Archivo

Archivo para la categoría ‘Uncategorized’

Una nueva superficie: los escutoides

Martes, 7 de Agosto de 2018 Comments off

El pasado 27 de julio la revista Nature Communications publicaba un artículo con un gran impacto mediático internacional sobre la manera en la que el tejido epitelial (o epitelio) se organiza para conformar y recubrir las cavidades y las superficies estructurales del cuerpo de los animales a medida que éstos se van desarrollando.

La imagen muestra un ejemplo de epitelio cilíndrico o columnar:  (https://es.wikipedia.org/wiki/Epitelio#/media/File:Simple_columnar_epithelium_tissue.svg )

Lo excepcional del trabajo, aparentemente técnico a partir de esta descripción, radica, por una parte, en su dificultad (las estructuras tridimensionales en las que se van acoplando han sido hasta el momento prácticamente un misterio; se observa que suceden, pero no cómo); por otra, en que la posible explicación que se aporta ha sido realizada mediante modelos y razonamientos matemáticos; y finalmente, en que la ha desarrollado un grupo de investigadores españoles, de la Universidad de Sevilla concretamente.

 

Próximos a la inauguración de la sala de matemáticas del Museo de la Ciencia de Valladolid, encontramos con este trabajo una razón más para mostrar la importancia de las matemáticas en la ciencia y nuestra vida cotidiana. Prácticamente todos están convencidos de que esta disciplina proporciona el lenguaje riguroso y formal de la ciencia, pero hay aún muchas personas que creen que todo en ellas está ya inventado, que, salvo una serie de resultados totalmente teóricos, casi filosóficos, y sin aplicación práctica alguna, está todo ya dicho, descubierto y explotado. Y nada más lejos de la realidad.

Y para muestra este botón. ¿Qué puede haber más cerrado que los cuerpos geométricos que estudiamos en la escuela? Prismas, pirámides, poliedros, cilindros, conos, esferas,… nos los sabemos todos. ¿Seguro? Pues les presentamos, gracias a este trabajo, un nuevo tipo: los escutoides.

En la imagen (https://es.wikipedia.org/wiki/Escutoide#/media/File:Prism, frustum,_prismatoid_and_scutoid_es.svg)

podemos ver diferentes posibilidades de unir superficies paralelas (por ejemplo, dos hexágonos) mediante segmentos. Si estos son paralelos y perpendiculares en los vértices a las bases, tenemos los conocidos prismas (primer dibujo). Si los segmentos forman cierto ángulo, son troncos de pirámide (segundo dibujo). En ambos casos los hay rectos y oblicuos, pero vayamos al caso más general. Los prismatoides son poliedros cuyos vértices se encuentran también en dos planos paralelos, pero cuyas caras laterales son trapezoides o triángulos. En el caso del tercer dibujo vemos un prismatoide en el que la base superior es un hexágono y la inferior un pentágono.

En el nuevo cuerpo, el escutoide, entre los trapezoides de dos caras contiguas, aparece un triángulo, que se ha formado al generar una “y griega” a partir del punto medio de la arista común. Ese triángulo es precisamente el que da nombre al objeto, ya que recuerda a la disposición de dos regiones del tórax de algunos insectos: el scutum (escudo) y el scutellum. Y, por supuesto, porque el investigador principal del trabajo de biología se apellida Escudero.

Escarabajo con una muesca en forma de escudo (https://es.wikipedia.org/wiki/Escutoide#/media/File:Protaetia-cuprea-ignicollis-IZE-257.jpg  )

Pues bien, uniéndose de este modo, las células epiteliales, además de rellenar completamente el espacio, minimizan su gasto de energía. Esas uniones, como vemos en la siguiente ilustración, no tienen por qué ser en planos rectos (descrito así por simplicidad), sino que suelen ser de forma curvada.

Por si todo esto fuera poco, entre los autores de este hallazgo se encuentra nuestra compañera, amiga y participante en varias charlas de divulgación de nuestro museo, Clara Grima (autora del blog “Mati y sus mateaventuras”). En este enlace puede leerse un estupendo y didáctico artículo escrito por ella misma sobre los escutoides, para quien desee profundizar un poco más en esta singular estructura.

No todos los días pueden describirse aplicaciones tan matemáticas que puedan explicarse a grandes rasgos (bueno, ésta tiene más fundamento matemático detrás: los diagramas de Voronoi, que no se detallan por no alargar esta entrada), pero lo que sí encontramos diariamente son nuevos resultados matemáticos, que quizá algún día tengan también su aplicación práctica. Las matemáticas son probablemente, una de las disciplinas más fecundas que existen, y con cada nuevo descubrimiento, nuevas incógnitas y posibilidades de investigación surgen, en progresión casi geométrica. Una pequeña parte de su abanico de posibilidades la disfrutaremos pronto. En este Museo.

 

Alfonso J. Población

Dpto. de Matemática Aplicada

Universidad de Valladolid

Categories: Uncategorized Tags:

Qué observar en el cielo durante el mes de junio

Lunes, 4 de Junio de 2018 Comments off

Poco a poco va pasando el tiempo, y ya estamos casi a la mitad del año… Pero al fin parece que llegarán las temperaturas más cálidas, noches más cortas, y el tan deseado, al fin, comienzo del verano, que comenzará el 21 de junio a las 12h 07m hora oficial peninsular y terminará el 23 de septiembre con el comienzo del otoño.

Constelación del Dragón/ Wikipedia

Bien, hemos repasado constelaciones, mitología y algunos de los objetos celestes más destacados y sencillos del cielo. Vamos con algunas aclaraciones para terminar la primavera. Os decíamos el mes anterior, que al hablar de galaxias en primavera, entrábamos ya en temas de ordenación y estructura del Universo. Puede resultar algo complejo de comprender así de primeras, pero no lo es.

El Universo se ordena siempre de lo sencillo a lo complejo: desde las estructura más sencilla de las partículas subatómicas, pasando por las células de nuestro organismo, las rocas de una montaña, las nebulosas estelares hasta los conjuntos de galaxias. Aplicando esto a nuestro entorno estelar, podríamos resumir que las estrellas que se ven en el cielo desde cualquier parte del mundo, están dentro de nuestra galaxia, la Vía Láctea. A su vez nuestra galaxia, junto con la galaxia de Andrómeda (la más cercana a nosotros), y otras treinta galaxias más, forma lo que se denomina el Grupo Local, algo así como nuestro “vecindario galáctico”. Nuestro Grupo Local, junto con otros, forma el Supercúmulo de Galaxias de Virgo (llamado así por encontrarse, aparentemente, en la dirección de ésta constelación).

A su vez, el Supercúmulo de Galaxias de Virgo, tiene la forma de un disco plano con un diámetro aproximado de 200 millones de años-luz. Lo componen alrededor de cien cúmulos y grupos de galaxias. A su vez los supercúmulos se agruparían en hipercúmulos, filamentos galácticos o lo denominado “Grandes Muros”…. Pero esto es tema de otra historia.

Regresando a lo nuestro, lo que es la observación sencilla, podemos apreciar cómo en este mes, las constelaciones primaverales ya van declinando claramente hacia el oeste para dar paso por el este a las constelaciones estivales. Es muy recomendable echarle un ojo a una de las estrellas de la constelación del Dragón (ya sabéis, situada entre las constelaciones de Osa Mayor y Osa Menor). Se llama Kuma (ν Draconis, letra griega que se dice “ni”), y es una preciosa estrella doble, visible con prismáticos, cuyas componentes son dos estrellas blancas. O también podéis buscar μ Cephei (Mu Cephei), en la constelación de Cefeo, llamada la “estrella granate”, por su intensísimo color rojizo.

Os recordamos que durante este mes tendremos la posibilidad de observar tres planetas en el cielo: Venus, brillante la primera parte de la noche hacia el oeste en Géminis, Júpiter, muy brillante en Libra, y Saturno, mucho más discreto en brillo en Capricornio, y que estará en oposición el día 27, pudiéndose observar mejor su sistema de anillos.

Y recordad, si tenéis cualquier tipo de duda o pregunta sobre observación, objetos o telescopios, no dudéis en escribirnos al planetario@museocienciavalladolid.es, o bien os esperamos en las sesiones del Planetario.

Planetario.

Categories: Uncategorized Tags:

Relatos ganadores del VIII concurso ‘La Ciencia y tú’

Lunes, 21 de Mayo de 2018 Comments off

El pasado 18 de mayo, tuvo lugar en el Auditorio del Museo, la entrega de premios del VIII concurso de relato breve ‘La Ciencia y tú’. Un certamen, organizado con la colaboración del Norte de Castilla, el Gremio de Libreros y la Casa Zorrilla, que este año propuso el tema ‘Malditas Matemáticas… ¿o no?’

Pablo Picó Salort, Jorge Javier Frías Perles (representado por patricia Largo)  e Inés Criado Otero  fueron los ganadores de este concurso en las categorías infantil, general, y premio del público, respectivamente.

Los encargados de entregar los premios, en un acto que contó con la presencia de la concejala de Cultura y Turismo Ana Redondo, fueron: Carlos Aganzo, director de Relaciones Institucionales de El Norte de Castilla y subdirector de la Fundación Vocento; Clara Grima, profesora titular de Matemática Aplicada en la Universidad de Sevilla y divulgadora científica; y Encarnación Reyes, presidenta de la Asociación Castellano-Leonesa de Educación Matemática Miguel de Guzmán.

A continuación, os dejamos los 3 relatos.

PABLO PICÓ SALORT – RELATO ‘MALDITAS MATEMÁTICAS… ¿O NO?’ – CATEGORÍA INFANTIL/JUVENIL

Inés Rodríguez Hidalgo, Pablo Picó Solart y Carlos Aganzo

Inés Rodríguez Hidalgo, Pablo Picó Solart y Carlos Aganzo

– Y así, llegamos hasta nuestros días.-concluyó-No hay nada más, aparte de esto.
Pero él no pudo más y se levantó de la silla.
-Sánchez, ¿ocurre algo?
-Con el debido respeto, profesora… ¿son esto las matemáticas?
-¿Perdón?
-¿Nos está enseñando las verdaderas matemáticas?
-¡Por supuesto! Desde que aquella pérfida bruja las maldijo, hasta…
-¿Lo ve? ¿Ve lo que digo? No son matemáticas, es la historia de ellas.
-Eso son las matemáticas.-respondió tajantemente.
-¿Está segura? Creo que hay algo detrás. Me suena haber leído…
-¡Calla!-reaccionó bruscamente- ¡No digas las palabras malditas!
Pero ya era tarde.
-…antes, se enseñaba a…operar.
-¡¿Acaso no has prestado atención a mis lecciones?! ¡Jamás, jamás, se mencionan las Innombrables!
-¿Por qué? Lo acabo de hacer, y no me ha pasado nada.
-¡La bruja! ¡El hechizo! ¡Está maldito!-intervino otro.
Todos sus compañeros de clase alejaron sus pupitres de él.
-Las matemáticas son más que eso.-intentó convencer a sus camaradas-¡Son un lenguaje!
-¡Detente, por favor!-imploró la profesora-¡Antes de que nos pase algo!
– ¡Hay mucho más! Funciones, ecuaciones, fracciones, teoremas, fórmulas, enigmas, incógnitas, cálculos… Todo eso nos enseña. ¿Y sabéis para qué sirve? ¡Tiene muchas aplicaciones!
– No le hagáis caso.-dijo la maestra.- Escuchad lo que os he dicho durante el curso. Las matemáticas son una historia lineal, mayormente del pasado. Ahora no hay casi matemáticas.
-¿Por qué hace eso? ¡Las matemáticas son bellas! ¡Hay que compartir esa belleza!
-Exactamente. Aprecio que te gusten mis clases.
-¡Me refiero a las verdaderas!
-¿Qué verdaderas?
Viendo que no podía hacer nada más, se dirigió hacia la salida mientras la profesora intentaba seguir con su clase.
-Lo siento, pero veo que no tengo nada que hacer aquí. No enseñan matemáticas. Todos aquellos que quieran emprender el viaje conmigo, que me sigan.
-¡Psché! ¿No ves que te vas solo?-le echó en cara la profesora.
-Aunque solo, lo emprendo, y eso es lo importante.
Lanzó una última mirada a sus compañeros, e iba a darse la vuelta cuando…
-¡Espera!
Uno de sus amigos se puso en pie y fue a su lado.
-¡Quiero saber más! ¡Parece interesante!
-¡Yo también!- se levantó una niña.
Poco a poco, todos fueron acercándose.
-¿Dónde vais?- se enfureció la profesora- ¿Por qué vais con él? ¡Ahí fuera solo os esperan cálculos, puntos muertos, líos! ¡Yo os enseño las verdaderas matemáticas! ¡Yo os enseño las matemáticas para aprobar! ¡No hay otras! ¡Están malditas, me oís! ¡Malditas! ¡No sirven para nada!
Pero ya era tarde. Toda la clase estaba saliendo.
-Quizás sí que sean de utilidad. Quizás… haya que descubrirlas.-se despidió aquel alumno que se había cuestionado las matemáticas.

 

JORGE JAVIER FRÍAS PERLES – RELATO ‘EL COMUNICADO’ – CATEGORÍA GENERAL

Inés Rodróguez Hidalgo, Clara Grima y Patricia Largo

Inés Rodróguez Hidalgo, Clara Grima y Patricia Largo

Algún día tenía que pasar. Tarde o temprano iba a ocurrir, aunque no se podía aventurar quiénes lo iban a perpetrar. Si bien la policía pensaba que detrás de todo estaba el Frente de Periódicos con Mala Pipa (FPMP), la prensa aventuraba que sería el Números Decimales Afectados de Infinitud (NDAI). Pero todos subestimaron a la Agrupación de Notación en Punto Flotante (ANPF) los que lo harían.
Sin mediar palabra ni cifra, habían asaltado al dos y al siete, y los tenían secuestrados. Su exigencia: Ser tratados con sus mismos privilegios, aparecer al pie de las páginas de los libros, junto a la x en las ecuaciones, en los cuentos para niños – con sus ojitos pintados – y todo eso que les hiciera pensar que son queridos. O se cumplían sus exigencias, o iban a eliminarlos para siempre, con todo lo que ello implicaría.

El comando estaba formado por Novecientas treinta y dos milésimas por diez elevado a menos dieciocho, un número feo y difícil de operar, que apenas ha encontrado trabajo en algún problema de química. Ni siquiera en esa ocasión le buscaban, pero era la aproximación más cercana que habían encontrado. Le gustaba que le llamaran Bob, aunque su mote era Nove, no por acortar, sino porque un número tan pequeño, “no se ve”. Su compañero de fechoría, menos diez mil una diezmilésima por diez elevado a mil siete, siempre estuvo acomplejado por la redondez de los ceros que llevaba dentro. Y ese menos delante nunca le favoreció. Los alumnos de secundaria salían corriendo cuando lo veían, recuerda de su niñez. También recuerda que le llamaban “menos rollo”, porque era un rollito de número precedido por un signo menos. No recuerda que nadie lo escribiera bien, sin borrones.

Para el secuestro tuvieron la ayuda del traidor dos sextos que, al no ser fracción irreductible, odiaba esos problemas de fracciones en el que él aparecía como actor secundario. Dio el chivatazo de que el siete y el dos iban a una fiesta de cumpleaños de un abuelo septuagenario, que resultó ser la fiesta de un veinteañero y por poco se va todo al garete.

La policía envió como mediador a i que, aunque trascendente, conocía la realidad de estos números. Apareció por un enchufe, aprovechando la corriente alterna, y les dijo: “Yo sé lo que es vivir sin que te conozcan los más jóvenes. No soy más que tres palotes en forma de casita que encierra a otros dos palotes; pero, aun así, todos me temen”.

Enternecedor, pero Nove y Menos rollo no iban a ceder. Estaban dispuestos a dividir a dos por cero, para que explotara hasta infinito. A siete lo iban a torturar poniéndolo de divisor de diez hasta sonsacarle una miríada de repetidos decimales.

Entonces, i les propuso un trato: viajar a un ordenador. Allí todos los números son ristras de unos y ceros. Pero no un ordenador cualquiera, sino un supercomputador de los que tratan a todos los números por igual. Quizás allí pudieran ayudar a trabajar con distancias microscópicas, o con potenciales enormes.

La idea sedujo a los secuestradores que, encantados, aceptaron con la condición de que se leyera un último comunicado. Así, a la hora del informativo local apareció i, ataviado con su uniforme de gala escrito con LaTeX: “Humanos: Todos los números tenemos nuestro corazón, y todos podemos ser útiles. No estamos malditos. No os asustéis al vernos los decimales, no os preocupéis por nuestros exponentes. Tras nuestra apariencia brava se esconde un mecanismo muy sencillo de operar.”

Antes de que acabara la última frase, Nove despertó a Menos Rollo: “Venga, tío, levántate ya, hoy es un día grande: Vamos a salir en el examen de física de selectividad”. Menos Rollo miró alrededor y no vio a i ¡Claro! ¡era imaginario!

 

INÉS CRIADO OTERO – RELATO ‘MAGIA’ – PREMIO DEL PÚBLICO

Inés Rodríguez Hidalgo, Inés Criado Otero y Encarnación Reyes

Inés Rodríguez Hidalgo, Inés Criado Otero y Encarnación Reyes

Nada importaba en ese instante. En un abismo infinito de estrellas y monótonas sonrisas convexas, rozando el límite entre vigilia y sueño, estando casi tan muerto como vivo, amaneciste tú.

Nacieron los versos endecasílabos con rima asonante en los pares y aparecieron el crepúsculo, la madrugada y la diversidad de cuatro tercios pi por el radio al cubo con sus playas, sus selvas, sus mares.
Sin saberlo creaste la perfección de Fibonacci en una caracola y un relativo calendario de trescientos sesenta y cinco días, cinco horas y cuarenta y ocho minutos con seis segundos.

Algunos deciden medir el mundo en céntimos, pero yo prefiero contar compases, corcheas, los lunares de tu espalda; prefiero admirar cómo el diamante negro de mis obras de arte descompone la luz blanca en banderas de paz y leer mensajes de amor encriptados en un perfecto código binario tras el anonimato que brinda un arroba.

Continuo preguntándome con frecuencia si en algún momento lograste descubrir la belleza de tus enigmas; me pregunto si Hilbert logró encontrar su habitación sin número o si el envés perdido de Möbius apareció finalmente en el lugar menos esperado.

Ojalá pudieses comprender la emoción de tus inseguridades, de cada incógnita que despiertas; eres prosa, eres todo, eres magia.

 

Categories: Uncategorized Tags:

Ciencia en pictogramas: ¡Marchando una de cometas!

Miércoles, 9 de Agosto de 2017 Comments off

¿Sabes que la palabra cometa tiene dos significados muy distintos? No hay que confundir una cometa (un juguete que vuela) con un cometa, que es un cuerpo celeste.

Los cometas están formados por pequeñas rocas, polvo y gases helados. Son como “bolas de nieve sucia” del tamaño de una ciudad, que viajan por el espacio.

Proceden de los confines de nuestro Sistema Solar y, cuando se acercan al Sol, se forma una envoltura de gas y polvo y una o dos colas muy llamativas.

Un cometa muy famoso es el Halley, que regresa cada 76 años. Su última visita fue en 1986. Otros cometas se acercan al Sol, lo rodean y luego se alejan y no vuelven nunca más.

 

 

 

Categories: Uncategorized Tags:

Ciencia en pictogramas: ¡Bichos! Puaaagh…

Miércoles, 12 de Julio de 2017 Comments off

(Artículo incluido en el Boletín Digital de Fundación Personas)

Podemos encontrarlos en los jardines, en los cultivos, en el campo y en nuestra propia casa. Los llamamos “bichos” y los ha muy diferentes.

Las mariposas, mariquitas, saltamontes, escarabajos, hormigas, moscas, mosquitos, avispas, abejas… son insectos: tienen 2 antenas, 3 pares de patas y a veces 2 pares de alas. Las arañas, garrapatas o escorpiones son arácnidos. Los ciempiés y milpiés pertenecen a la clase de los miriápodos. 

Y todos estos bichos (además de los crustáceos) son artrópodos, animales invertebrados con un esqueleto externo y apéndices articulados.

Cuando algunos bichos te parezcan asquerosos, recuerda que son muy necesarios para el equilibio de nuestro ecosistema.

Por Inés Rodríguez Hidalgo, directora del Museo de la Ciencia de Valladolid

 

 

 

 

Categories: Uncategorized Tags:

Relatos finalistas ‘Premio del jurado’

Viernes, 12 de Mayo de 2017 Comments off

#RELATO 1

BOLA DE FUEGO

Como consecuencia de las lluvias torrenciales de 1635, las minas imperiales de Potosí convertidas en una ciénaga, permanecían cerradas.
Aquella noche un joven inca que seguramente no alcazaba los doce años de edad fue severamente castigado. Su pecado; manifestar que había visto al dueño y señor del inframundo, el Dios Tío. En la mitología andina, incluso pronunciar su nombre, resultaba peligroso. Auténtico Dios-diablo, ofrecía protección a los mineros de Cerro Rico pero también era el responsable de los accidentes mortales que a menudo acontecían en sus dominios.
Minutos antes, el pequeño muchacho se había adentrado en una galería atraído por un extraño resplandor procedente del interior de la tierra. Allí fue recibido por una espeluznante visión que inmediatamente fue reconocida como la deidad minera. Una suerte de sapo gigante con la mirada de fuego y dos descomunales cuernos metálicos por donde emergía un denso y vaporoso calor que acompañado de un silbido atronador ascendía por las paredes de la mina hasta el reino de los vivos.
Pasado el sobresalto y después del escarmiento, a la mañana siguiente, el pequeño regresó al mismo lugar, esta vez acompañado por su padre, para averiguar lo que había ocurrido verdaderamente la noche anterior. Mientras observaban con sorpresa como cientos de mineros regresaban de nuevo a la extracción de mineral, descubrieron estupefactos a los pies de la mina, la emergencia de un formidable estanque que apenas hace unas horas no existía. Sin pronunciar palabra alguna, ni cruzar la mirada entre ellos, idéntico pensamiento asaltó su cabeza:
– Sólo el poder mágico del Dios de la mina ha podio extraer el agua del fondo de la mina en tan poco tiempo-.
Ninguno de los dos, ni siquiera con el paso de los años, averiguaría que en realidad habían presenciado el funcionado de la primera máquina de vapor en el continente americano. Un artilugio diseñado para desaguar las minas por un militar navarro, Jerónimo de Ayanz y Beaumont, en los albores del siglo XVI. El invento bautizado con el nombre de “Bola de fuego” consistía en una caldera esférica calentada por un horno de leña que producía un vapor que salía por un conducto a gran velocidad y al llegar al fino orificio de su extremo, generaba un movimiento continuo del líquido interior expulsando el agua retenida en la mina hacia fuera. Con certeza y éxito fue utilizada en las minas de Guadalcanal de Sevilla y quién sabe si una “Bola de fuego” también pudo ser utilizada en los confines del imperio donde nunca se ponía el sol.

 

RELATO #2


Era el día del lanzamiento. El cohete estaba preparado y esperaba imperturbable a que llegara el momento de la cuenta atrás. En unos minutos, todos sus sistemas se activarían y comenzaría a rasgar las capas bajas de la atmósfera.
Todas las personas implicadas en el proyecto se esmeraban para que todo funcionara según lo previsto. Sus corazones latían con fuerza, pero sus rostros mostraban una concentración absoluta: querían que todo saliera bien. El trabajo que realizaba cada persona era imprescindible y la coordinación, esencial. Después de un año de trabajo, aquel día era su bautismo de fuego.
Carolina, Paula y Javier se encontraban en las cercanías del cohete. Realizaban las últimas comprobaciones y tendrían que alejarse pronto por motivos de seguridad. Alejandra y Juan José eran los que estaban más nerviosos, ellos participaron en la construcción de la estructura y el armazón del cohete. Si cometieron algún error durante el proceso, ya no lo podían solucionar, el lanzamiento era inminente. En la misma tesitura se encontraban Andrés y Zaida, ellos crearon la plataforma y el mecanismo que permitiría despegar al esbelto ingenio.
Carlos y Martina estaban encargados de documentar todo el proyecto. Esta era una parte importante del mismo. Si todo salía mal podrían averiguar por qué. Si todo salía bien podrían estudiar cómo mejorar. Santiago e Irene contestaban a las preguntas de algunos periodistas. Respondían con ilusión, con un brillo especial en los ojos, sabían que formaban parte de algo importante. Irene explicaba las fuerzas físicas que entrarían en juego en el momento del lanzamiento.
Una multitud se había congregado en las cercanías del cohete: niños y adultos. Un perímetro de seguridad mantenía alejada a la gente. Sin embargo, los presentes no parecían preocupados, sino expectantes. Observando sus caras también podía apreciarse orgullo. Estaban viendo el nombre de su pequeña ciudad serigrafiado en el cuerpo de un cohete, algo que no es habitual.
La megafonía emitió un aviso. Una voz grave anunció que quedaba un minuto para el momento crucial. Todos se habían alejado ya del cohete. Zaida estaba en el control de lanzamiento, ella sería la encargada de activar el sistema de despegue. La gente sonreía. La voz avisaba por megafonía: debían estar atentos, todo sucedería muy rápido. Diez, nueve, Carolina cruza los dedos, seis, Santiago aprieta sus puños, tres, dos, uno…
El cohete salió disparado hacia arriba con una aceleración brutal. Todos levantaron la cabeza y pudieron verlo elevándose. Llegó tan alto que apenas era un punto en el cielo. No se había quemado ni una gota de combustible, el cohete funcionaba con aire comprimido y agua. En un momento determinado, una mancha oscura pareció desprenderse del cohete. La gente empezó a murmurar, pero los participantes en el proyecto dibujaron una sonrisa pícara: era una pequeña sorpresa y, por suerte, había salido bien. El cohete de plástico comenzó a descender frenado por un pequeño paracaídas. Finalmente aterrizó de forma suave en las proximidades del lugar del lanzamiento. La gente aplaudía emocionada y hablaba sobre el futuro de aquellos jóvenes.
Aquel cohete no llegó a estar en órbita, ni llevó a alguien a la Luna, pero llevó lejos la ilusión y la curiosidad del grupo de niños de once años que trabajó en el proyecto. Ya estaban pensando y debatiendo en cómo mejorar su cohete. Sus profesores se sentían orgullos. Aquel día, en aquella pequeña ciudad española, la ciencia ganó un grupo de jóvenes promesas y la gente comenzó a soñar con el futuro.

 

RELATO #3


 ROMÁN Y SABINO

Román, con ropa color tabaco y ojos rubios estaba sentado junto a la ventana, en la mesa de siempre, con su café con leche. Eran las diez de la mañana y tres chicas caminaban elásticas, los ojos brillantes y las carpetas cubriéndoles el pecho, hacia la facultad de Físicas.

—  ¿A dónde irán esas? ¡Pero qué se creen!

— ¿Pero se puede saber qué majaderías dices? –dice Sabino, con su cabeza llena de ondas blancas y su blanca barbita. ¡Vives en un mundo que no existe desde hace 50 años! Las chicas son hoy mejores en la universidad que sus compañeros. Sin ir más lejos mi nieta Laura ha acabado Biotecnología y está haciendo la tesis estudiando el cáncer en ratones. En el laboratorio son cinco y tres de ellos – seguro que los mejores- son chicas.

— ¡Vale, vale! Pero no lo decía por ser mujeres. Me refería a que éste es el país del Quijote y de Unamuno. España siempre ha sido el baúl donde se almacena la espiritualidad de occidente. No somos cabezas cuadradas. No nos interesa inventar bombillas, lo nuestro es dotar de sentido a la vida e iluminar con nuestra sabiduría el frío conocimiento de los científicos de Europa y América. ¡Y las bombillas que ellos inventan también brillan aquí! Lo que tenemos que hacer es fomentar nuestra cultura y hacer que les ilumine a ellos.

— ¡Ay mi madre! ¡Ésta sí que es buena! ¡Román, lo tuyo no tiene remedio! Pero vamos a ver, no te has enterado de que la ciencia ha descubierto la belleza del mundo. Ha descubierto por qué brillan las estrellas y por qué las mariposas son hermosas; por qué te enamoras y por qué sientes compasión o pena. La ciencia no es fría o cuadriculada. La ciencia, hoy, es la pasión por encontrar y descubrir la verdad: pero toda la verdad, la que se esconde en los granos de polen y en el color naranja; la verdad de por qué envejeces y de por qué te enamoras, de por qué se extinguieron los trilobites y los neandertales, de por qué tus hijos se parecen a ti y de por qué te cuesta tanto dejar de fumar.

— Déjate de tonterías: la ciencia no te dirá nunca para qué estás vivo. Ni nos dota de ideales ni de una moralidad. La ciencia es puro materialismo. Y en España siempre hemos fomentado la espiritualidad y la trascendencia. Lo nuestro es la literatura y la filosofía. ¿Qué país puede presumir de un Siglo de Oro como el nuestro? ¿O de una generación del 98 como la nuestra? O de una paella, una fabada, una tortilla de patatas, un jamón serrano o un salmorejo como el nuestro?  Eso es España, no laboratorios ni salas de ordenadores. Cada uno tiene que hacer lo que hace bien.

— Mira, en eso tienes razón. Pero no en que en España seamos mejores en literatura o poesía o incluso cocina que otros países. El que tú no lo conozcas solo muestra tu ignorancia. Y tampoco es cierto que en España no seamos capaces de hacer ciencia. Nuestros jóvenes compiten de igual a igual con los mejores de Europa o América. Publican sus trabajos en revistas internacionales y obtienen becas y puestos de investigación en los mejores centros de Alemania, Estados Unidos o Japón. Y otra cosa, si la ciencia no te dice para qué estás vivo,  nadie te lo dirá. La ciencia es la única vía de conocimiento real. Lo demás son cuentos chinos. No puedes creer en relatos que apoyan su verosimilitud en una supuesta autoridad o en un lejano pasado o en dioses tan fruto de la imaginación como el pato Donald. La religión y la ciencia son incompatibles. La ciencia siempre se replantea a sí misma, siempre está dispuesta a rebatirse y a enmendarse a la luz de la evidencia. La religión, al contrario, no busca respuestas, pues ya tiene las respuestas a todas las preguntas. No se enmienda, ni corrige, ni progresa. No busca, se extasía. Por eso la religión no nos puede ayudar a entender cuál es el sentido de la vida ni qué significa el amor.

Sabino se quedó un momento callado y le devolvió la sonrisa a una de las jóvenes que caminaba hacia la Facultad de Físicas, con los libros tapando un pecho lleno de ilusiones y sueños: de ser científica, de investigar y descubrir el cómo y el porqué de todo; de hacer ciencia. Con eñe. Como España.

 

Categories: Uncategorized Tags:

Charla

Miércoles, 12 de Abril de 2017 Comments off
Charla '¿Quieres entender de nubes?'

Charla ‘¿Quieres entender de nubes?’

El Auditorio del Museo de la Ciencia acogió, el pasado mes de marzo, la charla ‘¿Te gustaría entender de nubes? Ven y visítanos’. Una conferencia, impartida por Jesús Gordaliza Borrego, jefe de predicción y vigilancia de la delegación de la AEMET en Castilla y León, con la que el Museo se sumó al Día Meteorológico Mundial.

¿Qué es una nube? ¿Cómo se forman? ¿Para qué nos sirve saber de nubes? Éstas fueron algunas de las cuestiones planteadas en el encuentro.

 

 

Categories: Uncategorized Tags:

Charla ‘Volcanes: el fuego de la Tierra’

Jueves, 17 de Noviembre de 2016 Comments off
Joan Martí Molist durante la charla 'Volcanes: el fuego de la Tierra'

Joan Martí Molist durante la charla ‘Volcanes: el fuego de la Tierra’

El Museo de la Ciencia de Valladolid acogió el martes 15 de noviembre la charla ‘Volcanes: el fuego de la Tierra’. Una conferencia enmarcada en la Semana de la Ciencia 2016 e incluida en el ciclo ‘Qué sabemos de…’, organizado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Museo de la Ciencia.

A veces se informa acerca de la pérdida de vidas y la devastación en torno a los volcanes, y en otras se habla incluso de cambios en el clima terrestre. Pero estos fenómenos pueden acarrear otro tipo de consecuencias.

Joan Martí Molist, doctor en Geología, explicó cómo “en nuestra sociedad totalmente dependiente de la tecnología, pequeñas erupciones (como la del volcán islandés Eyjafjallajökull en 2010), que habrían pasado desapercibidas hace cien años, pueden paralizar el tráfico aéreo y causar pérdidas millonarias a escala global, sin representar un peligro para la población”.

Por otro lado, Joan Martí Molist indicó que “las erupciones volcánicas, capaces de generar, local o globalmente, todos estos efectos y muchos más, también comportan importantes beneficios para el medio ambiente y el hombre”. Son parcialmente responsables del origen de la atmósfera y de la vida sobre la Tierra, de la existencia de suelos fértiles en muchas zonas del planeta, de parte de la energía geotérmica en varios continentes, y la fuente de yacimientos minerales y de materias primas para la industria.

De esta forma, en esta conferencia se repasaron algunos aspectos fundamentales del origen de los volcanes, su dinámica eruptiva y el riesgo que representan, incluidos sus efectos sobre la atmósfera y el clima, o sus impactos sobre la salud humana y las economías locales, regionales y global, así como las actuaciones para reducir el riesgo en las zonas de convivencia entre personas y volcanes activos. Se intentará dar respuesta a algunas de las preguntas más comunes sobre el impactante mundo de los volcanes, y despertar la conciencia de los asistentes sobre la fragilidad de nuestra sociedad y su entorno frente a la naturaleza, algo que deberíamos tener siempre presente.

Una interesante charla, asociada a la exposición temporal ‘Cuando la Tierra tiembla. Volcanes y terremotos’, de la que os dejamos el audio para escuchar.

 

Categories: Uncategorized Tags:

Serpientes, bellas e inofensivas

Jueves, 15 de Septiembre de 2016 Comments off

Pertenecen a un grupo de animales tradicionalmente odiados y temidos, las serpientes. Su cuerpo alargado, la ausencia de extremidades, el desplazamiento reptante, el movimiento eléctrico de su lengua bífida, la mirada inquietante y, sobre todo, el temor atávico y la creencia popular, hacen de las serpientes uno de los grupos faunísticos que más reacciones de rechazo suscitan, en parte por el temor a la supuesta posesión de veneno y a recibir posibles picaduras.

La realidad es bien distinta, ya que, si bien existen serpientes dotadas de colmillos con los que pueden inocular veneno (en realidad saliva modificada), también hay especies incapaces de realizar tal maldad, ya que no poseen colmillos inoculadores ni sustancias tóxicas. Incluso las serpientes dotadas de tal sistema ponzoñoso, resultan poco peligrosas, ya que no atacan a las personas a no ser que sean manipuladas o se produzca, de forma fortuita, un encuentro demasiado cercano.
En la Península Ibérica habitan 17 especies de serpientes (CSIC), de las cuales únicamente 6 poseen sistema inoculador de veneno y de éstas, solamente las 3 víboras, debido a las reacciones fisiológicas que pueden causar, se pueden considerar realmente venenosas. En el grupo más extenso, el integrado por las serpientes no venenosas, se encuentran las tradicionalmente denominadas ‘culebras de agua’, refiriéndose este término a dos especies de colúbridos, la culebra viperina (Natrix maura) y la culebra de collar mediterránea (Natrix astreoptophora), si bien solamente la culebra viperina está íntimamente ligada a los medios acuáticos.

 

Culebra viperina que habita en la Casa del Río en el Museo de la Ciencia

Culebra viperina que habita en la Casa del Río en el Museo de la Ciencia

La culebra viperina, especie que se puede observar en uno de los terrarios de la Casa del Río, es una serpiente de mediano tamaño, que generalmente exhibe un diseño característico compuesto por una banda dorsal oscura en zigzag combinada con manchas laterales romboidales. La cabeza es ancha y aparece bien delimitada, las pupilas son redondas y el iris muestra un anillo claro, amarillo o anaranjado. Es una especie absolutamente inofensiva que no muerde ni siquiera al ser manipulada, basando toda su estrategia defensiva en la huida, el mimetismo o, en casos extremos, en aparentar ser una víbora mediante el despliegue de comportamientos que reciben el nombre de ‘mimetismo batesiano’. Para ello, aplasta la cabeza, repliega el cuello formando una ‘s’ y emite bufidos, llegando a lanzar la cabeza contra el agresor, pero siempre con la boca cerrada.
La culebra viperina, que debe este apelativo precisamente a la estrategia defensiva anteriormente descrita, puede distinguirse de una verdadera víbora por su pupila redondeada, vertical en las víboras, las escamas de la cabeza, que son pocas y grandes, y la menor diferenciación de cabeza y cuello que en los vipéridos.

No obstante, la mejor forma de no sufrir accidentes indeseables en caso de encuentros fortuitos es observar los animales y no intentar manipularlos, dejarles una vía de escape y disfrutar de estos momentos, que, por lo general, en el medio natural se producen con escasa frecuencia.

Categories: Uncategorized Tags:

Qué observar en el cielo durante el mes de septiembre

Lunes, 7 de Septiembre de 2015 Comments off
Capricornio-Acuario

Capricornio-Acuario

Durante el mes de Septiembre, la observación del cielo no presenta grandes cambios con respecto al final de agosto. Saturno sólo es visible durante la primera mitad de la noche, dentro de la constelación de Libra, por lo que deberemos darnos prisa si queremos observarlos.

A primera hora de la noche, la visión de la Vía Láctea nos abre el apetito observacional. Si recordamos cómo utilizar este elemento como referencia, podremos encontrar las constelaciones de verano más destacadas (recordar las efemérides de agosto).

Se da la curiosidad de que Antares recibe su nombre precisamente de Marte, ya que Antares proviene del griego ‘anti Ares’, el rival de Ares (Marte para los antiguos griegos), debido a su brillo y color. Antares es una estrella de tipo súpergigante y de color rojo, un color y brillo que a los antiguos griegos les pareció que quería rivalizar con Ares, de ahí su nombre.

El inicio de la mañana estará dominado por los planetas Venus, Marte y Júpiter. El día 28 de este mes podremos observar un eclipse total de Luna visible desde toda España, que llegará al máximo a las 4:48 h (hora peninsular).

Este mes, hay que recordar, que cambiamos de estación: dejamos atrás este verano tan peculiar en muchos aspectos, en cuanto a lo climatológico, y comenzamos el otoño el día 23 a las 10:21 h (hora peninsular). Este otoño durará 89 días y 20 horas.

También podemos empezar a localizar, no sin cierta dificultad debido a su escaso brillo, algunas de las constelaciones otoñales, como por ejemplo, Capricornio o Acuario. Para su localización, podemos ayudarnos del ya conocido Triángulo de Verano, y de la fácilmente identificable constelación de Pegaso. En el espacio entre estos dos conjuntos de constelaciones, y hacia el horizonte, se pueden localizar, siempre que estemos en zonas oscuras, alejados de zonas iluminadas.

Y recordad, si tenéis cualquier tipo de duda o pregunta sobre observación, objetos o telescopios, no dudéis en escribirnos al planetario@museocienciavalladolid.es, o bien os esperamos en las sesiones del Planetario.

Planetario

Categories: Uncategorized Tags:
Este sitio web usa cookies. Si continúas navegando o pulsas Aceptar, entenderemos que estás de acuerdo con ella. Puedes visitar nuestra Política de Cookies aquí.