4 de Marzo de 2016 Comments off
Alfonso Población durante la charla 'Los enigmas de la máquina Enigma'

Alfonso Población durante la charla ‘Los enigmas de la máquina Enigma’

Alfonso J. Población Sáez, profesor titular del Departamento de Matemática Aplicada de la Universidad de Valladolid’, fue el encargado de impartir la charla ‘Los  enigmas de la máquina Enigma’, tercera conferencia del ciclo ‘Érase una vez… la informática’.

La comodidad y versatilidad de las operaciones digitales que el ciudadano actual efectúa continuamente a través del móvil, internet, tabletas, etc. conlleva un enorme flujo e intercambio de datos. Su protección frente al mal uso de los mismos por parte de terceras personas ha llevado a matemáticos e informáticos a desarrollar sistemas de encriptado para garantizar la seguridad. La disciplina que los estudia se denomina criptografía, y su papel a lo largo de la Historia, sobre todo en la transmisión de mensajes en tiempos de conflictos entre países, ha sido determinante.

Uno de los más sofisticados procedimientos fue el de la máquina Enigma, diseñado por el inventor alemán Arthur Scherbius en 1918. Este instrumento, similar en forma y peso a una máquina de escribir, constaba de una serie de ingeniosos componentes que, combinados, permitían un formidable y complejo cifrado de mensajes. Su perfeccionamiento durante la II Guerra Mundial desembocó en que fuera prácticamente imposible su descifrado, el cual pudo desvelarse finalmente gracias a la genialidad y el tesón de un excepcional grupo de científicos.

Durante esta charla, Alfonso Población explicó el funcionamiento de esta máquina, la complejidad de su descifrado y cómo éste pudo llevarse a cabo, acortando significativamente el curso de la guerra y el número de víctimas.

Un interesante encuentro del que os dejamos el audio listo para escuchar.

 

Charla ‘Seymour Cray, el Steve Jobs de la supercomputación’

Miércoles, 24 de Febrero de 2016 Comments off
Eugenio Pardo durante la charla 'Seymour Cray, el Steve Jobs de la supercomputación'

Eugenio Pardo durante la charla ‘Seymour Cray, el Steve Jobs de la supercomputación’

El Museo de la Ciencia de Valladolid organiza el  martes 23 de febrero,  la charla ‘Seymour Cray, el Steve Jobs de la Supercomputación’. Segunda de las conferencias incluida en el ciclo asociado a la exposición ‘Érase una vez… la informática’ e impartida por Eugenio Pardo, director general de Cray Research Inc. España de 1985 a 1996.

Seymour Cray es considerado, de forma unánime, el padre de la supercomputación. Entre mediados de los 60 y mediados de los 80 del siglo pasado, los superordenadores diseñados por él fueron los más potentes de la época contribuyendo de un modo decisivo a múltiples avances en la Ciencia y la Tecnología.

En esta charla se presentaron las circunstancias en las que Seymmour Cray desarrolló su actividad; además de sus éxitos, fracasos y las ideas que aún perviven de él.

20 años después de la revolución de Seymour Cray en la supercomputación, Steve Jobs transformó el mundo de los ordenadores personales. En este sentido, el ponente analizó también cómo ambos tenían un carácter retraído y preferían el laboratorio a los actos sociales.

Un interesante encuentro del que os dejamos el audio listo para escuchar.

 

 

 

 

Charla ‘¿Qué pasa por la cabeza de tu ordenador?’

Miércoles, 17 de Febrero de 2016 Comments off
Benjamín Sahelices durante la conferencia en el Museo de la Ciencia de Valladolid

Benjamín Sahelices durante la conferencia en el Museo de la Ciencia de Valladolid

El Museo de la Ciencia de Valladolid organizó el martes 16 de febrero, la charla ‘¿Qué pasa por la ‘cabeza’ de tu ordenador?’. Primera de las conferencias del ciclo asociado a la exposición  ‘Érase una vez… la informática’.

Benjamín Sahelices, director de la Escuela Superior de Informática de la Universidad de Valladolid, fue el encargado de impartir esta charla en la que explicó de forma sencilla cómo funciona un ordenador con el fin de conseguir que estos se conviertan en “servidores y no enemigos”.

“Es evidente la presencia de los ordenadores y la informática en la sociedad, y es cierto que este hecho tiende a incrementarse de forma inexorable. Debemos también reconocer que la forma de interactuar con los ordenadores no es la más adecuada para los seres humanos, es decir, nos resulta difícil entenderlos, precisamente, porque actúan como ordenadores”, declara Benjamín Sahelices.

Ante esto,  tenemos dos opciones: minimizar el contacto con los ordenadores y autoproclamarnos insurgentes analógicos o bien entender cómo piensan y aprovecharnos de ellos. Esta segunda opción sería la más útil ya que “en el futuro la relación con los ordenadores no será una opción”.

Un interesante encuentro del que os dejamos el podcast listo para escuchar.

 

 

Charla ‘¿Es tan raro tener una enfermedad rara?’

Jueves, 10 de Diciembre de 2015 Comments off
Charla '¿Es tan raro tener una enfermedad rara?'

Charla ‘¿Es tan raro tener una enfermedad rara?’

‘¿Es tan raro tener una enfermedad rara?’, a cargo del genetista del Instituto de Biología y Genética Molecular (IBGM), Juan José Tellería Orriols, fue la última de las charlas del I ciclo ‘A tu salud’. Una iniciativa realizada gracias a la colaboración del Parque Científico de la Universidad de Valladolid y la Fundación General Universidad de Valladolid (FUNGE).
Se define como enfermedad rara a aquéllas que tienen una prevalencia inferior a 5 personas por cada 10.000. Esto supone que, como máximo, unas 20.000 personas en España padecerían una de estas enfermedades; siendo la incidencia, en la mayoría de los casos, aún mucho más baja. Sin embargo, dado que el número de enfermedades raras descritas es de más de 7.000, esta cifra las convierte, en conjunto, en un problema de salud pública, ya que aproximadamente el 7% de la población padecerá una de estas enfermedades a lo largo de su vida. Esto supone unos 2 millones de españoles o… 15.000 vallisoletanos. Además, las enfermedades raras son la causa de un tercio de las muertes en niños menores de un año y una de cada diez muertes entre el primer año y los 15 de edad.
A pesar de todo ello, Juan José Tellería Orriols explicó que “la baja visibilidad social de cada una de estas enfermedades, la escasa rentabilidad social, política y económica, el poco interés de la industria farmacéutica por el desarrollo de tratamientos eficaces, y un sistema sanitario diseñado para el manejo de enfermedades comunes condicionan una importante desigualdad de los pacientes afectados en el acceso a tratamientos eficaces”.
Un interesante encuentro del que os dejamos el audio listo para escuchar.

Charla ‘Me duele el corazón. El infarto agudo de miocardio en el siglo XXI’

Miércoles, 2 de Diciembre de 2015 Comments off
 José Alberto San Román Calvar, cardiólogo y director de Instituto de Ciencias del Corazón (ICICOR).

José Alberto San Román Calvar, cardiólogo y director de Instituto de Ciencias del Corazón (ICICOR).

‘Me duele el corazón. El infarto agudo de miocardio en el siglo XXI’ fue la segunda de las charlas del I ciclo a tu salud’. Un proyecto que ha contado con la colaboración del Parque Científico de la Universidad de Valladolid y la Fundación General Universidad de Valladolid (FUNGE).

En este encuentro,  el cardiólogo y director de Instituto de Ciencias del Corazón (ICICOR), José Alberto San Román Calvar, explicó que a pesar de que cada vez se actúa de forma más efectiva ante los infartos, sigue habiendo un porcentaje importante de pacientes en los que el corazón queda muy dañado. Ante esta situación, hay varias alternativas en el tratamiento, entre en las que en última instancia se encuentra el trasplante cardiaco.

Además, durante el encuentro, José Alberto San Román Calvar explicó que actualmente se está investigando en el tratamiento con células madre para estos pacientes.

 

Una interesantísima charla de la que os dejamos el podcast.

 

 

La Teoría de la Gravedad de Einstein cumple 100 años

Miércoles, 25 de Noviembre de 2015 Comments off
Mariano Santander durante la charla 'La Teoría de la Gravedad de Einstein cumple cien años'

Mariano Santander durante la charla ‘La Teoría de la Gravedad de Einstein cumple cien años’

Hoy, 25 de noviembre, se cumplen 100 años  de la sesión de la Academia Prusiana de Ciencias en la que Albert Einstein, tras un sinuoso camino a lo largo de los ocho años previos, presentó la versión final de su teoría de la gravedad, también conocida como Relatividad General. Una teoría llamada a cambiar, literalmente, la visión del Universo.

En esta línea, el Museo de la Ciencia de Valladolid organizó, durante la pasada Semana de la Ciencia, la charla ‘Curvando el espacio – tiempo, desviando la luz. La Teoría de la Gravedad de Einstein cumple cien años’. Una conferencia impartida por el físico Mariano Santander, de la que hoy os dejamos el audio, listo para descargar.

Y es que nadie antes de 1915 había osado pensar seriamente que el Universo también evoluciona, o que el Espacio y el Tiempo se modifican por la presencia y por el movimiento de la materia y de la energía. Tampoco nadie se imaginaba que la gravedad es universal y también actúa sobre la luz, ni se sospechaba que pudieran existir en la naturaleza objetos con un campo gravitatorio extremo que conocemos como agujeros negros.

Ahora sabemos que todo esto, y más, ocurre y que se trata de los variados efectos de la gravedad, una fuerza realmente extraña, que localmente puede hacerse desaparecer pero que globalmente produce efectos reales. Así, actualmente, la teoría está detrás del sistema GPS, y en cierto sentido ya forma parte de nuestra vida cotidiana.

 

 

Árboles singulares en Valladolid

Viernes, 10 de Julio de 2015 Comments off
El periodo más tórrido del año, generalmente circunscrito a los meses de julio y agosto, supone, en el ámbito de la naturaleza, algo así como un ‘stand by’ medioambiental, un momento de relajación y calma que se activa una vez toca a su fin el convulso periodo primaveral. Muchas de las plantas que con sus flores transformaron los paisajes monocromáticos en paletas de pintor, han llegado al ocaso de su ciclo vital y ahora, agostadas, transforman los verdes campos en extensos lienzos pajizos que, estoicamente, soportan los rigores del implacable sol de mediodía. La cubierta arbustiva y arbórea de los bosques, riberas y parques ha adoptado el definitivo tono aceitunado con que se mostrarán hasta la llegada del otoño; mientras, la frenética actividad reproductora a la que muchas aves se habían entregado durante los meses anteriores, se ha sosegado con la emancipación de la mayoría de los jóvenes retoños. Pero esto no implica que la observación de la naturaleza nos esté vetada hasta los albores del otoño. Los rigores climáticos del periodo estival invitan a permanecer a resguardo la mayor parte del día, a la espera de que el termómetro nos dé un respiro. Y es durante estos periodos de temperaturas más llevaderas, generalmente durante la mañana o ya cerca del crepúsculo, cuando podemos echarnos a las calles y plazas, y recorrerlas en busca de esos rincones donde se encuentran los ejemplares arbóreos más emblemáticos de la ciudad. 38 ejemplares distribuidos por todo el casco urbano y que han sido catalogados en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) como de especial protección en virtud de su edad, porte, forma o rareza en el contexto urbano.
Como cabe esperar de un catálogo de árboles urbanos, la mayor parte de los especímenes pertenecen a especies alóctonas, ya que, por tradición, el arbolado urbano se ha nutrido de especies de otros lugares del mundo, bien por sus características morfológicas, bien por su rareza o adaptabilidad. En este primer grupo se encuentran las imponentes sequoias de los barrios de la Victoria y la Overuela, ambas con cerca de 200 años de edad y más de 35 metros de altura; los cedros de El Campo Grande, Plaza San Pablo, Arco Ladrillo, Paseo Juan Carlos Primero o el vivero forestal, todos ellos con alturas que oscilan entre los 20 y 25 metros; los cipreses de Campo Alba y el instituto Zorrilla; el sauce llorón y el olmo siberiano del Paseo de Las Moreras; o la albizia de la calle Urano en el barrio de La Victoria, ejemplar incluido en el catálogo en virtud de su rareza en la ciudad.
Entre las especies propias de la península ibérica destacan la gran encina del Campo Grande, que con sus más de 25 metros de altura se erige como uno de los arboles más impresionantes del parque; el tejo del Viejo Coso, también de gran interés al ser una especie adaptada a ambientes más húmedos y frescos; el álamo negro del Campo Grande, con alrededor de 30 metros de altura; el saúco de la calle Santuario, perteneciente a una especie que suele presentar porte arbustivo, pero que en el caso de este ejemplar, con más de 80 años de edad, el porte es arbóreo y presenta varios troncos principales; o los almeces del Paseo del Cementerio, otra especie con escasa representación en la ciudad.
Contemplar estos árboles vetustos o de enormes dimensiones puede servirnos de acicate para reflexionar sobre cuál debe ser nuestro papel dentro de este impresionante entramado que es la biodiversidad, así como sobre cuáles son las actitudes que, como beneficiarios de la misma, debemos adoptar. El Museo de la Ciencia quiere contribuir a nuestra reflexión sobre estas dos ideas e invita a los ciudadanos a visitar la exposición ‘Enarbolar, Grandes árboles para la vida’ y conocer el significado que estos gigantes ancianos tienen para la sociedad y para los habitantes de los pueblos y ciudades en los que se ubican.
Las fotos corresponden a la sequoia del canal de Castilla, en el barrio de La Victoria, y a los cedros de la plaza de La Trinidad. En el siguiente enlace puedes acceder a una aplicación que ubica geográficamente los ejemplares y muestra una imagen de cada uno de ellos.
https://www.google.com/maps/d/viewer?mid=z_dwEBgdrBDo.kMSH_CerFMwU&hl=en_US
Cedros de la plaza de La Trinidad

Cedros de la plaza de La Trinidad

El periodo más tórrido del año, generalmente circunscrito a los meses de julio y agosto, supone, en el ámbito de la naturaleza, algo así como un ‘stand by’ medioambiental, un momento de relajación y calma que se activa una vez toca a su fin el convulso periodo primaveral.

Muchas de las plantas que con sus flores transformaron los paisajes monocromáticos en paletas de pintor, han llegado al ocaso de su ciclo vital y ahora, agostadas, transforman los verdes campos en extensos lienzos pajizos que, estoicamente, soportan los rigores del implacable sol de mediodía. La cubierta arbustiva y arbórea de los bosques, riberas y parques ha adoptado el definitivo tono aceitunado con que se mostrarán hasta la llegada del otoño; mientras, la frenética actividad reproductora a la que muchas aves se habían entregado durante los meses anteriores, se ha sosegado con la emancipación de la mayoría de los jóvenes retoños.

Pero esto no implica que la observación de la naturaleza nos esté vetada hasta los albores del otoño. Los rigores climáticos del periodo estival invitan a permanecer a resguardo la mayor parte del día, a la espera de que el termómetro nos dé un respiro. Y es durante estos periodos de temperaturas más llevaderas, generalmente durante la mañana o ya cerca del crepúsculo, cuando podemos echarnos a las calles y plazas, y recorrerlas en busca de esos rincones donde se encuentran los ejemplares arbóreos más emblemáticos de la ciudad. 38 ejemplares distribuidos por todo el casco urbano y que han sido catalogados en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) como de especial protección en virtud de su edad, porte, forma o rareza en el contexto urbano.

Sequoia del canal de Castilla, en el barrio de La Victoria

Sequoia del canal de Castilla, en el barrio de La Victoria

Como cabe esperar de un catálogo de árboles urbanos, la mayor parte de los especímenes pertenecen a especies alóctonas, ya que, por tradición, el arbolado urbano se ha nutrido de especies de otros lugares del mundo, bien por sus características morfológicas, bien por su rareza o adaptabilidad. En este primer grupo se encuentran las imponentes sequoias de los barrios de la Victoria y la Overuela, ambas con cerca de 200 años de edad y más de 35 metros de altura; los cedros de El Campo Grande, Plaza San Pablo, Arco Ladrillo, Paseo Juan Carlos Primero o el vivero forestal, todos ellos con alturas que oscilan entre los 20 y 25 metros; los cipreses de Campo Alba y el instituto Zorrilla; el sauce llorón y el olmo siberiano del Paseo de Las Moreras; o la albizia de la calle Urano en el barrio de La Victoria, ejemplar incluido en el catálogo en virtud de su rareza en la ciudad.

Entre las especies propias de la península ibérica destacan la gran encina del Campo Grande, que con sus más de 25 metros de altura se erige como uno de los arboles más impresionantes del parque; el tejo del Viejo Coso, también de gran interés al ser una especie adaptada a ambientes más húmedos y frescos; el álamo negro del Campo Grande, con alrededor de 30 metros de altura; el saúco de la calle Santuario, perteneciente a una especie que suele presentar porte arbustivo, pero que en el caso de este ejemplar, con más de 80 años de edad, el porte es arbóreo y presenta varios troncos principales; o los almeces del Paseo del Cementerio, otra especie con escasa representación en la ciudad.

Contemplar estos árboles vetustos o de enormes dimensiones puede servirnos de acicate para reflexionar sobre cuál debe ser nuestro papel dentro de este impresionante entramado que es la biodiversidad, así como sobre cuáles son las actitudes que, como beneficiarios de la misma, debemos adoptar.

El Museo de la Ciencia quiere contribuir a nuestra reflexión sobre estas dos ideas e invita a los ciudadanos a visitar la exposición ‘Enarbolar, Grandes árboles para la vida’ y conocer el significado que estos gigantes ancianos tienen para la sociedad y para los habitantes de los pueblos y ciudades en los que se ubican.

Las fotos corresponden a la sequoia del canal de Castilla, en el barrio de La Victoria, y a los cedros de la plaza de La Trinidad. En el siguiente enlace puedes acceder a una aplicación que ubica geográficamente los ejemplares y muestra una imagen de cada uno de ellos.

https://www.google.com/maps/d/viewer?mid=z_dwEBgdrBDo.kMSH_CerFMwU&hl=en_US

Charla ‘Castilla y León, paraíso internacional del rastreo’

Jueves, 21 de Mayo de 2015 Comments off
Charla 'Castilla y León, paraíso internacional del rastreo'

Charla 'Castilla y León, paraíso internacional del rastreo'

El Museo de la Ciencia de Valladolid organizó, el mes de mayo, la conferencia ‘Castilla y León, paraíso internacional del rastreo’. Una ponencia, asociada a la exposición ‘Huellas, rastros y señales de la fauna salvaje de Castilla y León’ (financiada parcialmente por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología FECYT– Ministerio de Economía y Competitividad), que corrió cargo del rastreador y  director del Servicio de Rastreo Forestal (SERAFO), Fernando Gómez.

Cuando se habla de rastrear, de fauna, de riqueza en ecosistemas… solemos pensar en países lejanos, en lugares exóticos, muchas veces fuera de nuestro alcance. Sin embargo, la realidad es que, tal y como afirma Fernando Gómez, Castilla y León posee una riqueza, tanto en fauna como en sustratos, que convierte a la  comunidad en un escenario ideal para la práctica del rastreo en cualquiera de sus provincias.

En esta línea, el rastreador manifiesta que “nuestras tierras son el libro en el que la fauna escribe día a día sus andanzas”. Una obra que, durante el encuentro, el rastreador mostró cómo leer.

Para todos aquéllos que no pudieron asistir en persona, os dejamos el podcast de esta interesante charla.

El Museo de la Ciencia celebra el Día Internacional del Libro

Martes, 28 de Abril de 2015 Comments off

Hoy, 23 de abril, se celebra el Día Internacional del Libro, fecha en la que fallecieron los escritores Cervantes, Shakespeare y el poeta Inca Garcilaso de la Vega. Por ello, la UNESCO eligió esta fecha, tan simbólica para la literatura universal, para la celebración de tan importante efeméride.

Así, desde 1995, diferentes instituciones organizan durante esta jornada actividades destinadas a fomentar la lectura, la industria editorial y la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor.

Y nosotros queremos también aportar nuestro granito de arena. Por ello, hemos elaborado en nuestro blog una lista de libros relacionados con la Ciencia… Pero, ¡ojo! Ésta es sólo una pequeñísima selección de títulos. Os animamos a que nos recomendéis vuestros libros científicos favoritos y juntos elaborar un listado que pueda ser consultado por todos los interesados.

¿Nos ayudáis?

– Ciencia para Nicolás, de Carlos Chordá

– Cosmos, de Carl Sagan

– El Universo, de Isaac Asimov

– El origen de las especies, de Charles Darwin

– Miles de millones y El mundo y sus demonios, de Carl Sagan

– Malditas Matemáticas, de Carlo Frabetti

– El gen egoísta, de Richard Dawkins

– El mono desnudo, de Desmond Morris

– Una breve historia de casi todo, de Bill Bryson

– Seis piezas fáciles, de Richard Feynman

– Historia del tiempo, de Stephen Hawking

– Si tú me dices gen, lo dejo todo, de The Big Van Theory

– La ciencia y la vida, de Valentín Fuster y José Luis Sampedro

– Y el cerebro creó al hombre, de Antonio Damasio

– Qué es esa cosa llamada ciencia, de Alan Chalmers

– Ciencia o vudú, de Robert L. Park

– Un matemático lee el periódico, de John Allen Paulos

“Tesla y la conspiración de la luz”, de Miguel Ángel Delgado

– “Neurozapping”, de José Ramón Alonso

– ‘La Corte de los ingenios’, de Ignacio Martín Verona

– ‘Los enigmas de Leonardo’, de Marisol Ortiz de Zárate

– ‘Amundsen- Scott: duelo en la Antártida’ y ‘Las aventuras de Piti en la Antártida’ de Javier Cacho

– ‘La Ciencia de los súperhéroes’, de Juan Scaliter

– ‘Arquímedes. El principio de Arquímedes’, de Eugenio Manuel Fernández Aguilar,

– ‘Jerónimo de Ayanz y Beaumont: un inventor navarro’, de Nicolás García Tapia

– ‘El planeta de los besos’, de Jesús J. de la Gándara Martín.

– ‘La Tabla rasa’, de Steven Pinker

– ‘El Universo de la Conciencia. Cómo la materia se convierte en imaginación’,  Gerald M. Edelman y Giulio Tononi

– ‘La Celula Viva’, de Christian de Duve

– ‘El enigma de Fermat’, de Simon Sing

– ‘Los mi5terios de los númerr6s’, de Marcus du Sautoy

– ‘Los grandes problemas matemáticos’, de Ian Stewart

Charla “Transgénicos, dietas milagro, productos ecológicos… Realidad o ficción de la alimentación del siglo XXI”

Lunes, 30 de Marzo de 2015 Comments off
La directora del Museo, INés Rodríguez Hidalgo, presenta a la ponente

La directora del Museo, INés Rodríguez Hidalgo, presenta a la ponente

El Museo de la Ciencia de Valladolid acogió el jueves 19 de marzo de 2015 la charla “Transgénicos, dietas milagro, productos ecológicos… Realidad o ficción de la alimentación del siglo XXI”. Charla incluida en el V ciclo “Increíble… pero falso”, desarrollado gracias a la colaboración del Centro Buendía de la Universidad de Valladolid.

Así, alrededor de 230 personas asistieron a este encuentro, en el que Mª José Castro Alija, Doctora en Medicina y Cirugía y Médico especialista en Nutrición y Dietética Clínica de la Universidad de Valladolid, fue la encargada de pronunciar la charla.

Durante la conferencia, Castro Alija manifestó cómo la alimentación del siglo XXI refleja los grandes avances en las ciencias de la alimentación y la nutrición, gracias al desarrollo del sector agroalimentario y de la industria, y al impulso de la ingeniería genética y la biotecnología, que permiten satisfacer las demandas del consumidor y  ofrecer “alimentos seguros, una mayor disponibilidad alimentaria, precios más competitivos, y nuevos alimentos con nuevas propiedades”.

La Doctora Mª José Castro Alija, durante la conferencia

La Doctora Mª José Castro Alija, durante la conferencia

Además, puso de manifiesto que aunque la biotecnología de los alimentos ha trascendido al público en general como la forma de diseñar transgénicos, ésta “no  es sólo el uso de organismos modificados genéticamente en la alimentación, sino que también puede contribuir a producir alimentos mejorados en sus propiedades fisicoquímicas, organolépticas y nutricionales, y ayudar a determinar mejores dietas e intervenciones nutricionales”.

Y es que, según la doctora “la dificultad estriba en que, si bien la información sobre alimentación es exhaustiva, eso no quiere decir que sea precisamente clarificadora”. Así, en esta época de confusión es importante “desmitificar, huir de pócimas milagrosas y retomar como puntos clave de una alimentación saludable la moderación, el equilibrio, la variedad, y la sostenibilidad”.

Un interesante encuentro, del que os dejamos el podcast listo para escuchar

Este sitio web usa cookies. Si continúas navegando o pulsas Aceptar, entenderemos que estás de acuerdo con ella. Puedes visitar nuestra Política de Cookies aquí.