Archivo

Archivo del autor

Qué observar en el cielo durante el mes de junio

Lunes, 4 de Junio de 2018 Comments off

Poco a poco va pasando el tiempo, y ya estamos casi a la mitad del año… Pero al fin parece que llegarán las temperaturas más cálidas, noches más cortas, y el tan deseado, al fin, comienzo del verano, que comenzará el 21 de junio a las 12h 07m hora oficial peninsular y terminará el 23 de septiembre con el comienzo del otoño.

Constelación del Dragón/ Wikipedia

Bien, hemos repasado constelaciones, mitología y algunos de los objetos celestes más destacados y sencillos del cielo. Vamos con algunas aclaraciones para terminar la primavera. Os decíamos el mes anterior, que al hablar de galaxias en primavera, entrábamos ya en temas de ordenación y estructura del Universo. Puede resultar algo complejo de comprender así de primeras, pero no lo es.

El Universo se ordena siempre de lo sencillo a lo complejo: desde las estructura más sencilla de las partículas subatómicas, pasando por las células de nuestro organismo, las rocas de una montaña, las nebulosas estelares hasta los conjuntos de galaxias. Aplicando esto a nuestro entorno estelar, podríamos resumir que las estrellas que se ven en el cielo desde cualquier parte del mundo, están dentro de nuestra galaxia, la Vía Láctea. A su vez nuestra galaxia, junto con la galaxia de Andrómeda (la más cercana a nosotros), y otras treinta galaxias más, forma lo que se denomina el Grupo Local, algo así como nuestro “vecindario galáctico”. Nuestro Grupo Local, junto con otros, forma el Supercúmulo de Galaxias de Virgo (llamado así por encontrarse, aparentemente, en la dirección de ésta constelación).

A su vez, el Supercúmulo de Galaxias de Virgo, tiene la forma de un disco plano con un diámetro aproximado de 200 millones de años-luz. Lo componen alrededor de cien cúmulos y grupos de galaxias. A su vez los supercúmulos se agruparían en hipercúmulos, filamentos galácticos o lo denominado “Grandes Muros”…. Pero esto es tema de otra historia.

Regresando a lo nuestro, lo que es la observación sencilla, podemos apreciar cómo en este mes, las constelaciones primaverales ya van declinando claramente hacia el oeste para dar paso por el este a las constelaciones estivales. Es muy recomendable echarle un ojo a una de las estrellas de la constelación del Dragón (ya sabéis, situada entre las constelaciones de Osa Mayor y Osa Menor). Se llama Kuma (ν Draconis, letra griega que se dice “ni”), y es una preciosa estrella doble, visible con prismáticos, cuyas componentes son dos estrellas blancas. O también podéis buscar μ Cephei (Mu Cephei), en la constelación de Cefeo, llamada la “estrella granate”, por su intensísimo color rojizo.

Os recordamos que durante este mes tendremos la posibilidad de observar tres planetas en el cielo: Venus, brillante la primera parte de la noche hacia el oeste en Géminis, Júpiter, muy brillante en Libra, y Saturno, mucho más discreto en brillo en Capricornio, y que estará en oposición el día 27, pudiéndose observar mejor su sistema de anillos.

Y recordad, si tenéis cualquier tipo de duda o pregunta sobre observación, objetos o telescopios, no dudéis en escribirnos al planetario@museocienciavalladolid.es, o bien os esperamos en las sesiones del Planetario.

Planetario.

Categories: Uncategorized Tags:

Charla ‘Tengo unas Matemáticas… ¡Y no dudaré en usarlas!’

Miércoles, 23 de Mayo de 2018 Comments off
Clara Grima, matemática y divulgadora científica

Clara Grima, matemática y divulgadora científica

El Auditorio del Museo acogió el viernes 18 de mayo la charla participativa ‘Tengo unas Matemáticas… ¡Y no dudaré en usarlas!’. Un evento, organizado por el Aula de Cultura de El Norte de Castilla, a cargo de Clara Grima, profesora titular de Matemática Aplicada en la Universidad de Sevilla y divulgadora científica.

Aunque desde siempre fue así, es evidente que en pleno siglo XXI las matemáticas son la mano que mecen la cuna del progreso, aunque algunas veces no seamos capaces de intuirlas en las cosas que hacemos.

En esta línea, Clara Grima repasará algunos de los “superpoderes que nos otorgan las Matemáticas”.

Un interesante y animado encuentro del que os dejamos el audio para escuchar.

 

 

 

Relatos ganadores del VIII concurso ‘La Ciencia y tú’

Lunes, 21 de Mayo de 2018 Comments off

El pasado 18 de mayo, tuvo lugar en el Auditorio del Museo, la entrega de premios del VIII concurso de relato breve ‘La Ciencia y tú’. Un certamen, organizado con la colaboración del Norte de Castilla, el Gremio de Libreros y la Casa Zorrilla, que este año propuso el tema ‘Malditas Matemáticas… ¿o no?’

Pablo Picó Salort, Jorge Javier Frías Perles (representado por patricia Largo)  e Inés Criado Otero  fueron los ganadores de este concurso en las categorías infantil, general, y premio del público, respectivamente.

Los encargados de entregar los premios, en un acto que contó con la presencia de la concejala de Cultura y Turismo Ana Redondo, fueron: Carlos Aganzo, director de Relaciones Institucionales de El Norte de Castilla y subdirector de la Fundación Vocento; Clara Grima, profesora titular de Matemática Aplicada en la Universidad de Sevilla y divulgadora científica; y Encarnación Reyes, presidenta de la Asociación Castellano-Leonesa de Educación Matemática Miguel de Guzmán.

A continuación, os dejamos los 3 relatos.

PABLO PICÓ SALORT – RELATO ‘MALDITAS MATEMÁTICAS… ¿O NO?’ – CATEGORÍA INFANTIL/JUVENIL

Inés Rodríguez Hidalgo, Pablo Picó Solart y Carlos Aganzo

Inés Rodríguez Hidalgo, Pablo Picó Solart y Carlos Aganzo

– Y así, llegamos hasta nuestros días.-concluyó-No hay nada más, aparte de esto.
Pero él no pudo más y se levantó de la silla.
-Sánchez, ¿ocurre algo?
-Con el debido respeto, profesora… ¿son esto las matemáticas?
-¿Perdón?
-¿Nos está enseñando las verdaderas matemáticas?
-¡Por supuesto! Desde que aquella pérfida bruja las maldijo, hasta…
-¿Lo ve? ¿Ve lo que digo? No son matemáticas, es la historia de ellas.
-Eso son las matemáticas.-respondió tajantemente.
-¿Está segura? Creo que hay algo detrás. Me suena haber leído…
-¡Calla!-reaccionó bruscamente- ¡No digas las palabras malditas!
Pero ya era tarde.
-…antes, se enseñaba a…operar.
-¡¿Acaso no has prestado atención a mis lecciones?! ¡Jamás, jamás, se mencionan las Innombrables!
-¿Por qué? Lo acabo de hacer, y no me ha pasado nada.
-¡La bruja! ¡El hechizo! ¡Está maldito!-intervino otro.
Todos sus compañeros de clase alejaron sus pupitres de él.
-Las matemáticas son más que eso.-intentó convencer a sus camaradas-¡Son un lenguaje!
-¡Detente, por favor!-imploró la profesora-¡Antes de que nos pase algo!
– ¡Hay mucho más! Funciones, ecuaciones, fracciones, teoremas, fórmulas, enigmas, incógnitas, cálculos… Todo eso nos enseña. ¿Y sabéis para qué sirve? ¡Tiene muchas aplicaciones!
– No le hagáis caso.-dijo la maestra.- Escuchad lo que os he dicho durante el curso. Las matemáticas son una historia lineal, mayormente del pasado. Ahora no hay casi matemáticas.
-¿Por qué hace eso? ¡Las matemáticas son bellas! ¡Hay que compartir esa belleza!
-Exactamente. Aprecio que te gusten mis clases.
-¡Me refiero a las verdaderas!
-¿Qué verdaderas?
Viendo que no podía hacer nada más, se dirigió hacia la salida mientras la profesora intentaba seguir con su clase.
-Lo siento, pero veo que no tengo nada que hacer aquí. No enseñan matemáticas. Todos aquellos que quieran emprender el viaje conmigo, que me sigan.
-¡Psché! ¿No ves que te vas solo?-le echó en cara la profesora.
-Aunque solo, lo emprendo, y eso es lo importante.
Lanzó una última mirada a sus compañeros, e iba a darse la vuelta cuando…
-¡Espera!
Uno de sus amigos se puso en pie y fue a su lado.
-¡Quiero saber más! ¡Parece interesante!
-¡Yo también!- se levantó una niña.
Poco a poco, todos fueron acercándose.
-¿Dónde vais?- se enfureció la profesora- ¿Por qué vais con él? ¡Ahí fuera solo os esperan cálculos, puntos muertos, líos! ¡Yo os enseño las verdaderas matemáticas! ¡Yo os enseño las matemáticas para aprobar! ¡No hay otras! ¡Están malditas, me oís! ¡Malditas! ¡No sirven para nada!
Pero ya era tarde. Toda la clase estaba saliendo.
-Quizás sí que sean de utilidad. Quizás… haya que descubrirlas.-se despidió aquel alumno que se había cuestionado las matemáticas.

 

JORGE JAVIER FRÍAS PERLES – RELATO ‘EL COMUNICADO’ – CATEGORÍA GENERAL

Inés Rodróguez Hidalgo, Clara Grima y Patricia Largo

Inés Rodróguez Hidalgo, Clara Grima y Patricia Largo

Algún día tenía que pasar. Tarde o temprano iba a ocurrir, aunque no se podía aventurar quiénes lo iban a perpetrar. Si bien la policía pensaba que detrás de todo estaba el Frente de Periódicos con Mala Pipa (FPMP), la prensa aventuraba que sería el Números Decimales Afectados de Infinitud (NDAI). Pero todos subestimaron a la Agrupación de Notación en Punto Flotante (ANPF) los que lo harían.
Sin mediar palabra ni cifra, habían asaltado al dos y al siete, y los tenían secuestrados. Su exigencia: Ser tratados con sus mismos privilegios, aparecer al pie de las páginas de los libros, junto a la x en las ecuaciones, en los cuentos para niños – con sus ojitos pintados – y todo eso que les hiciera pensar que son queridos. O se cumplían sus exigencias, o iban a eliminarlos para siempre, con todo lo que ello implicaría.

El comando estaba formado por Novecientas treinta y dos milésimas por diez elevado a menos dieciocho, un número feo y difícil de operar, que apenas ha encontrado trabajo en algún problema de química. Ni siquiera en esa ocasión le buscaban, pero era la aproximación más cercana que habían encontrado. Le gustaba que le llamaran Bob, aunque su mote era Nove, no por acortar, sino porque un número tan pequeño, “no se ve”. Su compañero de fechoría, menos diez mil una diezmilésima por diez elevado a mil siete, siempre estuvo acomplejado por la redondez de los ceros que llevaba dentro. Y ese menos delante nunca le favoreció. Los alumnos de secundaria salían corriendo cuando lo veían, recuerda de su niñez. También recuerda que le llamaban “menos rollo”, porque era un rollito de número precedido por un signo menos. No recuerda que nadie lo escribiera bien, sin borrones.

Para el secuestro tuvieron la ayuda del traidor dos sextos que, al no ser fracción irreductible, odiaba esos problemas de fracciones en el que él aparecía como actor secundario. Dio el chivatazo de que el siete y el dos iban a una fiesta de cumpleaños de un abuelo septuagenario, que resultó ser la fiesta de un veinteañero y por poco se va todo al garete.

La policía envió como mediador a i que, aunque trascendente, conocía la realidad de estos números. Apareció por un enchufe, aprovechando la corriente alterna, y les dijo: “Yo sé lo que es vivir sin que te conozcan los más jóvenes. No soy más que tres palotes en forma de casita que encierra a otros dos palotes; pero, aun así, todos me temen”.

Enternecedor, pero Nove y Menos rollo no iban a ceder. Estaban dispuestos a dividir a dos por cero, para que explotara hasta infinito. A siete lo iban a torturar poniéndolo de divisor de diez hasta sonsacarle una miríada de repetidos decimales.

Entonces, i les propuso un trato: viajar a un ordenador. Allí todos los números son ristras de unos y ceros. Pero no un ordenador cualquiera, sino un supercomputador de los que tratan a todos los números por igual. Quizás allí pudieran ayudar a trabajar con distancias microscópicas, o con potenciales enormes.

La idea sedujo a los secuestradores que, encantados, aceptaron con la condición de que se leyera un último comunicado. Así, a la hora del informativo local apareció i, ataviado con su uniforme de gala escrito con LaTeX: “Humanos: Todos los números tenemos nuestro corazón, y todos podemos ser útiles. No estamos malditos. No os asustéis al vernos los decimales, no os preocupéis por nuestros exponentes. Tras nuestra apariencia brava se esconde un mecanismo muy sencillo de operar.”

Antes de que acabara la última frase, Nove despertó a Menos Rollo: “Venga, tío, levántate ya, hoy es un día grande: Vamos a salir en el examen de física de selectividad”. Menos Rollo miró alrededor y no vio a i ¡Claro! ¡era imaginario!

 

INÉS CRIADO OTERO – RELATO ‘MAGIA’ – PREMIO DEL PÚBLICO

Inés Rodríguez Hidalgo, Inés Criado Otero y Encarnación Reyes

Inés Rodríguez Hidalgo, Inés Criado Otero y Encarnación Reyes

Nada importaba en ese instante. En un abismo infinito de estrellas y monótonas sonrisas convexas, rozando el límite entre vigilia y sueño, estando casi tan muerto como vivo, amaneciste tú.

Nacieron los versos endecasílabos con rima asonante en los pares y aparecieron el crepúsculo, la madrugada y la diversidad de cuatro tercios pi por el radio al cubo con sus playas, sus selvas, sus mares.
Sin saberlo creaste la perfección de Fibonacci en una caracola y un relativo calendario de trescientos sesenta y cinco días, cinco horas y cuarenta y ocho minutos con seis segundos.

Algunos deciden medir el mundo en céntimos, pero yo prefiero contar compases, corcheas, los lunares de tu espalda; prefiero admirar cómo el diamante negro de mis obras de arte descompone la luz blanca en banderas de paz y leer mensajes de amor encriptados en un perfecto código binario tras el anonimato que brinda un arroba.

Continuo preguntándome con frecuencia si en algún momento lograste descubrir la belleza de tus enigmas; me pregunto si Hilbert logró encontrar su habitación sin número o si el envés perdido de Möbius apareció finalmente en el lugar menos esperado.

Ojalá pudieses comprender la emoción de tus inseguridades, de cada incógnita que despiertas; eres prosa, eres todo, eres magia.

 

Categories: Uncategorized Tags:

Relatos finalistas ‘Premio del público’ del concurso ‘la Ciencia y tú’

Viernes, 11 de Mayo de 2018 Comments off

#RELATO 1: ¿DE LETRAS O DE CIENCIAS?’


Seguramente la más compleja de las elecciones a las que me vi sometida en mi adolescencia fue esa dicotomía sempiterna que nos inculcaban desde la escuela; ser de letras o de ciencias. Esa bifurcación constituía un soliloquio shakesperiano, un ser o no ser, un he ahí la cuestión.

Sin duda en esa pubescencia me resultó mucho más sencillo elegir entre el guaperas con chupa de cuero y mirada felina o el interesante empollón de gafas redondas y cara de no haber roto un plato. Ninguno de los dos aceptó mi propiedad conmutativa y ninguno de esos sumandos alteró el producto de mi soledad. El resultado fue muy sencillo, un conjunto vacío hasta los 23 años.

Justamente con esa edad, siendo ya una mujer de letras puras y a punto de finalizar mi carrera de Filosofía apareciste tú y dejé de ser yo y mis circunstancias, para convertirme en las tuyas. Lo nuestro constituía una ecuación de segundo grado en donde yo fui siempre una constante y tú una variable rodeada de incógnitas.

Decidimos formar un polinomio, que a mí que seguía siendo muy poética, me gustaba porque rimaba con matrimonio. Tras pasar unos meses midiéndonos los perímetros de aquel círculo vicioso, decidiste salirte por la tangente y te alejaste de mí.

Ahora que ya han pasado unos años, no quiero oír hablar de matemáticas bajo ningún concepto. De hecho he rechazado a Pietro, un pretendiente Italiano con el que estaba intimando cuando me ha dicho que mejor le llamara Pi.

 

#RELATO 2: SIN SENTIDOS Y ECUACIONES


Sucedió que, en la juventud de un investigador, una nueva emoción asomó por su ventana en forma de persona.

—¡Buenos días Albert! ¡Nos vemos en clase! —dijo una chica con voz enérgica.
—¡Por supuesto! —contestó el joven con una sonrisa —¡Buenos días Mileva!

La chica desapareció dejando en Albert una sensación de calor que recorría todo su cuerpo desde el estómago. El muchacho trató de dar nombre a esa sacudida. Lo cierto es que acostumbraba a transformar todo lo que percibía en números. Para él era más sencillo que usar palabras y, al ver que no encontraba un nombre adecuado, corrió a su pizarra llena de constantes y variables y se puso a hacer operaciones sobre ella.

Escribía y borraba. Jugaba con unos números y otros pero nada tenía lógica. Fue entonces cuando dejó caer su tiza en señal de rendición ante su resultado: una nueva fórmula errónea y sin coherencia lógica. Se marchó de la habitación resoplando. Tras un portazo se hizo el silencio… Hasta que los números empezaron a hablar.

—¿Qué te pasa? ¿Estás enferma? Tienes errores por toda la cara —dijo, desde la esquina de la pizarra, la vieja fórmula del día anterior a la nueva.
—¿Enferma? ¡Pero si me siento muy sana! —rebatió esta última.
—¿Por qué demonios no te ha tachado? Tus cálculos son erróneos. No tienes sentido.
—Supongo que todas tenemos algún sentido.
—No, el sentido implica lógica, por eso yo soy perfecta. Estoy llena de coherencia y armonía —indicó la vieja fórmula llena de orgullo —, el chico dijo, al crearme, que yo era el descubrimiento del siglo.
—No lo dudo, seguro que sirves a un buen propósito… ese hombre calcula desde el corazón, lo sentí mientras me escribía —señaló la nueva con serenidad.
—¡Tonterías! ¿Qué importa el corazón o el propósito cuando tienes lógica?
—Para que tú brillaras con esa armonía existieron otras fórmulas que fueron tachadas. Ellas, como yo, tampoco tenían lógica pero eran necesarias.
—¿Qué importan? Todas imperfectas, incompletas… ¡yo soy la única que funciona! —sentenció la vieja fórmula muy enfadada.

De repente Albert irrumpió en la habitación y fue directo hacia la pizarra. Revisó los cálculos y, tras una mueca, cogió el borrador dispuesto a eliminar la vieja fórmula —la perfecta —.

—¿Por qué vas a borrarme? Soy el hallazgo del siglo —suplicó esta a su creador.
—Aún quedan muchas fórmulas que calcular para eso pero tú has sido útil —reconoció el joven —. La última fórmula siempre termina siendo la penúltima.
—¿Y la nueva? ¿No vas a borrarla? ¡No sirve para nada! —gritó desesperada.
—Ella no necesita lógica, guarda la variable que te falta. Aunque no la comprenda, puedo sentir como dirige y llena de sentido mi vida. Estoy trabajando en la fórmula del amor —sentenció Einstein.

 

#RELATO 3: MAGIA


Nada importaba en ese instante. En un abismo infinito de estrellas y monótonas sonrisas convexas, rozando el límite entre vigilia y sueño, estando casi tan muerto como vivo, amaneciste tú.

Nacieron los versos endecasílabos con rima asonante en los pares y aparecieron el crepúsculo, la madrugada y la diversidad de cuatro tercios pi por el radio al cubo con sus playas, sus selvas, sus mares.
Sin saberlo creaste la perfección de Fibonacci en una caracola y un relativo calendario de trescientos sesenta y cinco días, cinco horas y cuarenta y ocho minutos con seis segundos.

Algunos deciden medir el mundo en céntimos, pero yo prefiero contar compases, corcheas, los lunares de tu espalda; prefiero admirar cómo el diamante negro de mis obras de arte descompone la luz blanca en banderas de paz y leer mensajes de amor encriptados en un perfecto código binario tras el anonimato que brinda un arroba.

Continuo preguntándome con frecuencia si en algún momento lograste descubrir la belleza de tus enigmas; me pregunto si Hilbert logró encontrar su habitación sin número o si el envés perdido de Möbius apareció finalmente en el lugar menos esperado.

Ojalá pudieses comprender la emoción de tus inseguridades, de cada incógnita que despiertas; eres prosa, eres todo, eres magia.

Resolviendo dudas: los tubérculos nupciales

Lunes, 7 de Mayo de 2018 Comments off
Barbos en la Casa del Río. / Fototeca del CENEAM. Autor:

Barbos en la Casa del Río. / Fototeca del CENEAM. Autor:

Con la llegada de la primavera muchas especies de peces de agua dulce inician su periodo reproductivo. El progresivo aumento del fotoperiodo (duración del día) y la temperatura del agua activan el sistema endocrino de los peces. Este controla la maduración de los gametos (óvulos y espermatozoides) y estimula algunos cambios fisiológicos y de comportamiento asociados a la misma, como cambios de coloración, la migración, el cortejo o la propia freza (puesta de huevos y fecundación).

En los machos de algunas especies, entre las que se encuentran las pertenecientes a la familia de los ciprínidos, aparecen, principalmente en la cabeza, unas estructuras dérmicas denominadas tubérculos nupciales, también denominados eflorescencia nupcial, cuyo aspecto asemeja una protuberancia blanquecina.

En el caso del barbo común estos “granos” se hacen muy visibles, dando al ejemplar un aspecto muy característico (imagen). En la Casa del Río contamos con varios ejemplares de esta especie y en ellos ya se está produciendo este fenómeno, de manera que son varios los machos que presentan tubérculos nupciales. Dado el aspecto que confieren al ejemplar, las granulaciones puede confundirse con algún síntoma de enfermedad, pero a diferencia del punto blanco, provocado por ciliados, o de una infección fúngica (por hongos), los tubérculos nupciales no presentan el aspecto algodonoso de los hongos y, al contrario que en el punto blanco, suelen aparecer repartidos de forma simétrica a ambos lados de la boca. En los momentos más álgidos del periodo reproductivo, cuando los machos segregan una mayor cantidad de hormonas, los tubérculos nupciales pueden extenderse a otras estructuras como la aleta anal. Por otro lado, en otras especies de ciprínidos, como el piscardo, las protuberancias pueden extenderse por un área mayor de la cabeza.

 

Qué observar en el cielo durante el mes de mayo

Jueves, 3 de Mayo de 2018 Comments off

Después de un mes de abril en el que para observar lo hemos tenido complicado, esperemos que este mes de mayo sea más benévolo con nosotros. Comenzamos con una lluvia de estrellas, las Eta Acuáridas, asociada al cometa Halley, y que produce meteoros rápidos y brillantes, calculándose el máximo, que será el día 6 a las 10:02 h, con unos sesenta meteoros por hora. Recordad, la famosa THZ), pero ¡ojo! ésta sólo sirve para condiciones ideales: zonas de cielo oscuro, sin Luna (se encuentra creciendo, por lo que algo molestará)… El máximo tendrá lugar el primer fin de semana del mes. ¡Atentos al cielo!

En abril ya os comentamos algunas de las constelaciones que se pueden ver en primavera, así como sus leyendas. Vamos con alguna más.

Constelación de Cáncer

Constelación de Cáncer

Tomando como referencia la constelación de Leo, a la derecha de la misma podremos localizar un conjunto de cinco estrellas muy poco brillantes, que sólo se pueden observar en zonas oscuras y en noches sin Luna. Tiene la forma de una ‘Y’ del revés, y representan la constelación zodiacal de Cáncer, el Cangrejo. La forma es muy sencilla. Hace referencia a Hércules y su mayor enemigo, la diosa Hera. Cuenta la leyenda que Hera buscaba siempre la forma de acabar con el héroe. Cuando Hércules se encontraba luchando contra la Hidra de Lerna, Hera, aprovechando que estaba Hércules ocupado, creó un cangrejo gigante para que acabara con él. Sin embargo, el héroe se las apañó para acabar con ambos. Para compensar de alguna forma el sacrificio del cangrejo, Hera le convirtió en constelación, pero como no quería que Zeus se enterase de lo que había hecho, la creó con estrellas poco brillantes para que pasara desapercibida entre las constelaciones creadas por Zeus.

Entre las tres constelaciones del zodiaco que ya conocemos, y el horizonte, tenemos tres constelaciones unidas por una historia: el Cuervo, la Copa y la Serpiente de Agua (Hydra). Cuentan que hace mucho tiempo, Apolo tenía como animal de compañía al Cuervo, un ave preciosa por aquel entonces. Un día, Apolo quiso hacer una ofrenda y encargó al Cuervo que cogiera la Copa y se fuera a por agua al río sagrado. El Cuervo fue a cumplir el encargo, pero por el camino se encontró una higuera con los frutos en su punto, así que decidió hacer una pausa y comer, pero como los cuervos son muy glotones, no paró hasta acabar con todos los frutos. Al terminar se dio cuenta del tremendo retraso que llevaba y rápidamente fue al río, cogió agua, una serpiente que había por allí, y regresó junto a Apolo, quien, lógicamente, le esperaba con un enfado monumental. Muy enojado preguntó al Cuervo el motivo del retraso, y el Cuervo, asustado, se inventó una historia. Le dijo que cogiendo agua en el río, apareció una serpiente que le atacó, y que estuvo luchando largo tiempo con ella hasta que consiguió escapar y regresar junto a Apolo con la copa y el agua. Apolo no era tonto y enseguida se dio cuenta del engaño, y convirtió desde entonces al Cuervo en el ave que conocemos hoy en día: un ave negra como la mentira. Además, después de la comilona que se había dado, le condenó a estar en el cielo como constelación y siempre sediento, a tener la copa llena de agua justo al lado, y no poder beber de ella porque la serpiente le estaba acechando.

Éstas serían las constelaciones más características de la primavera, junto con las del mes pasado, por lo que ya tenéis trabajo para practicar, ahora que parece que el tiempo mejora.

Júpiter sigue brillante en Libra, y, cada vez más alto hacia el este. Marte se ve a partir de las 3:00, ya de madrugada, y Saturno desde las 2:00, que será mejor observable el próximo verano.

Uno de los objetos que también podemos observar de forma sencilla, aunque en zonas alejadas de la contaminación lumínica, es el situado en la constelación de Cáncer. En el centro de la constelación hay dos estrellas que brillan algo más que el resto, y, a mitad de camino entre ellas y ligeramente a la derecha, encontramos a simple vista un objeto borroso, que con prismáticos se convierte en un precioso conjunto de estrellas, un cúmulo estelar abierto llamado ‘El Pesebre’. Es un conjunto de unas pocas decenas de estrellas, pero muy bonito en su conjunto.

Sin embargo, los objetos más destacados, y también los más complicados, son los más abundantes en esta época del año: las galaxias. Solamente destacar dos elementos, por ser relativamente fáciles de observar, teniendo en cuenta que es necesario utilizar telescopios de ya cierto tamaño. La primera se encuentra casi a mitad de camino entre las constelaciones de Virgo y Cuervo. Se denomina M104, aunque el nombre común es ‘Galaxia del Sombrero’, ya que aparece con la forma aproximada de un sombrero de tipo mejicano.

En la parte posterior de la constelación de Leo, cerca de lo que serían sus patas traseras, podemos encontrar un conjunto de tres galaxias conocido como el ‘Triplete de Leo’, formado por las galaxias M65, M66 y NGC 3628. Son algo menos brillantes que M104, especialmente la última de ellas, pero aún así, son un conjunto interesante para localizar y observar en estas noches de primavera.

Y recordad, si tenéis cualquier tipo de duda o pregunta sobre observación, objetos o telescopios, no dudéis en escribirnos al planetario@museocienciavalladolid.es, o bien os esperamos en las sesiones del Planetario.

Planetario.

Charla ‘Ciencia y cosmética: sombra aquí, sombra allá…’

Jueves, 26 de Abril de 2018 Comments off
Deborah García Bello durante la charla 'Ciencia y cosmética'

Deborah García Bello durante la charla ‘Ciencia y cosmética’

‘Ciencia y cosmética: sombra aquí, sombra allá…’ fue la última conferencia del VIII ciclo ‘Increíble… pero falso’, iniciativa desarrollada gracias a la colaboración del Centro Buendía de la Universidad de Valladolid.

¿La cosmética funciona? ¿Cuánto hay de ciencia y cuánto hay de marketing? ¿Es segura? Deborah García Bello, química, divulgadora científica y autora del blog ‘dimetilsulfuro’, tiene las respuestas.

Todos los años hay alguna crema de marca blanca que supuestamente supera las valoraciones de la más cara del mercado. Hay cremas que dicen reparar nuestro ADN y champús creadores de materia. ¿Ciencia o tomadura de pelo?

Algunos cosméticos se publicitan como ‘libres de tóxicos’, ‘sin parabenos’, ‘sin aluminio’, ‘ecológicos’, ‘sin filtros químicos’. ¿Hay cosméticos con sustancias nocivas en su composición?

Otros se publicitan como ‘no testados en animales’ o ‘cruelty free’. ¿Cómo se prueban los cosméticos?

Cada cierto tiempo los medios de comunicación nos alertan sobre la seguridad de algunos productos, desde la famosa crema hidratante supuestamente cancerígena, a la crema solar para niños retirada del mercado el pasado verano. Pero ¿qué sucedió realmente?

En este encuentro, Deborah García Bello enseña cómo la cultura científica y el pensamiento crítico sirven para detectar la publicidad engañosa, los prejuicios, las noticias falsas y otras tretas perpetradas alrededor de la industria cosmética.

Un interesante encuentro del que os dejamos el audio para escuchar.

 

Charla ‘Bebidas energéticas: ¿son un riesgo para la salud? y otros cuentos sobre alimentación’

Jueves, 19 de Abril de 2018 Comments off
José Manuel López Nicolás durante su charla

José Manuel López Nicolás durante su charla

‘Bebidas energéticas: ¿son un riesgo para la salud? y otros cuentos sobre alimentación’ fue el título de la 3ª charla del VIII ciclo Increíble… pero falso’, una iniciativa desarrollada gracias a la colaboración del Centro Buendía de la Universidad de Valladolid.

José Manuel López Nicolás, doctor en Ciencias Químicas de la Universidad de Murcia y autor del blog Scientia, explicó que “si hay un grupo de alimentos que ha aumentado espectacularmente sus ventas en los últimos años son las bebidas energéticas”. Según datos oficiales de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), el 68% de los adolescentes (de 10 a 18 años) de la Unión Europea las consumen. Entre ellos, el 12% presenta un consumo ‘crónico alto’, de 7 litros al mes; y otro 12% un consumo ‘agudo alto’. Además, el 18% de los niños de entre 3 y 10 años son consumidores de bebidas energéticas.

Pero ¿por qué tienen tanto éxito estas bebidas? Según José Manuel López Nicolás “porque se usan para casi todo. Los deportistas para aumentar su rendimiento físico, los alumnos para estudiar, los que deben mantenerse despiertos para no dormirse, los que salen de marcha para mezclarlas con bebidas alcohólicas…”. Sin embargo, las lagunas existentes acerca de las bebidas energéticas son muchas.

En esta conferencia no sólo se aanalizaron minuciosamente los componentes de estos productos y las consecuencias de su consumo; sino que además se hizo un repaso general a la efectividad y seguridad de otros muchos alimentos de moda en el sector alimentario.

Un interesantísimo encuentro del que os dejamos el audio al completo.

 

 

 

Charla ‘Mentiras, malditas mentiras y estadísticas’

Jueves, 12 de Abril de 2018 Comments off
Alfonso Gordaliza Ramos durante su charla

Alfonso Gordaliza Ramos durante su charla

‘Mentiras, malditas mentiras y estadísticas. Estadística: el mejor antídoto contra la desinformación’ ha sido la 2ª charla del VIII ciclo ‘Increíble… pero falso’, iniciativa desarrollada gracias a la colaboración del Centro Buendía de la Universidad de Valladolid.

En este encuentro, Alfonso Gordaliza Ramos, catedrático de Estadística e Investigación Operativa en la Universidad de Valladolid, explicó que la sociedad del conocimiento en la que vivimos se caracteriza por “la facilidad con la que se recogen, almacenan, procesan y transmiten volúmenes ingentes de datos de todos los ámbitos de la actividad humana y del entorno que nos rodea. Asistimos a la monitorización casi absoluta de cualquier proceso científico-tecnológico, así como de las relaciones sociales, culturales y económicas cotidianas”.

En este contexto, el ponente indicó que “proporcionar a los ciudadanos competencias para el análisis cuantitativo y la modelización estadística/matemática de la realidad que nos rodea debería ser una de las prioridades de nuestro sistema educativo”, una cuestión que no se aborda de forma satisfactoria. Como consecuencia, muchos ciudadanos se encuentran desvalidos ante el continuo bombardeo de datos, cifras, gráficos… que les llegan de distintos estudios e informes a través de los medios de comunicación de masas. Asimismo, muchos profesionales presentan graves carencias en esta materia, que les conducen a la toma de decisiones erróneas.

Alfonso Gordaliza Ramos señaló que la Estadística, lejos de ser un arma de manipulación como a veces se la caricaturiza, es “en realidad el mejor antídoto contra ella, al proporcionarnos herramientas de análisis para abordar la realidad cada vez más compleja que nos rodea y convertirnos en ciudadanos mejor informados, con mayor espíritu crítico, menos vulnerables a la manipulación y, en definitiva, ciudadanos más libres”.

Una interesante conferencia de la que os dejamos el audio completo.

 

 

Qué ver en el cielo durante el mes de abril

Lunes, 9 de Abril de 2018 Comments off

Y llegó abril…

Como siempre que comenzamos estación, durante el primer mes el cielo comparte constelaciones con la estación anterior, en este caso el invierno, por lo que, hacia el horizonte oeste, podemos ver parte de Orión, Tauro o Géminis, por poner algunos ejemplos.

Si comparamos las estrellas que podemos ver hacia el sur durante la primavera, con las que hemos visto durante los meses de invierno, veremos que hay diferencia en el brillo. Mientras que en invierno tenemos gran cantidad de estrellas, y una buena parte de ellas muy brillantes (tendremos constelaciones fáciles de identificar), durante la primavera también tenemos un buen puñado de estrellas, pero la proporción de estrellas brillantes es baja, por lo que identificar las constelaciones características de primavera nos puede resultar un poco más complicado (que no difícil).

La mejor forma de localizar estas constelaciones primaverales, es tomar como referencia a nuestra vieja conocida, la Osa Mayor, la parte de la cola. Las tres estrellas forman una curva que podemos continuar hacia abajo a la izquierda, hasta llegar a una estrella brillante de color anaranjado. Es Arturo, la estrella más brillante de la constelación del Pastor de Bueyes, también llamada El Boyero. Es una constelación de origen romano en la que Arturo es el comienzo de las piernas, y hacia arriba, como una especie de cometa tradicional, el resto del cuerpo con los brazos. Dado que es un pastor de bueyes, seguramente los bueyes no anden muy lejos. Efectivamente, los romanos veían los bueyes en las siete estrellas del carro de la Osa Mayor. El pastor cuidaba de los siete bueyes del cielo. Resulta que “siete bueyes” en latín, se dice septem (siete), triones (bueyes), por lo que esta parte del mundo donde se ven los “siete bueyes”, los “septem triones”, se conoce como hemisferio septentrional.

Constelación de Virgo

Constelación de Virgo

Continuando la curva desde Arturo, llegamos a otra estrella brillante, no tanto como Arturo, aunque la más brillante de la zona. Se llama Espiga (Spica, en latín), y es la estrella principal de la constelación del zodíaco Virgo. Esta constelación, según algunas tradiciones, representaba a la diosa griega de la agricultura, Démeter, la diosa de la primavera. Sus estrellas principales como Espiga o Vindemiatrix, marcaban a los agricultores de la antigüedad algunas de las principales épocas de labor del campo. Es una de las constelaciones más extensas del cielo, como también lo es, si recordáis, la Osa Mayor.

Hacia la derecha de Virgo y algo hacia arriba, podemos ver, justo debajo de la Osa Mayor, una conjunto de estrellas relativamente brillantes, una parte de las cuales parece tener la forma de una interrogante. Ese conjunto forma la constelación de Leo, parte de los trabajos de Hércules: el león del bosque de Nemea, al que nadie podía matar debido a su durísima piel y que aterrorizaba a los habitantes de la ciudad de Nemea. Hércules se enfrentó a la fiera solamente con la fuerza de sus brazos, y durante la lucha, consiguió agarrarle del cuello y le mató. Según la leyenda, Zeus colocó al león en el cielo como constelación para ser recordado por las generaciones siguientes. Entre sus estrellas destacan Régulo y Denébola. La primera significa “el pequeño rey”, y en las tradiciones medievales, su aparición en el cielo anunciaba el nacimiento de un rey. Por su parte Denébola significa “la cola del león”.

Por otra parte, este mes tenemos planetas visibles en el cielo durante la noche. Al atardecer y hacia el oeste, podemos observar el planeta Venus, cada vez más alto sobre el horizonte. Más tarde podremos descubrir el brillo de Júpiter, al que una rato más tarde persigue Marte, ya en camino a su oposición en el mes de julio.cerca del amanecer podremos descubrir al señor de los anillos, el hermoso Saturno.

Además, el día 22 tendremos el máximo de la lluvia de estrellas de las Líridas, que aunque no se presenta con una actividad especialmente alta (unos 18 meteoros/hora), suelen ser rápidos y brillantes.

En mayo os contaremos más cosas de otras constelaciones primaverales que también se pueden ver.

Y recordad, si tenéis cualquier tipo de duda o pregunta sobre observación, objetos o telescopios, no dudéis en escribirnos al planetario@museocienciavalladolid.es, o bien os esperamos en las sesiones del Planetario.

 

 

Planetario.

 

Este sitio web usa cookies. Si continúas navegando o pulsas Aceptar, entenderemos que estás de acuerdo con ella. Puedes visitar nuestra Política de Cookies aquí.